¿Qué nos enseña la beatificación de Juan Pablo II?

La beatificación del Papa Juan Pablo II es un acontecimiento que no puede dejar indiferente a nadie pues nos muestra que la santidad no es una fantasía sino una realidad que plasmó en carne propia el recordado y querido pontífice.

Este domingo 1 de mayo la noticia estará en Roma porque se reconocerá públicamente que un hombre de carne y hueso hizo de lo ordinario algo extraordinario, vivió de manera ejemplar las virtudes y puso en el centro de su vida a Jesús.

Cuando nos hablan de los santos pensamos muchas veces que son de otro mundo, que es imposible vivir la santidad porque somos imperfectos y nos gana la tendencia a hacer cosas malas o mediocres.

Ahí estamos equivocados porque la santidad no es para unos cuantos porque todos estamos llamado a ser santos, a vivir amando a Dios y a nuestros hermanos de manera intensa.

Karol Wojtyla es elevado a los altares no sólo por el milagro aprobado por la Iglesia, es beatificado porque siempre a lo largo de su vida amó hasta el extremo sin poner egoísmos o mezquindades en su existencia. Él  veía en los hermanos a Cristo y por eso irradiaba tanta admiración en creyentes y no creyentes.

La beatificación de Juan Pablo II nos tiene que llevar a reflexionar, a pensar que sí es posible vivir como Cristo, ejercitando de manera diaria y heroica las diferentes virtudes. Todo eso es posible cuando la oración es parte importante de nuestra vida. El Papa peregrino era un hombre que entendía que sin rezo continuo no hay ayuda del que todo lo puede.

Admiremos las virtudes del papa polaco haciendo nuestras las mismas para transformar nuestra vida. Comencemos por imitar algún gesto, alguna actitud de quien en vida fue un hombre que se desgastó por el amor al prójimo.

Juan Pablo II quiere que vivamos su legado, que pongamos en práctica sus enseñanzas. No se trata de celebrar la beatificación sin hacer nada por asemejarnos a quien decimos admirar.

Se que no es fácil comenzar a cambiar nuestra vida. Sin embargo la luz del accionar de Karol Wojtyla tiene que hacernos dar un primer paso. De lo contrario nada de lo que haya hecho tendrá sentido, tendrá frutos de salvación.

¿Nos deja indiferentes la beatificación de Juan Pablo II? ¿Qué opinas?

5 Respuestas a “¿Qué nos enseña la beatificación de Juan Pablo II?”


  1. 1 Juana de Arco

    No enseña que llevar la cruz con el mismo garbo que la llevó el Beato Juan Pablo II, hasta el final, tiene su recompensa.

    Nos enseña que el dolor es parte de nuestra redención, porque debemos ser conscientes de que si queremos salvarnos, es necesario sufrir, y el sufrimiento unidos a Cristo es alegría.

    Juan Pablo II nos enseñó con su ejemplo vivo de cómo caminar hacia Dios.

  2. 2 Julio el tico

    Nos enseña que con el amor a Dios todo se puede lograr y que al final de la vida tiene su recompenza.

  3. 3 Anónimo

    No encontraría bastantes palabras para expresar todo lo que significó JP II en mi vida.
    Además de transmitirnos la inmensa misericordia de Dios, nos alentó a no perder la esperanza, ni siquiera humanamente hablando, porque “el mal jamás tendrá la última palabra”.
    Después de un siglo de guerras descomunales y filosofías pesimistas era un fogonazo de luz y de alegría.Con Él valía la pena seguir viviendo.
    Como dice Juana, un testigo de Cristo de excepción, por cómo sobrellevó y dignificó el dolor.

  4. 4 TORRES

    Nos enseña que los católicos no han leído realmente la biblia y que ningún hombre, imagen, objeto o lo que sea es digno de ser adorado solo Dios.

  5. 5 DANNY

    faltan palabras para expresar todo lo que me produce recordar a Juan Pablo II porque es una mezcla de emociones y sentimientos pero todos buenos. El solo dió cosas buenas por la iglesia catolica, por ello conmovió tanto su muerte. A mí particularmente me deprimió porque siempre inspiró bondad, paz y muchísimo amor. Yo siempre digo que DIOS LLEVA A SU LADO A LA GENTE BUENA PORQUE NECESITA ANGELES JUNTO A EL y creo sin temor a equivocarme que en este caso es así. POR ELLO ojalá que lo eleven a SANTO. El nos dió mucho y el mundo está agradecido por ello. A tí Juan Pablo II te amamos y te recordaremos por siempre.

Actualmente los comentarios están cerrados.