Archivo Dario de 20 marzo 2011

¿Las adicciones son un infierno?

Toda persona que se considere adicta o viciosa entenderá perfectamente que está en un autentico problema pues no puede salir de cadenas bastante gruesas que le quitan oxigeno para vivir.

Ahora, puede ser que el hombre o la mujer entren a una escalada de adicción y no lo acepten porque de repente no saben pautear bien lo que les está pasando.

Lo primero que tiene que a ser un adicto es aceptar que tiene cadenas que lo atrapan y no le dejan avanzar. Háblese de alcohol, drogas, juego o sexo, todo será un autentico infierno si es que no se ponen las barbas en remojo para empezar una guerra de largo aliento.

La persona que es adicta a la pornografía afecta a más de uno con su vicio. Algunas mujeres, esposas de un adicto a esta podredumbre tremenda, no hacen otra cosa que preocuparse por las consecuencias que ven del mal en su matrimonio.

El adicto tiene que aceptar que es un adicto y que con sólo con ayuda puede salir adelante. Lo más difícil por supuesto es romper el contacto con la adicción, con todo aquello que lo acerque a lo indeseable.

Si se rompe contacto con lo que nos hace daño daremos un gran paso para empezar la lucha.

Es importante que se tenga ayuda especializada. Un psicólogo, un psiquiatra pueden ser personas muy apropiadas para empezar las cosas bien. Se tiene que confiar en alguien para que todo quede al descubierto y nada sea guardado.

Si el adicto hace conciencia que el vicio lo domina podrá después pedir ayuda y hacer que las cosas sean más llevaderas.

Romper con una adicción es una empresa importante que sólo saldrá a flote si el esfuerzo es del día a día. No sirve ponerse metas muy largas.  Si actuaste bien un día ya puedes estar contento porque 24 horas te alejaste de lo que tanto daño te hace.

Si de de lo contrario experimentas la caída no debes desanimarte y más bien levantarte inmediatamente, sin tener ningún problema de volver a empezar.

Pienso también que lo espiritual es muy importante si eres creyente. Ante la fuerza de la maldad que mejor que Dios que todo lo puede. Recurrir a un sacerdote también puede ser provechoso cuando ya se ha iniciado el proceso de recuperación en la vía psicológica.

Si eres adicto no desesperes, acepta que tienes ese vicio y pide ayuda. Si tú no tienes el vicio pero otro que quieres lo tiene has lo posible por acercar a esa persona al análisis exhaustivo de su vida. Toda persona que se encuentra encadenada tarde o temprano se da cuenta porque simplemente no es libre.

Las adicciones son terribles pero superables si la persona que las sufre reconoce que está en un hueco muy oscuro. Conversa con esa persona, no te rindas si te rechaza a la primera. Si lo quieres lucha por hacerle ver su realidad.

Finalmente es  pertinente que se cuente con un grupo de apoyo que conforte al que vive el infierno.

No te rindas, vamos tú puedes salir del vicio, saca a la luz tu problema.

¿Crees que las adicciones se pueden superar?