LENGUAJE Y NACIONALISMOS


al vez el paso crucial en la historia del hombre, alejándolo para siempre de las restantes especies animales, fue el desarrollo de un lenguaje articulado. En aquel lejano pasado están nuestras raíces más profundas. Entre esos primeros seres humanos y nosotros hay una continuidad en el uso de una misma lengua, ininterrumpida, de generación en generación. Nosotros nos entendemos con nuestros padres en una lengua que tenemos por la misma que hablan ellos. Y nuestros padres se entendieron así con los suyos y creyeron igualmente hablar su misma lengua. Y así ha ocurrido generación tras generación, sin solución de continuidad, hasta remontarnos a los orígenes de la Humanidad.
Hoy los seres humanos estamos esparcidos por los cinco continentes y hablamos multitud de lenguas variadas, que no nos permiten entendernos entre nosotros. Y por ello hemos perdido hace mucho tiempo la conciencia de nuestra unidad. ¿No son ya más que excesivas las divisiones? ¿Por qué seguir potenciándolas o desenterrando las que hubo hace siglos? ¿No sería mejor recorrer el camino contrario, es decir, poner los medios para que todos los seres humanos pudiéramos entendernos?

LA FRAGMENTACION DE LA LENGUA COMUN: BABEL

Todavía en el siglo XVI, los estudiosos del lenguaje no habían descubierto el hecho de que las lenguas evolucionan y se alteran con el paso de los siglos, y se escandalizaban, como muchos aún hoy día, de lo que dice la Biblia, que “toda la tierra tenía un solo lenguaje y unas mismas palabras” (Gen. 11, 1). Mucho menos atisbaban aún que esa única lengua se fraccionara a causa de la división previa que había en el corazón de las personas.

LENGUAS INDOEUROPEAS

Con las figuras de Bopp y Rask terminó el período de tanteos y elucubraciones sobre el origen de las lenguas de Europa y su parentesco profundo. Gracias a ellos se supo con la seguridad del conocimiento científico que el griego, el latín (y por lo tanto todas las lenguas romances: italiano, francés, español..), todas las lenguas germánicas (gótico, alemán, inglés…), todas las eslavas (ruso, polaco, checo…), en una palabra, prácticamente todas las lenguas de Europa, proceden por evolución en el tiempo de una lengua única hablada en una época prehistórica (el indoeuropeo). Que, por lo tanto, todos sus pueblos fueron una vez el mismo pueblo. Que la actual diversidad de lenguas y pueblos de nuestro continente es un fenómeno relativamente reciente. Y que a ese pueblo común pertenecieron también los antepasados de los indios y los iranios, hermanos de los europeos alejados en el Oriente. Y, como corolario, quedó científicamente demostrado que las lenguas evolucionan y cambian con el paso del tiempo en forma tan natural como inexorable.

NACIONALISMOS

Pocos factores colaboran tanto a crear conciencia de comunidad diferente como el hablar una lengua distinta. Casi todos los nacionalismos tienen como substrato una minoría hablante de una lengua distinta de la que habla la mayoría.
Puede decirse que entre dos poblaciones hablantes de lenguas diferentes existirá con gran probabilidad conciencia de ser dos pueblos diferentes. Y por el contrario, cuando hay una forma homogénea de hablar en una comunidad, no será difícil que se sientan un pueblo único, una sola nación. No hay medida más eficaz para erradicar los nacionalismos que el suprimir las diferencias lingüísticas. Ni forma más eficaz de potenciarlos que el mantenerlas o acentuarlas. Y eso lo saben muy bien todos los políticos, y no sólo los nacionalistas.
Ahora bien, si el nacionalismo es la ideología y el movimiento político que pone a la nación como único referente identitario de la comunidad política, y parte de estos dos principios básicos:
– El principio de la soberanía nacional: la nación es la única base legítima para el estado.
– El principio de nacionalidad: cada nación debe formar su propio estado, y las fronteras del estado deben coincidir con las de la nación.
En una palabra, si el fin del nacionalismo es la separación y la independencia, ¿que pintan los partidos nacionalistas en esta nación cuya constitución consagra que la soberanía nacional reside en el pueblo español?
Y lo que es peor aún, ¿qué hacen los dos grandes partidos de ámbito nacional (PSOE, PP) potenciando el uso de otras lenguas si eso es lo que más fortalece los nacionalismos?
A todas luces, hemos caído en una profunda contradicción y las cosas tienen consecuencias, no se puede mirar para otro lado, antes o después, está situación acabará “rompiéndose” por alguna parte. Una vez que el proceso nacionalista está en marcha, es muy difícil pararlo. Como dice un refrán australiano: “si le das galletas a un ratón… luego querrá un vaso de leche”. Aquí, en realidad, el ratón es el político, y claro que el proceso se puede parar, sólo es necesario que sus votantes comprendan que él se lleva las galletas y el vaso de leche y ellos los problemas y las dificultades.

