Esperpéntica censura de género del gobierno catalán: prohíbe este dibujo por ‘transfóbico’

Como ya os adelanté ayer, este viernes la Policía autonómica catalana detuvo al famoso autobús naranja de HazteOir.org por orden de la Consejería de Asuntos Sociales del gobierno catalán. 7 cosas que hemos aprendido (o que hemos confirmado) gracias al autobús de HazteOír Ultras de izquierda agreden a Ignacio Arsuaga y a varios seguidores de […]

El separatismo pretende dividir España con un 47% de votos: en 2007 hablaba del 66%

El separatismo catalán completó hoy un nuevo paso en su proceso golpista de ruptura con España acordando la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalidad. El separatismo en Quebec perdió con el 49,4%: a Artur Mas le llega con el 47,7% Ya ha pasado la hora de las palabras: toca actuar para frenar […]

La Constitución Española nunca debería reformarse para premiar la deslealtad

Ayer, desde Mondariz, Rajoy apostó por reformar la Constitución en 2016 “si hay consenso y acuerdo”. Esta reforma podría ceder todo el IRPF a las comunidades autónomas. Reformen la Constitución, sí, pero para fortalecer a España, no al nacionalismo En EEUU mantienen su Constitución de 1787: en España la quieren jubilar con sólo 36 años […]

El Pujolato no necesitará que sus secuaces infundan temor en ningún Innervillgraten

Lo que veis en esta foto de Wolfgang Faber es un bello pueblecito del Tirol austriaco conocido como Innervillgraten. Sus habitantes -no llegan a mil- viven sobre todo de la agricultura, y en invierno todo el verde que veis queda cubierto por un manto blanco de nieve, pues el pueblo está a 1.400 metros sobre […]

Rajoy y la economía como burladero

No es la primera vez que la Generalidad de Cataluña se salta la legalidad y desafía al Estado de Derecho apelando a las patrañas nacionalistas. El gobierno autonómico catalán, ya con CiU o con el PSC, se ha tirado décadas poniendo a España como chivo expiatorio de todos los males que aquejan esa región española, con la misma demagogia de la que se valían los nazis para culpar de todos los males del mundo a los judíos. El nacionalismo, al final, siempre tira al monte. Pero ¿y qué hacen los que tendrían que plantar cara a esos desafíos?

Hoy Mariano Rajoy se ha escudado en la economía, por enésima vez, para no pronunciarse ante las muestras de chulería de los nacionalistas, una actitud que lleva años convirtiendo a Cataluña en una de las regiones españolas con mayor déficit de libertades y con más episodios de violencia política contra el discrepante. Pero nada de ello parece alterar al actual inquilino de La Moncloa. En vez de ejercer como gobernante, demostrando unos principios firmes, no ha tenido ni el mínimo valor requerido para lanzar siquiera una pequeña advertencia a la Generalidad catalana. Como un torero enclenque, acobardado al ver a un enfurecido morlaco, el presidente del gobierno ha declarado que “el objetivo capital” de los españoles “es el crecimiento económico”. Y ya está. Cabe preguntarse para qué necesita Rajoy trece ministerios, si sólo le preocupan los temas que abordan los de Economía y Hacienda. Podría cerrar los demás y confiar al devenir económico todos los demás temas que son competencia de su gobierno. Al menos así nos ahorraría un dineral en impuestos a los sufridos contribuyentes.

Hay que recordar que durante sus años de oposición, Rajoy se valió a menudo del cliché de las “cortinas de humo” para no pronunciarse sobre ciertos temas que le quedan grandes a una derecha parlamentaria abrumada por un tonto complejo de inferioridad. Si Zapatero desarrollaba un plan ideológico para imponer los planteamientos progres en las escuelas mediante una asignatura de adoctrinamiento obligatorio, aquello era una cortina de humo. Si el gobierno socialista promovía una ley que vulneraba el derecho a la vida con el único fin de beneficiar a los millonarios del lobby de los abortorios, aquello era una cortina de humo. Si el PSOE se dedicaba a negociar el futuro de España con los terroristas de ETA, traicionando a las víctimas y abriéndoles a los etarras las puertas de las instituciones democráticas, aquello era una cortina de humo. Todo tema por el que el PP pudiese ser señalado por la progresía como “carca”, “facha”, “ultra” o “retrógrado” ha sido susceptible de despacharse con su correspondiente y acomplejada cortina de humo. El problema es que ahora el PP está en el gobierno. Ahora Rajoy tiene la obligación legal de cumplir y hacer cumplir la Constitución. Ahora no hay cortinas de humo que valgan: si Rajoy sólo quiere dedicarse a la economía, que dimita y que su partido presente en su lugar a un contable. No es de recibo haber ganado las elecciones con una abrumadora mayoría absoluta y estar gobernando como si no la tuviera. Ya está bien de tanta pusilanimidad, señor Rajoy.

Entradas relacionadas:

- Los inquietantes silencios de Rajoy generan críticas entre la sociedad civil
- El texto del decreto con el que Rajoy condecora a Zapatero por sus ‘méritos’
- ¿Para esto querían apartar a María San Gil y a otros valientes del PP?
- ¿Los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña entienden el español?

(Foto: Partido Popular)