Archivo Dario de 11 agosto 2011

¿Nueva propuesta política en Argentina puede ser la gran transformación?

Recientemente estuve en Buenos Aires y conocí gente verdaderamente extraordinaria, muchos de ellos forman parte de la Corriente Naranja, joven propuesta política que no sólo busca defender la familia, la vida y la educación en valores como principios no negociables, sino que alienta la promoción de un estado justo y eficiente en pos del bien común, considerando y promoviendo políticas públicas que fomenten la equidad y el crecimiento en la Argentina.

Si nos damos cuenta no es poco lo que pretenden estas personas en un país bastante inestable no sólo por una política económica bastante floja sino por la carencia de valores en muchos de sus políticos y la falta de representatividad de estos en los argentinos de la Capital Federal, Mendoza, Cordoba o cualquier rincón albiceleste.

Poco se habla del bien común, ese que es fundamental, y la Corriente Naranja lo tiene como centro de su accionar para hacer de la Argentina un país mejor en todos los sentidos, especialmente en los valores que como dicen ellos no son negociables.

Tuve la oportunidad de estar en una reunión de los partidarios de esta nueva propuesta que lidera el exitoso empresario Carlos Lorenzo y que será muy pronto partido si los reglamentos establecidos se cumplen. Mi impresión fue que quieren hacer las cosas bien y que quieren luchar por un país mejor.

Una colega argentina me comentaba que en las presidenciales los argentinos siempre tienen que elegir el mal menor y que eso parece no cambiar. Por eso la Corriente Naranja no busca primero cambiar las estructuras sino más bien al hombre porque si no cambia él no cambian las estructuras y no se transforma nada.

Es todo un equipo el que se mueve para que esta iniciativa se consolide poco a poco en diferentes ámbitos políticos. La idea es que se avance de a pocos, que paso  a paso la gente tenga conciencia que hay personas con valores que pueden representarlos.

Veo rostros naranjas que tienen ilusión por un cambio y que parte básicamente porque en su vida hay un cambio. Creo que las cosas pueden ir muy bien para Argentina si iniciativas como estas van avanzando con el correr del tiempo y del esfuerzo de tanta gente.

En la Argentina hay políticos que apoyan la familia, la vida y una educación en valores y que no han tenido casa para ser albergados. Pues bien, eso cambia con la conformación de la Corriente Naranja.

 Hacer política no es sinónimo de suciedad, es la oportunidad de servir y eso es lo que esta iniciativa promueve. Ellos dicen “Juntos sí podemos” y vaya que es muy claro el gran sentido de comunidad que tienen para lograr grandes hazañas.

Si quieres saber más sobre los naranjas pincha aquí, ahí está toda la información que te puede interesar.

Y dime ¿Crees que se puede hacer política decentemente? ¿Qué opinas de la Corriente Naranja?