( Métodos de los nacionalistas para imponer su lengua: obligar a usarla a estudiantes y profesores de su comunidad, multar a los comercios que rotulan en castellano. Ver un ejemplo de intimidación en el siguiente enlace> http://www.nacionespanola.org/esp.php?articulo1599 )

Hola, mundo

Hoy empezamos nuestra andadura por este blog “Hazte oír, Asturias”, que, como el nombre indica, es un camino que posibilita a todos los asturianos que hagan oír su voz, en todo lo que quieran, pero sobre todo, en los grandes temas que están de fondo en la construcción de esta sociedad tan convulsa, aunque haya una calma superficial.

Los grandes temas en los que invitamos especialmente a los lectores del blog a participar son:

– la derrota del terrorismo,

– la defensa de la vida (de los no nacidos y de los que por su edad o circunstancias la sociedad desprecia),

– la defensa de la familia y del matrimonio entendido éste como la unión de un hombre y una mujer,

– la libertad de los padres para educar a sus hijos según sus convicciones éticas y morales,

– la opción real de utilizar cualquiera de las lenguas oficiales del estado,

– y la solidaridad entre todos los españoles

Hay mucho que estudiar, reflexionar, decir, argumentar. Es necesario que lo hagamos entre todos los que seamos capaces de ver lo comprometido de la situación, cada cual en la medida de sus posibilidades, porque nos la estamos jugando…

Como muestra, suele decirse, basta un botón. Ahí va:

La asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) supone una invasión del ámbito privado de la familia usurpando a madres y padres el derecho de educar a sus hijos según sus convicciones. Entrar donde no le corresponde ya es un atropello, pero hacerlo para inculcar ideas como la que vamos a exponer a continuación, es uan canallada.

Cita del libro de ESO para EpC, Editorial ANAYA, Pág. 16:
“El sexo viene dado por los genes y supone una serie de diferencias físicas entre hombres y mujeres, pero el género se puede cambiar.”

De este modo, tendremos personas de sexo masculino y género femenino; y otras de sexo femenino y género masculino. ¿O ya las hay y ese es el modelo al que quieren encaminar a nuestros niños y adolescentes? ¡Qué gran descubrimiento! ¡Escoge tu género, muchaho! ¿No te habías dado cuenta que en ti hay también algo femenino? Potenciémoslo entre todos. Obtendremos un gran híbrido, ya verás.
Pregunta:
– ¿Estás de acuerdo en que le cambien el género a tu hijo o hija? O sea, ¿quieres que tu hija sea masculina y tu hijo femenino?

Porque, que por ahí van los tiros lo confirma la política que este gobierno sigue en otros aspectos relacionados: ley de matrimonios homesexuales, cambio de nomenclatura en los documentos oficiales: ya no más padre y madre, sino progenitores A y B, etc. Todo dentro de eso que llaman “la ideología de género” que alguien se ha tomado la molestia de estudiar y diseñar con mucho empeño y detenimiento y ahora tratan de inocular en esta sociedad adormecida, “con un poco de azúcar”, como la píldora de Mary Poppins.