¿Por qué vender tu propiedad en Perú con Remax?

Uno de las decisiones más importantes que tomamos en la vida es sin duda cuando optamos por vender nuestra propiedad porque nos mudamos a otro barrio o porque necesitamos un lugar más grande o más pequeño según sea el caso o porque simplemente llegó la hora de renovarnos.

Vender para muchos puede ser fácil cuando se ofrecen zapatos, carteras o alimentos.  La Venta en el caso de una propiedad son palabras mayores y es por eso que se necesita un agente inmobiliario Remax. Algunos dirán perfecto necesito un asesor, pero por qué tendría que ser de Remax.

La respuesta a la interrogante no es tan complicada pues no es lo mismo que venda tu propiedad un empresa internacional con una marca ganada como REMAX, con excelentes resultados en Perú donde maneja cerca del 30% de la oferta inmobiliaria, que alguien  con su sólo nombre y apellido en un mercado donde si no compartes es más complicado vender.

Para empezar cuando vendemos una propiedad, ésta tiene que estar al precio del mercado, ni más ni menos, al precio que nos manda la oferta y la demanda. Y ahí Remax tiene muchas ventajas porque es probable que teniendo 6000 propiedades en cartera haya vendido recientemente una propiedad similar a tuya, en una zona muy cercana. Ahí entonces sale el verdadero precio del mercado, el valor del último mes, del último trimestre de una propiedad con las mismas características.  Ese dato vale oro, porque es prueba sólida de cuanto te darán por tu casa.

Un agente inmobiliario REMAX no vende solo una propiedad, lo hace con 600 agentes que forman una red que está constantemente interconectada y que está siempre pendiente de cualquier nueva propiedad que entra al mercado o cualquier cliente que aparece con deseos de comprar algo similar a lo que vendes.

Entonces si se opera en Perú con más de 30 oficinas, va hacer más que interesante contratar un agente Remax. No se trata de que un asesor vende solo una propiedad. Se trata de que si el agente de la oficina 10 tiene el predio y el de la oficina 20 el cliente, no habrá problema de compartir la comisión con tal de vender rápido y al precio justo, eso finalmente es lo que le interesa al propietario. El principio de compartir comisión en REMAX hace que la velocidad de las operaciones sea imparable.

Es importante también recordar que el agente REMAX pertenece a una oficina, es decir que en todo el proceso de venta desde la captación de la propiedad, el manejo de la comercialización de la misma y la parte legal que es determinante para la firma de la minuta de compra venta y la posterior elevación a escritura pública, la oficina entrega todas las herramientas para que se dé la venta correctamente.

Como en todo mercado la informalidad puede estar presente, especialmente en Latinoamérica, pero es por eso que se contrata a un agente que tiene el respaldo de una empresa con más de 40 años en el mercado mundial y ya varios en nuestro mercado.

En Remax no se improvisa. Siempre entendemos que vender es una decisión importante, por eso no los tomamos en serio y damos el mejor servicio.

Recuerda Remax te ofrece agentes excelentes, resultados excelentes.

Alejandro Lostaunau es agente Remax Consultores Inmobiliarios Lima, contáctame al 01 253 5705  o 983536762 si quieres vender, alquilar o comprar.

Necesito un agente inmobiliario Remax Perú. ¿Quiere Vender, alquilar o comprar una propiedad?

¿Existe machismo femenino en la familia?

Continue reading ‘¿Existe machismo femenino en la familia?’

La clave de ser papá es ser un escuela de amor

Después de varios meses de no escribir, lo vuelvo hacer para hablar sobre el rol del padre en la vida de una familia. Antes de eso recuerdo a mi padre quien partió al cielo en agosto de 2013. Sé que fue un gran hombre, fiel a su esposa durante 40 años y hombre preocupado por sus hijos, de quienes estuvo cerca siempre.

