Tag Archive for 'La Vanguardia'

Artur Mas. El president ratifica su fe cristiana, por el famoso Oriol Domingo

Oriol Domingo, está logrando gran audiencia en su blog de la Vanguardia. Da una de cal y otra de arena, podríamos decir. Recientemente, a propósito de la felicitación de Artur Mas a e-cristians, publicaba una buena entrada que recogemos íntegra.

“1. El president Artur Mas ratifica su fe cristiana. Lo hace en un mensaje enviado a Josep Miró Ardèvol con motivo de los 10 años de E-cristians. Confiesa: “Aunque nunca he hecho bandera, no he escondido mi condición de cristiano que intenta ser coherente con su fe”.

2. ¿Qué ocurriría si Mas no fuera cristiano? ¿Qué decir a los ciudadanos no cristianos? Mas propugna: “Aunque no se viva la fe, es algo bueno vivir como si Dios existiera. Así lo explicó Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI. La idea de Dios, tal como la comunica el cristianismo, aporta la noción principal de que somos hijos de un amor que nos supera, nos trasciende y nos fija el deber de corresponderle”.

3. Artur Mas plantea una coincidencia, no un divorcio, de la fe con la vida personal y cívica. Afirma: “No es posible ser un buen cristiano si uno no es el mejor profesional que puede ser, el mejor padre que puede ser, el mejor hijo que puede ser, la mejor pareja que puede ser. También el mejor ciudadano y patriota que puede ser. Ser cristiano ayuda a vivir todas estas dimensiones de la vida”.

4. Mas tiene presente la concepción cristiana de la vida arraigada en este país. Reclama una reflexión de los 25 años de “Arrels cristianes de Catalunya” que considera “un hito fundamental y plenamente vigente.

5. La actitud del cristiano Mas es propositiva, no impositiva: “Las ideas no se imponen, sino que se proponen”. Se dirige a E-cristians: “La vuestra no pretende ser la propuesta cristiana, sino una propuesta cristiana. E-cristians tiene capacidad de propuesta, de criticar cuando lo considera  necesario y plantea soluciones. Como president de la Generalitat os agradezco vuestra labor, tanto por la propuesta como por la crítica”.

6. Artur Mas pide que se viva con las cuatro “c” con que resumió la trayectoria del obispo Joan Carrera (1930-2008): “Concordia, compromiso, cristianismo,  Catalunya”.

Carlos Palos

El cacao mental del experto en religión de La Vanguardia

Oriol Domingo es el responsable de la sección de religión en La Vanguardia. Pero no sé hasta qué punto pinta algo allí. En su blog de La Vanguardia leí un artículo contra Monseñor Rouco Valera que hace que me pregunte: ¿qué pinta este señor en la página de religión de La Vanguardia? Transcribo el artículo y ustedes opinan.

Familia. Lo que no dice Rouco

1. Heterosexuales, homosexuales, célibes, vírgenes, casados, viudos, separados, divorciados, parejas de hecho, uniones diversas, familias según el código civil, familias según el código canónico. Todos los seres humanos y sus opciones personales son respetables. Dignas de afecto y comprensión. Dignas de apoyo para que sus trayectorias vitales se basen en el amor y la libertad. Este planteamiento es plenamente humano y también forma parte de adn cristiano. El cristiano respeta y ama al otro sea quien sea, y sea cual sea su situación personal. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la larga y repetitiva homilía del cardenal Antonio María Rouco en la madrileña plaza de Colón.

2. Cada cual puede predicar su propuesta, en este caso, sobre la familia. Proponer es proponer. No ha de ser imposición. Ni ha de descalificar otras propuestas familiares o de relaciones personales. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la homilía del cardenal Rouco.

3. Homosexuales y heterosexuales viven como parejas de hecho, o están divorciados y se sienten cristianos. Son creyentes que intentan vivir según el Padrenuestro y las bienaventuranzas aunque no encuentran acogida en el aparato eclesiástico. Saben que la Iglesia es más que este aparato. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la homilía del cardenal Rouco.

4. Hay parejas de hecho o divorciados que viven con amor, comprensión y dispuestos a hacer los sacrificios precisos mientras hay matrimonios canónicos infernales. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la homilía del cardenal Rouco.

5. Y ¿hasta que punto la familia de Nazaret es una “familia cristiana” clásica y numerosa? José, María y Jesús configuran una familia formada por una pareja cuya relación es muy peculiar. Según algunos, con un único hijo aunque el Evangelio habla de los hermanos de Jesús. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la homilía del cardenal Rouco.

