Adicto confiesa que el “juego” es un infierno

El otro día me enteraba de la conversación  de un ludópata con un amigo  y del verdadero infierno que vivía  el primero por su creciente adicción a los juegos de azar, especialmente las tragaperras o tragamonedas.

En la conversación con Augusto, el adicto confesaba que había llegado al límite de todo este mundo del juego, porque incluso había robado para jugar. Evidentemente mi amigo trató de ser muy sabio con lo que le dijo. Le mencionó que no se puede ser esclavo de unas máquinas y que todos tenemos derecho a ser libres.

En otro momento mi amigo no dudó en examinar la acción de tragar una moneda. “Se comen tu dinero y difícilmente te lo devuelven. Quizá algunas veces ganes pero lo más seguro es que pierdas”, le dijo Augusto.

También fue importante cuando el ludópata tuvo que reconocer una adicción. Ahí fue clave que Augusto no lo juzgara porque no ganaba nada con eso. Más bien le comentó que si bien no sería fácil salir de este mundo era importante tomar una decisión. Decir: “Ya no le voy más a esto porque no quiero ser esclavo de estas máquinas que me hacen vivir de ilusiones y que no me dejan tranquilo”.

Nuestro anfitrión fue muy claro cuando mencionó que la ludopatía es más cruel que las drogas. Él dijo que muchas veces decimos claramente que los químicos de la marihuana o la cocaína son letales. No obstante cuando hablamos del vicio del juego no somos tan enfáticos porque al decir juego estamos emblandeciendo una adicción que puede ser incuso peor cuando es “respetada” por la sociedad.

La fantasía juega un rol importante en este tipo de problemas y es ahí donde pueden darse los regresos.  Por eso es importante contar con una amigo al cual el que sufre el problema pueda rendir cuentas. Si no pones un tiempo donde puedas demostrar que van venciendo el problema no puede comprobar cuanto vas avanzando.

Augusto concluye finalmente que su amigo quedó más tranquilo después de la conversación. No obstante sabe que el problema no es pequeño y que habrá momentos en donde la fuerza de voluntad tendrá que estar al tope para superar la cresta que tienen encima.

No es necesario decir en este blog que la ludopatía destruye a la persona y a su entorno. Sin embargo el influyente 77 no puede dejar de preguntarte: ¿Qué claves conoces para apoyar a alguien que padece esta adicción?

PD: Si eres de Lima y quieres tratar este problema puedes asistir a las reuniones de jugadores Anónimos que se realizan de lunes a viernes de 7pm a 9pm en la Parroquia María Reyna de San Isidro, ese será el gran paso que darás para superar esto.

1 Respuesta a “Adicto confiesa que el “juego” es un infierno”


  1. 1 Boni

    Yo cuando veo las cifras que dicen que ganan estos operadores de juegos de azar, lo único que pienso es que, “si ellos ganan tanto, es dinero que sonsacan a la gente”.

    Solo pensar que mi dinero podria estar en esos balances que pone mala, asi que mis euros ni están ni estarán en sus máquinitas.Si,cierto que de 100 jugadores por ej, hay unos afortunados,el resto para la saca! lo que no se debe hacer es querer saber si un@ va a ser de ese grupito.

    Yo creo que está todo calculado matemáticamente,solo hay que ver algunos documentales certificados! de como funciona esto.
    Saludos y mucha voluntad, verdad?

Actualmente los comentarios están cerrados.