Quiero aprovechar para decir que no soy padre aún, pero anhelo serlo pronto y sólo de pensar en convertirme en papá me emociona. Porque pienso que el centro del asunto está en que tanto amor le das al hijo. Es más creo que no sólo hay decirle al hijo que lo quieres, también hay que hacerle sentir ese amor de diferentes maneras.

El mundo está de cabeza actualmente y los hijos necesitan de modelos. Los padres son imperfectos como cualquier ser humano. Sin embargo siempre tienen que estar cerca de Dios para poder iluminar con su ejemplo y sus consejos a sus hijos.

Es importante que un padre sea creyente. Es relevante las maestrías y  los doctorados y el trabajo, pero si no se cree en Dios y si no se conoce lo que significa ser un seguidor de Jesús entonces simplemente se lleva al caos a los hijos.

El papá es la columna vertebral de la casa. La madre es importantísima, pero el padre es quien da la seguridad. No se debe abandonar a los hijos, no se debe ser infiel en el matrimonio, no se debe luchar por la excelencia académica y dejar de lado lo que es la crianza de los hijos. Eso no es ser padre.

Un papá tiene una responsabilidad enorme que luego tendrá que reportar a Dios cuando muera. No se trata de que es lindo únicamente tener un hijo o una hija. Ser papá es cuidar a ese pequeño desde que nace, velar por él durante toda su educación, y garantizarle que siempre hará lo posible y hasta lo imposible por hacer crecer el amor que le tiene a su esposa. De un amor grande entre los esposos, salen hijos que saben amar. Es cierto que no todo el mundo tiene la oportunidad de tener a su padre cerca. No obstante es bueno que le demos lo mejor al hijo, y lo mejor es un matrimonio estable.

No quiero dejar de decir que ser papá no es fácil. No lo so soy aún pero tengo hermanos y amigos que si lo son. Por eso sé que papás hacen una gran labor y quienes están equivocados.  No creo que se está en el error por maldad sino más bien porque no viven los valores.

El amor se demuestra con hechos, no con cosas. Un regalo grande puede ser muy bonito, pero definitivamente si no se cuida a la familia y si no se tiene autoridad con el hijo, pues está claro que ese niño cuando sea grande habrá aprendido muy poco de lo que es el amor, y su vida será ingobernable

Saludo a todos los padres del mundo que celebran hoy día su día y me alegro de volver a escribir porque hacía mucho tiempo que no lo hacía y ya me lo estaba pidiendo Dios.

Soy el influyente 77 y te pregunto a ti que eres papá ¿Qué no le has dado a tu hijo hasta ahora?

 

¿Quieres alquilar, vender o comprar una propiedad? REMAX es la solución

¿Una canita al aire trae consecuencias?

Algunos dicen muy alegremente que una llamada canita al aire no hace daño pues supuestamente todo el mundo lo hace y al parecer no tienen repercusión ninguno de nuestros actos. Todo eso no es otra cosa que quimeras. Todos los actos tienen consecuencias y eso debemos entenderlo siempre para no destruir nuestra vida y la vida de otros.

En la sociedad actual se dice en repetidas ocasiones que el hombre es por naturaleza infiel y que es muy difícil por ello tener una sola una mujer en la vida. Decir eso es de una facilismo absurdo porque no entendemos que Dios nos creó con voluntad y por ello no optamos por instinto sino por la razón, de lo contrario seriamos animales.

Los hombres que tienen una doble vida. Es decir que en un principio fundaron una familia con una esposa y los hijos y después por decisiones mal tomadas se relacionaron con otra mujer e incluso tuvieron un hijo con ésta, son verdaderamente infelices. Lo que debió ser para siempre como se afirma en el compromiso del matrimonio trastocó los valores y rompió finalmente la familia, centro de la sociedad.

No es cierto que los hombres seamos infieles por naturaleza. Los hombres tenemos la gracia y el amor de Dios para tener una vida recta y honesta. El problema es que cuando no tenemos a Dios en nuestra vida y vamos descuidando nuestro matrimonio, fácilmente podemos caer en la garras de una mujer sin principios que por interés subalternos nos lleve a destruir nuestra familia.

