Archivo Dario de 8 julio 2009

Para niño es más mortal un divorcio que la muerte de su padre

Terribles efectos en los niños tras el divorcio

El 8 de julio de 2005 fue un día nefasto para España pues se instauró el llamado divorcio express. La alegría de Zapatero y todos los oficialistas fue grande.  Pero estoy seguro que nunca pensaron que tras su decisión tan gran daño harían. Ya han pasado 4 años desde la fatídica ley  y se han dado más de 500 mil divorcios. Esto según estudios recientes han afectado a incalculables niños. Incluso se puede decir que un divorcio es más mortal que la muerte de un padre.

El estudio hecho hace algunos años por la la University College Dublin reveló lo inimaginable: Los efectos del divorcio son más dañinos para los hijos que la muerte de uno de sus progenitores.

No es secreto que sufrir depresión, tener problemas en la escuela y desarrollar menos habilidades sociales en comparación con otros niños, son algunas de las dificultades que padecen los hijos de padres divorciados. Sin embargo la investigación demostró su resultado más sorprendente cuando halló que la sensación de pérdida que se experimenta como resultado de un divorcio es mayor que la experimentada con un deceso. Realmente para no creerlo, pero es cuestión de analizar las cosas con detalle.

 Conclusiones preocupantes que se desprenden de la investigación con víctimas del divorcio:

25% de ellos no ha terminado el colegio

60% ha requerido tratamiento psicológico.

50% ha tenido problemas de alcohol y drogas antes de los 15 años.

65% tienen una relación conflictiva con el padre, sólo el 5% ha recibido ayuda económica sustancial por parte del progenitor.

Pese a que la mayoría pasan los 30 años de edad, apenas el 30% se ha casado.

Del total de casados, el 50% ya se ha divorciado.

Si bien es cierto que las reacciones psicológicas al trauma son diferentes y tan variadas como el número de individuos, existen algunas constantes. En efecto, los hijos de los divorciados sufren sentimientos de culpa, irritación y malhumor, y una gran desconfianza o incapacidad para expresar sus sentimientos auténticos en el momento adecuado.

Por eso la ley de divorcio Express debe ser derogada, pues las víctimas ya sabemos también quienes son. Si a la conciliación y al matrimonio. Haga mea culpa Señor Zapatero.