Archivo Dario de 23 junio 2009

No quiero que se hunda mi matrimonio ¿Qué hago?

Con comunicación se sale adelante ante la crisis

Mucho se habla de la crisis en el matrimonio y de lo honda que muchas veces puede ser esta para destruirlo. Es cierto, una crisis mal manejada puedo llevar al naufragio. Pero dejemos claro que cuando el vinculo esponsal no va bien, es porque la comunicación es defectuosa, también podríamos decir que simplemente se cortaron las palabras de ambos lados.

En todo caso, momentos de desacuerdo conyugal siempre van haber, el punto es que sean transitorios y leves, gracias a la buena voluntad de los cónyuges.

Hay que recordar que en el matrimonio el hombre se compromete a hacer feliz a la mujer y esta por consiguiente a hacerlo feliz a él. Si eso siempre se busca, entonces la rupturas serían mímimas.

 Veamos ahora algunas pautas muy simples que los expertos recomiendan para una buena convivencia matrimonial. Son bastante llevaderas, sólo dependen de la generosidad de los esposos.

 1 Tiempo valioso: Dedícale tiempo al otro pero no confundas la calidad con la cantidad.

 2 Salidas continúas: Sal con tu cónyuge con alguna frecuencia. No te limites a “sacar” a tu mujer de casa, preocúpate de salir con ella a algo que le agrade.

3 Oír y escuchar es la combinación perfecta: Cuando él-ella te hable, no te limites a oír, deja de trabajar, o deja el periódico a un lado, mírale a los ojos. Él o ella se enterará de que te escucha.

4 Como novios: Mantén viva la ilusión del primer día de noviazgo. Conquístale a diario. Preocúpate de tu arreglo personal.

5 Grandes recuerdos: Recuerda con frecuencia los momentos felices compartidos por los dos.

6 Mirando al futuro: Haz planes de futuro que te ayuden a mejorar el presente.

7 “Me importas mucho”: Hazle sentir al otro como necesario en la relación conyugal. Busca su compañía.

8 Las celebraciones son importantes: Recuerda las fechas importantes. Si las celebráis juntos, ¡mejor!

9 “¡Ayúdame!”: Pide a tu cónyuge soluciones prácticas para tus problemas: puede ayudarte mucho y además servirá para uniros.

10 Siempre alabanzas: No le critiques ante las amistades, menos aún cuando no esté presente.

11 Sorpresas: Sorpréndela con pequeños detalles inesperados: un regalo, una cena especial, una noticia agradable, unas flores, el vestido que le gusta.

 12 “Venía pensando en ti”: Búscale a él o a ella al llegar a casa. Le encantará saber que vienes pensando en él.

13 Un beso al despedirse: No olvides despedirte antes de salir. Un beso todos los días es una práctica muy recomendable

14 Con la verdad por delante: Sé siempre sincero pero no lo manifiestes de forma desagradable.