Es importante entender que en la infidelidad, tanto el hombre casado como la mujer que se mete en un matrimonio son culpables de la misma forma. El peso de destruir un matrimonio es terrible y tiene necesariamente que reconocerse. Pero claro hemos hablado de consecuencias tras la infidelidad. Estas no son sólo morales, espirituales, también lo son económicas y sociales. Si un hombre deja a su mujer y a sus hijos para enredarse con otra mujer y tener un hijo no sólo va a destruir su matrimonio, va a generar problemas que trascenderán generaciones.

Tras un matrimonio y el nacimiento de los hijos se forma una familia donde los padres y los hijos tienen deberes y derechos. Los deberes de los padres para con Dios son construir un ambiente cristiano, con las enseñanzas del amor de Dios expresado claramente en los diez mandamientos. Los derechos son lo que llamamos la masa testamentaria, las obligaciones con la esposa y los hijos. El infiel que rompió un matrimonio o que tuvo una vida paralela hace que tras su muerte lo que le pertenecía a su esposa y a sus hijos sea compartido con otra mujer y otro hijo que nada tenían que ver con el matrimonio original.

La infidelidad trae un problema económico, pero también un problema moral terrible. Los hijos del matrimonio cómo verán a la nueva mujer y al hijo que su padre tuvo con ella. Es cierto que Dios nos pide amar a nuestros enemigos pero qué difícil se las pone el marido infiel a sus seres supuestamente más queridos cuando los enfrenta a una amante y a una posible descendencia.

El padre y la madre tienen un compromiso con sus hijos. El más importante es acompañarlos con sus consejos hasta la mayoría de edad, para que después sean personas de bien para la sociedad. Si un padre engaña a su esposa y a sus hijos con otra mujer ya no puede cumplir con ninguna de estas y otras obligaciones. Ya no estará a tiempo completo en el hogar y los hijos sentirán tarde o temprano la ausencia paterna.

La doble vida nunca será de verdaderos hombres. El hombre debe ser fiel y si opta por el matrimonio cumplir su compromiso hasta su muerte. Su prioridad son su esposa y sus hijos. Si un hombre no cumple en todos los aspectos con su familia entonces tendrá que rendir cuentas a Dios de sus malos actos y someterse a las consecuencias de los mismos.

La infidelidad no es un juego. Es algo que tiene consecuencias. No se es más vivo por tener más mujeres, se es más santo cuando se respeta a una sola y se les da un buen ejemplo a los hijos. No promovamos la infidelidad, hacerlo es expandir el mal y no atenernos a las consecuencias que pueden traspasar varias generaciones. Avisados.

¿Por qué la convivencia puede ser egoísmo puro?

Es increíble como en la televisión y en la vida diaria  vemos muchos malos ejemplos entre la juventud actual. Esto que parece una inmensa bola de nieve puede llevar a más de uno a desanimarse, sin embargo ese no es el camino de este post, más bien lo que pretendo es dar luces de esta situación que se está viviendo.

El chico conoce una chica una noche, luego vienen los besos, las caricias y después el sexo. Por supuesto que no hay ningún compromiso de por medio. Es más la idea es pasarlo bien y evitar cualquier enfermedad de transmisión sexual y cualquier posibilidad de embarazo. Para ello la chica se toma una píldora o el chico se coloca un preservativo. El amor no pasa por ningún lado. Ambos se usan para tener placer y nada más.

Los anticonceptivos arruinan la vida de la chica, digo que la arruinan porque le hacen mucho daño. Cuando uno compra anticonceptivos en Estados Unidos, en la posología se habla de sus efectos abortivos y de los problemas que ocasiona en la mujer.

