¿Debo cuidar mis pensamientos?

Cuando se llega a la desesperación, se llega a la lo más terrible que nos puede ocurrir. Terrible porque ahí ya no hay luz, hay tiniebla, además se pierde lo que impulsa a cualquiera persona, la esperanza.

La desesperación puede llegar por muchas cosas; falta de trabajo, ingresos insuficientes, pérdida de alguien amado o quizá un terrible enfermedad.

El punto no está en no decir: “yo nunca caeré en la desesperanza”. Más bien estar vigilante para que ante la mediana o pequeña tentación corra despavoridamente.

La desesperanza puede rodear alguna etapa de nuestras vidas. Puede ser que hemos hecho todo lo posible por conseguir tal o cual cosa soñada y no se logró. Eso definitivamente desalienta y nos hace caer en tristeza.

No debemos creer que las cosas terminan en el primer, segundo o tercer intento. Siempre debemos luchar con todas nuestras fuerzas. A nadie le tiene que ocurrir que el universo se vaya contra él. Todos tenemos momentos buenos y momentos malos. Esta vida es un valle de lágrimas.

Si alimentamos la desesperanza, las cosas se ponen verdaderamente mal. No podemos jugar con eso, no podemos dejar que la mente se enferme y gane espacio la depresión.

Cuando las cosas no salgan, date un espacio, toma aire y mira otros horizontes. Es bueno despejar la mente para no caer en pensamientos autodestructivos.

Es muy relevante que seamos consientes de las consecuencias de lo que pensamos. Más allá de ver cosas buenas o malas, pensemos que los pensamientos tienen mucho poder para derribarnos o potenciarnos.

No quiero decir que evadamos los problemas, eso sería caer en la cobardía. Tenemos que enfrentar las dificultades. Sin embargo debemos mirar a otro lado cuando las cosas se pongan muy tristes por algo que no me sale como quiero.

Hay que ampliar horizontes. Si no esto, es lo otro, no es bueno ser cuadriculado cuando uno piensa. Hacerlo sería condenarnos a ver sólo una parte de nuestra vida y reducir expectativas.

Amar parece ser una muy buena fórmula para salir de pensamientos estrechos que finalmente nos pueden destruir.

Si amas, te preocupas por los demás y dejas poco espacio a los malos pensamientos.

Ya al final, el influyente 77 te pregunta: ¿Los pensamientos me pueden afectar?

0 Respuestas a “¿Debo cuidar mis pensamientos?”


Actualmente los comentarios están cerrados.