6. Vale la pena transcribir un texto de Mateo (12, 46-50). “Estaba Jesús hablando a la gente. Llegaron su madre y sus hermanos. Se quedaron fuera. Alguien pasó aviso a Jesús: Tu padre y tus hermanos están ahí fuera y quieren hablar contigo. Jesús contestó: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Señalando con la mano a sus discípulos, añadió: Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”. Pero ni una palabra en este sentido hubo en la homilía del cardenal Rouco.

Pro vida: un valor en alza en un panorama de crisis de referentes ideológicos.

Una de las evidencias de las elecciones catalanas ha sido la crisis de referentes ideológicos. La palma se la ha llevado el Partido socialista. En estos últimos años, el partido que nos ha gobernado, ha optado por la defensa de la igualdad y de ciertos derechos y por el desarrollo del estado de las autonomistas. Ambos temas han estado ausentes de su campaña electoral. Parecido se podría decir de la causa ecológica, hasta estas elecciones muy presente en casi todos los discursos electorales. A ningún partido se le ha ocurrido plantear a sus votantes la necesidad de destinar más fondo a financiar la lucha contra el cambio climático o a la protección de los animales.  Banderas pues que, a los pocos años de ser enarboladas, han tenido que recogerse a toda prisa sin encontrarse, de momento, un repuesto eficaz, ni siquiera a corto plazo.

La otra cara de la moneda es la defensa de la vida y los valores cristianos. Benedicto XVI cosechó los mejores aplausos en su estancia en Barcelona cuando habló de la defensa de la vida, tanto de los no nacidos como de los ancianos o enfermos. Es un discurso identitario de gran valor: positivo, concreto y muy entendible. No se escucharon en la opinión pública respuestas a ese planteamiento. Años atrás sí las hubo. Es una batalla que está empezando a ser ganada en el marco de las ideas. Después vendrá conseguir que configuren los modos de vida de los ciudadanos.  Un valor en alza que se nos ofrece en un momento en el que muchos grupos se han quedado sin referentes.

Curiosamente, los cristianos, hemos aceptado ser minoría amenazada y un tanto residual. Nos hemos hecho pequeños. Hemos enfatizado que la sociedad se ha vuelto impermeable a la vida y a la fe. Pero estos valores cristianos vuelven a estar de moda. Sobre la formación de las modas culturales podríamos hablar mucho. Me gustaría destacar la gran visión que han tenido los últimos Pontífices.

Juan Pablo II repitió siempre, de forma incansable y entusiasta, su defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte. Sabía ese santo pontífice que la opinión pública necesita un discurso claro y constante, repetido hasta la saciedad. Benedicto XVI ha enriquecido la marca al plantear muy en serio la lucha contra el relativismo moral y cultural. De Pablo VI hay que elogiar la Humanae vitae, un jalón vital en el discurso pro vida y cristiano.

La sociedad, a pesar de estar drogada por el consumismo y el relativismo, empieza a mirar con otros ojos el mensaje pro vida. Ha ello ha contribuido la fragmentación de la oferta informativa que nos ha traído la red, y que ya se está notando en otros medios de comunicación más tradicionales. Ahí estaría la irrupción, hasta ahora imparable, del grupo Intereconomía y su discurso pro vida. En Cataluña hay que seguir de cerca el giro ideológico de La Vangurardia y el lento caer de El Periódico, TV3 y ciertas emisoras de radio.

Observamos pues una clara crisis identitaria en algunos grupos cuya ideología ha sido, hasta ahora, la dominte. A nivel español conviene que nos fijemos en la deriva del grupo Prisa a la que pronto, me atrevo a ser profeta, seguirá Mediapro. Las crisis contables de esos medios han empezado por ser crisis ideológicas. Ayer mismo leí una entrevista en el Periódico de Cataluña a Peter Seevald, sobre el libro de entrevistas del Papa y, créanme, aquellas preguntas destilaban acidez, pero también evidenciaban un discurso muy acabado, incapaz de renovarse. Les dejo con una de esas preguntas que ilustra, me parece, esa crisis de la ideología hasta ahora dominante y el giro de la opinión pública:

“Cree que la Iglesia cambiará algún día su doctrina y admitirá el divorcio, los anticonceptivos y el sacerdocio femenino?

-Estas no so las preocupaciones de los católicos. Son preguntas de los medios de comunicación.

Carlos Palos Peñarroya

Intereconomía maniquea, los pro gays, moderados.