El chico quiere acostarse con la chica. Esa es su misión en la noche pasajera. Después no están dispuestos a enfrentar las consecuencias de sus actos. Si hay embarazo se puede recurrir al aborto o al abandono. Si hay enfermedad sexual la muerte puede ser el evidente final.

Muchos chicos de ahora que tienen los valores trastocados  utilizan a las mujeres para satisfacerse sexualmente. Las mujeres también usan a los chicos como experiencia de una noche y si no les gustó del todo lo desechan. De ahí la idea de muchas personas que si no es bueno o buena en la cama no sirve para nada.

Los chicos no aprenden a amar con estas actitudes. Aprenden a ser egoístas, a mirar lo que les gusta y a desterrar cualquier esfuerzo.

El amor es una decisión y es un aceptar que el sexo es para la procreación y para unir a los esposos. Fuera del matrimonio el sexo ya no cumple esa función es simplemente egoísmo.

Cuando miramos los modelos de la televisión actual vemos que los chicos empiezan una relación, luego conviven y finalmente terminan la relación. En ningún momento del proceso el hombre conoció las emociones de la chica, su corazón,  su mente, todo quedó en lo meramente físico.

Si no hay amor no puede haber compromiso. El comprometerse es la consecuencia de tomar la decisión de amar y con ello las consecuencias que ello trae.

El matrimonio es un compromiso, es una escuela de amor. La convivencia es un enjambre de egoísmos donde el sexo es parte central de la relación. El gran problema es que una relación no se puede centrar en el sexo. Si vamos por ese camino no sólo nos equivocamos sino que no conocemos a las persona en toda su dimensión.

Sacar el sexo del matrimonio es como poner el fuego de una chimenea en la alfombra  de la sala de una casa. Así incendiamos todo y comienzan los problemas. Ojo que el problema no es un hijo, el tema es que tenemos un hijo cuando no hemos consolidado una relación de pareja.

Amar es todo un proceso. Si buscamos únicamente el tema físico tendremos problemas  catastróficos y la escuela del amor decaerá.

No juegues con el sexo. Experiméntalo en el matrimonio y de esa manera cuando sepas que realmente es el único que merece esa unión tan íntima entrégale todo tu  cuerpo, toda tu mente y todo tu espíritu.

Convivencia es egoísmo puro, Matrimonio bien llevado puede ser generosidad pura. Atentos

¿Cuales son las consecuencias de darle la espalda a Dios?

A portas de la Noche Buena y del Nacimiento de Jesús, más de uno puede preguntarse por qué si existe Dios el mundo está tan mal. La crisis que se ve en el día a día es fuerte. No sólo hablo de un tema económico, hablo de un tema moral, de una perspectiva de vida muy tenue, muy infeliz finalmente.

La respuesta a esta inquietud no es tan difícil de responder, el problema es que cada vez hay más personas que viven una vida muy al margen de Dios. Jesús finalmente se convierte en un adorno, en alguien que en la historia fue un buen hombre pero que nada tiene que ver con mi vida actualmente.

Algunos dirán que darle la espalda a Dios no es tan terrible pues en mi comportamiento soy bueno y no le hago daño a nadie. Esa idea tan simplista es profundamente errada. Es cierto que hay mucha gente que no cree y que hace cosas buenas. No lo voy a negar.  La interrogante en todo caso es si estas personas viven el amor en sus vidas personales Pero centremos en el ciudadano común y corriente, ese que trabaja todo el día, que tiene su esposa y sus hijos y que tiene más de un problema que resolver.

Si nos podemos a ver la vida no es fácil, siempre hay problemas, pero cómo no perder la esperanza ante tanto infortunio. Ese es el punto de nuestro post. El hombre o la mujer que pierde la esperanza caen en la tentación de darle la espalda a Dios y vivir como si no existiera.

Cuando uno cree en Jesús que nació, murió y resucito por nosotros, el horizonte de vida aumenta. Ya no piensas únicamente que tus fuerzas son las únicas que cuentan en tu existencia. Dios también es parte de tu vida y todo lo que no puedes resolver se lo ofreces a Él.

