LA SILENCIOSA GUERRA CONTRA LA PERSONA HUMANA

Vengo ahora mismo de la calle de pegar unos carteles por el derecho a vivir. Los hemos pegado con cello, ya no es como en los viejos tiempos, ahora te limitan hasta eso. A la vuelta me he encontrado varios arrancados, algunos rotos, arrugados, como con rabia. He tenido la paciencia de recoger del suelo los trozos de uno de ellos, alisarlos y volver a ponerlos juntos en la pared. Y cuando estaba haciendo eso, me preguntaba: ¿por qué?, ¿qué es lo que puede mover a una persona a odiar la vida humana?

Me parece algo tan antinatural como que pueda existir una “cultura de la muerte”. Son los enemigos de la vida, y son los mismos que niegan que exista la verdad, que exista la belleza, que exista Dios. Son los mismos que dicen que defender la vida humana es cosa de los obispos y que eso, todo “eso”, hay que recluirlo en el ámbito de la conciencia personal, “porque la sociedad va por otro camino”.

Que la belleza existe es evidente, no necesita demostración, basta con ser una persona humana normalmente constituida. Para afirmar que la belleza existe no hace falta ser un intelectual, ni revestir los razonamientos de conceptos inaccesibles al común de los mortales. La tiranía de ciertas élites intelectuales y la cobardía o falta de generosidad (tiempo) de los que piensan de modo distinto, ha hecho que lleguemos a extremos tan absurdos en el ámbito de la belleza como exponer excrementos o trozos de cadáveres humanos como obras de arte. Ellos sí pueden ser audaces, audaces hasta el vómito en la defensa de sus planteamientos, pero nosotros, los que creemos en la vida, en la belleza, en el bien, tenemos que vivir amordazados en esta sociedad hipócrita que no es capaz de defender la vida y las fuentes de la vida.

¡Basta ya de complejos, de memeces y de pensamiento débil! Una rosa es una rosa, como dice la canción. Y eso es una verdad, una verdad a la que tengo acceso como ser humano porque soy capaz de conceptualizar, cosa que no puede hacer el animal. Claro que la Verdad, con mayúscula, es inalcanzable del todo por nuestra mente, porque es infinita, tendremos toda la eternidad para recorrer ese camino, espero (virtud cardinal). Kart Popper nos vendió una gran chapuza y una gran mentira. Desde que Descartes difundió el “método científico”, sabemos que la ciencia avanza a base de hipótesis que pueden ser, y de hecho son en muchos casos, desechadas y superadas por otras hipótesis más avanzadas, más próximas a la verdad, pero eso no significa que no haya verdades que ya hayan sido alcanzadas. Y lo de “pienso, luego existo” es otra falacia, señor Descartes, si me oye desde donde esté. Primero existo y luego pienso. Yo no me he dado el ser. Y aunque no piense, por las circunstancias que sea, sigo siendo persona, con todos los derechos inherentes a la dignidad sagrada de la persona humana. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a un ser humano porque esté en una situación de debilidad, sea ésta el no haber nacido aún, sea sufrir alguna discapacidad, sea no ser productivo para la sociedad. ¡Paremos el aborto! Es un crimen de lesa Humanidad.

2 Responses to “LA SILENCIOSA GUERRA CONTRA LA PERSONA HUMANA”


  • Es inhumano lo que quiere hacer el gobierno, hay que movilizarse para que no salga este supuesto es ir contra la vida humana¿porque vale mas un animal que el ser humano?

  • Es una monstruosidad lo que quieren hacer con la propuesta y el empecinamiento por que salga la ley del aborto libre.Cada vez que sale este tema me parece imposible que personas, que se llaman personas puedan proponer y querer a toda costa que ésto salga adelante.Sería un horror que en una DEMOCRACIA se impusiera la pena de nuerte a sujetos que cometieran delitos graves.Pero alegremente quieren sacar adelante una ley donde van a MATAR a miles de PERSONAS INOCENTES.¿ No les parece una incrongruencia?Pongan MEDIOS para que las madres no tengan que llegar a tomar esa decisión tan cruel.Sra. Aido,Sr.minitro sanidad gobierno en pleno,Escuchen al millar de científicos del Manifiesto de Madrid,escuchen el clamor de los ciudadanos que nos rebelamos contra este nuevo campo de exterminio que son los abortorios,donde se enriquecen unos a costa de la vida de víctimas inocentes.Por favor,escuchen a su corazón.Seguro que los políticos también lo tienen.

Comments are currently closed.