Archivo Dario de 25 agosto 2011

Mi experiencia en Buenos Aires, destino fascinante

Recientemente estuve en Buenos Aires y quedé gratamente satisfecho con mi visita a una de las metrópolis más importantes del mundo no sólo por su inmensidad y belleza sino por su excelente gente que gran trato tiene en cada gesto y en cada oportunidad que se tiene para servir.

Cuando llegas al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza ya estás a un paso de Capital Federal. Decir un paso es relativo porque yo demoré casi hora y media en llegar al centro pero no me pesa porque el paisaje es bastante agradable, verdor por todos lados. Recomiendo que cuando estés saliendo del recinto aéreo tomes con calma el transporte de la empresa Manuel Tienda León que te dejará en el terminal ubicado en Av. Madero esq. San Martín. Pero no contento con eso la misma empresa te traslada en otro vehículo a tu hotel. No se si pasa así con todos pero en mi caso pasó y fue una gran comodidad.

Cuando ya estás en la ciudad de Buenos Aires, es decir en Capital Federal, tienes mil y un cosas para visitar. Lo recomendable es instalarte primero en tu hotel y luego con calma y con mapa en mano ir viendo qué puedes ir conociendo conforme pasen los días.

Yo estuve alojado en el barrio de Recoleta que sinceramente me encantó porque no sólo es muy bonito y residencial sino porque tiene particularidades que nos ves en otros lados de la capital de Argentina. Ahí recomiendo que visites la Iglesia del Pilar, hermosa por donde se le mire, y el cementerio. No entres a este recinto sin un guía porque el interés de la visita está en las historias que te cuentan. El guía es gratuito así que no se hará problema. Recoleta es para caminar y caminar, así que lleva unas buenas zapatillas y pásala estupendamente.

Muchos refieren que La Boca es un barrio imperdible en la visita a Buenos Aires. Personalmente creo que es pintoresco por los colores, por los personajes. Camina y tómate muchas fotos en la calle Caminito porque repito es bastante inusual.

No debes dejar de visitar el Jardín Botánico y los bosques de Palermo. Este barrio tiene mucho que ofrecer pues tiene un verdor impresionante que le da a la ciudad ese toque especial que no tienen otras ciudades en el mundo.

Seguro te lo han dicho, pero yo te lo repito con gusto. Come todas las parrilladas que puedas en Argentina. La carne es muy buena y realmente no es comparable a otros lugares. Siéntate en los restaurantes solo o en compañía y goza de la idiosincrasia argentina donde el pan siempre está presente en las diferentes comidas.

No puedes dejar de ir al centro y visitar el Obelisco que tiene muchos metros de altura y que coordina increíblemente con la avenida más grande el mundo, es decir la 9 de julio. Es increíble pero esta vía es inmensa y varios minutos te tardas en cruzarla de un lado a otro.

No dejes de caminar por la calle Corrientes donde encontrarás un ambiente festivo impresionante no sólo porque ahí están muchos teatros sino porque el verdadero movimiento de los argentinos lo ves claramente en esta vía. Si buscas un buen libro o música puedes seguir caminando y seguramente encontrar alguna sorpresa.

La calle Florida es de mucha congestión peatonal porque la gente va y viene pero seguramente si buscas bien encontrarás algo que se acomode a tus bolsillos. Es impresionante ver como los argentinos parecen no parar porque ves movimiento hasta altas horas de la madrugada.

No puedo dejar de recomendar ir a la Plaza de Mayo y por ende ver la Casa Rosada, el Cabildo y la Catedral. Si algo tiene Argentina son justamente catedrales, una de ella es la que menciono y otras son la de San Isidro y Luján. Seguramente hay otras que no nombro porque simplemente no las conozco.

Si quieres ir a San Isidro que ya forma parte del Gran Buenos Aires toma uno de los trenes de la Estación de Retiro. En poco tiempo podrás estar allí y disfrutar la belleza de su catedral y sus calles. Puedes comer ahí, aunque seguramente también en otro lado, la milanesa a la mostaza, verdaderamente muy rica.

Para ir a Lujan sí debes tomar los buses que salen de la Plaza Italia y en poco más de una hora te dejan en ese lugar santo. Ahí vale la pena estar algunas horas porque no sólo entras a la hermosa catedral y rezas ante la Virgen por todas las intenciones que llevas en el corazón sino que puedes visitar los alrededores que son bastante simpáticos.

Finalmente no olvides ir a Tigre y pasear por los diferentes ríos. Los paisajes son hermosísimos y claro navegar siempre es una novedad que no la repites a diario. Si tienes niños o te da por ser pequeño entra al Parque de la Costa donde con seguridad te divertirás con los distintos juegos.

Una cosa más, Puerto Madero no puede ser olvidado, pasea por ahí, de día o de noche. Es un lugar muy moderno que contrasta con otros sitios de Capital Federal.

Bueno esto es sólo una pincelada de lo que puede ser una visita a Buenos Aires. Piensa bien ¿Cómo puedes planear dicho viaje y si quieres comenta alguna duda en este post?

¿Te parece un destino fascinante Buenos Aires?