Hay que orar, hay que pedir perdón por nuestros pecados, hay que volver a la gracia de Dios. De esa manera podremos tener una vida donde Él sea el centro.

Y claro alguno me dirá por qué es tan importante que Dios sea el centro de nuestra vida. La respuesta es simple. Si Dios no es centro de nuestro quehacer diario, los modelos  de vida serán los criterios errados del mundo, el egocentrismo y la soberbia,  ésta última madre de todos los pecados.

Es cierto que hay que creer en Dios y hacer lo que nos corresponde. Claro que sí. El tema es que muchas veces las cosas no salen como las planeamos. Ahí viene la desesperanza y la vida se pone cuesta arriba. Ahí necesitamos creer en un Poder Superior.

Mucha gente piensa que estar con Dios es llenarse de ataduras. Estar con Dios es aprender a amar, aprender a pensar en que tenemos derecho a ser felices y por ende estar  libres de prisiones mundanas.

Tengamos en cuenta a Dios, no perdamos la oportunidad. Esta vez se hace niño por nosotros.

Feliz Navidad

Imponer qué me regalas en Navidad es de un egocentrismo aniquilador

Navidad es tiempo de paz, tiempo de perdonar, tiempo de entender, tiempo de pensar en los demás, tiempo de entender que Dios se ha hecho hombre por amor. Sin embargo no todo el mundo parece comprender eso y más bien hacen hasta lo imposible por convertir esta fiesta en un evento en donde el egocentrismo y la mezquindad parecen no parar.

El otro día me comentaban de un intercambio de regalos planeado por un grupo de amigos. La idea en principio no me pareció mala. Expresar la alegría del nacimiento de Jesús con un regalo era más que conveniente. No obstante cuando se planeó todo, la exigencia de un monto alto por regalo echó abajo cualquier pretensión de hacer de todo esto algo bueno. Después la cosa empeoró cuando más exigencias se impusieron. Me das este regalo, te mando la foto y me compras lo que te digo. Todo no era otra cosa que alimentar el egoísmo y dejar la vocación de compartir, propio de Navidad.

El espíritu navideño tiene que  ser el del compartir, el hacer todo por la inspiración de ese Niño Dios que ha nacido para salvarnos.

Por otro lado, los regalos son sinónimo de obsequio, es decir yo te entrego algo porque quiero celebrar contigo el amor que nos tenemos, ese amor que los reyes mayos expresaban a Jesús con oro, incienso y mirra.

Ese regalo no puede ser condicionado, no puede ni por asomo imponerse esto o lo otro. Entiendo que muchos que no profesan la fe hacen de la Navidad una fiesta de nada, pero los que creemos no podemos sucumbir a las estupideces del mundo actual.

Imagínense que yo participo en un intercambio de regalos y no tengo el dinero para comprar un regalo de un elevado monto ¿No participo? ¿Me sincero y le digo a mis amigos que quiero compartir ese día con ellos pero que no podré comprar un regalo tan caro? Estas son definitivamente preguntas que debemos hacernos cuando participemos en este tipo de eventos.

Nadie puede imponer qué le regalas. Si lo hacemos cometemos un grave error que sólo despintará la amistad que en muchos casos parece pegada con babas.

Cuando obsequio es porque me desprendo de mí para acordarme del otro. Si hay condiciones en ese desprendimiento entonces ya no es un regalo.

Hay mucha gente engreída que siempre quiere imponer su voluntad y le vale un pito lo que piensan los demás. Es importante reflexionar, ver cómo actuaría Jesús. Si lo hacemos encontraremos paz, esa que no se va tan fácilmente.

Sí al intercambio de regalos, no a las competencias absurdas que nos suben el ego y que destrozan la fiesta del nacimiento de Jesús.

Reconoce tus errores y después sigue adelante, no tropieces siempre con la misma piedra.

Los amigos con un tesoro, cuídalos y siempre dales lo mejor; comprensión, entendimiento, y lo más importante, respeto.

Me voy no sin antes decirles que Navidad es una oportunidad para mejorar. Yo tengo que mejor muchas cosas, le pido a Dios que me dé siempre la fortaleza para hacerlo. Feliz Navidad

Lo que la Virgen nos pide….

Las siguientes líneas no son producto de mi voluntad, más bien es intentar traducir la voluntad de Dios. Sé que soy un pobre pecador pero quería comunicarles a todos lo que la Virgen María me viene inspìrando cuando rezo y que creo es fundamental para que nuestra vida sea de Dios y no del demonio.
Para empezar analicemos cómo está el mundo, la ruptura enorme que hay entre Dios y los hombres. El pecado está esparcido en todos los rincones. Cada vez es menos la gente que vive en la gracia de Dios a través de los sacramentos. El mundo está en crisis porque se le está ofendiendo profundamente a Dios.
Hay que rezar el Rosario varias veces. No sólo un Rosario, si es posible tres rosarios. No se trata de cantidades pero si de darle más tiempo a María Santísima que es la intercesora por excelencia. No hay nada bueno que el Hijo le niegue a la Madre.
No ofendamos más al Corazón de Jesús. No nos burlemos de lo sagrado. Preparémonos para recibir la comunión, confesemos previamente para que sean perdonados todos nuestros pecados.
Tengamos en cuenta que el demonio existe y odia que amemos a Dios y a nuestros hermanos. Oremos al Arcángel San Miguel para que nos libere de la insidias de Satanás. Pidamos a la Virgen María que nos cubra con su manto protector para que no seamos infelices en medio del pecado.
Recibamos a Cristo en la Sagrada Comunión y pidamos su protección para que el amor reine en nuestra vida. Evitemos el egoísmo, la soberbia, la lujuria, la envidia, el pesimismo y la duda que sólo nos apartan de Dios.
Dios quiere que vivamos el amor en nuestras familias, no quiere nuestra desdicha. Pidamos mucha humildad, mucha fe, mucha esperanza y mucho amor.
María Santísima se ha aparecido en diferentes partes del mundo. En todas pide la conversión de los pecadores. Abramos el corazón, pidamos perdón por lo que tanto ofende a Dios.  Volvamos a una vida cristiana, tan similar a la que se nos narra en los cuatro Evangelios. Leamos la Biblia constantemente para lograr ello.
Nuestro modelo tiene que ser  Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre. Él y sólo Él puede darle sentido a nuestras vidas.
No es tarde aún, convirtamos al Señor Jesús. Su Madre quiere lo mejor para nosotros. No esperemos la muerte de manos de Santanas. Si lo Hacemos nos condenaremos porque el diablo goza con cada persona que se condena.
El Santo Rosario es un arma muy efectiva contra el demonio. Dios es amor y es por eso importante que vayamos a la confesión continuamente para empezar de nuevo.
Nuestra vida está en manos de Dios, sólo Él nos puede llamar en el momento que menos pensemos.
Basta ya de tanto libertinaje, de tanta burla, de tanto pecado, de tanto odio, de tanta maldad, de tanta brujería, de tanta vida en permanente pecado mortal, de tanta ofensa a la Misa Dominical. Es hora de volver a Dios, María Santísima lo pide, ella es madre de nuestro Señor y Madre nuestra.
Volvamos a la Eucaristía, al milagro más importante que podamos conocer. Dios se hace presente en las especies del pan y del vino. Se queda con nosotros porque arde de amor.
Oración, penitencia y caridad es lo que quiere María para que el mundo no se condene.
Está en nuestras manos volver a Dios, esté en nuestras manos colaborar con el plan salvífico de Dios.
La oración es lo más importante, es el arma letal contra el demonio. Es la alabanza pura  a Dios.