Intereconomía es maniquea y “se ha despojado de la postura dialogante o templada de los años 90, para profesar sin rubor una determinada ideología”. Así lo ve Fernando Tría de Bes, profesor asociado del Esade y especialista en innovación y creatividad, según se define a sí mismo, que no es poco narcisismo el suyo.

El artículo de Trías de Bes, publicado en el suplemento Dinero de La Vanguardia, no es del todo malo, pues viene a decir que ese canal de televisión de la era digital consigue muy buenas audiencias con 100 metros cuadrados de estudio.

Pero a reglón seguido empieza a cargar contra la supuesta ideología maniquea del grupo y allí Trías de Bes demuestra que no sabe de ideologías, o tal vez no está al día, y llega a afirmar que después de años de televisión analógica moderada ahora llega la ideológica. ¿Por qué piensa Trías que los canales analógicos han sido moderados? Lo piensa porque él vive en un contexto de ideología radical mayoritaria. Tan mayoritaria que no se oyen voces discordantes. Si Trías abriera un poco los ojos podría  criticar al Esade, del que vive, por organizar algo tan impotable como un congreso mundial de empresarios gays. Pero ya digo, en un contexto de disparate colectivo, muchos de sus integrantes se consideran sensatos y dialogantes. Ocurre como el rey que iba desnudo. Todos le adulaban, y pobre del que no lo hiciera. Tuvo que ser un niño el que proclamara la verdad.

Alguien nos tenía que decir que ya está bien de ecología, de cambio climático, de peste aviar, porcina, de gripe A. De enseñarnos tías desnudas o semidesnudas como si fueran diosas, de vender que los homosexuales son los tipos más simpáticos del panorama y los que creen en el matrimonio y la familia unos amargados. Ya está bien de presentar al Benedicto XVI como un viejo que vive del dogma y que solo sabe excomulgar. Ya está bien de piropear las nalgas desnudas y criticar a los que procuran vestir bien. Alguien tenía que decirlo y esta vez le ha correspondido a Intereconomía.

 Santi Ferreres Illa

La Vanguardia. Margot Kässmann es santa y quienes la critiquen por alcohólica, hipócritas.

Carlos Palos

Doble rasero en La Vanguardia. Para Rafael Poch, Margot Kässmann, la ex obispa luterana expulsada por alcohólica, es una estrella emergente. Para ella va un reportaje laudatorio en la Vanguardia del domingo 23 de mayo. Sirve de excusa para tantos loores una conferencia que dio la ex obispa. No duda Rafael Poch en señalar que gozó de asistencia multitudinaria, aunque no indica el número de asistentes ni acompaña foto alguna. Dice Poch que fue un mega acto ecuménico, en lo que demuestra el periodista que no sabe lo que es el ecumenismo. Desconoce que es un movimiento de acercamiento a los hermanos separados llevado a cabo de forma oficial por las jerarquías de las Iglesias.

Margot ya había sido ensalzada en otras ocasiones. El 25 de febrero se le entrevistó largamente en una entrevista de la Vanguardia en la que repasaba todos los temas de la iglesia católica. Tiene derecho a hacerlo, pues para muchos reporteros, ávidos en hurgar en los pecados de algunos sacerdotes católicos, nada más atractivo que una ex obispa luterana alcohólica que arremete contra las iglesias y alaba a la píldora anticonceptiva diciendo que es la puerta del amor.

Sobre el ateísmo catalán y sobre las manipulaciones de La Vanguardia.

Josep Miró i Ardévol hace bien en reaccionar contra el artículo aparecido en la Vanguardia sobre el creciente ateísmo catalán. Y éste diario hace bien en publicar la respuesta de Miró. En ocasiones el diario del Grupo Godó tiene buenos detalles, hasta parece que quiere emprender otra línea. Pero su línea es una de cal y cinco de arena. Las críticas a la Iglesia van en página impar, la que se ve mejor, o en doble página, o en triple, como ocurrió con aquel artículo que se pavoneaba del creciente ateísmo de la sociedad catalana. Otros malos artículos, como la entrevista al abad de Montserrat aparecía en doble página con foto principesca muy por encima de lo que podría tener un obispo unido a Roma.
Los buenos artículos, que también los hay, aparecen en página de la izquierda. Hace unos días publicaron un estupendo estudio que se titulaba: “a más sexo más contagio” en el que “destrozaba” los planteamientos de los defensores de la sociedad del preservativo al enumerar el crecimiento exponencial de las enfermedades de tipo sexual en Cataluña. Aparecía en página par, y sin más comentarios. A mi modo de ver es lo mejor que se ha publicado en La Vanguardia en el 2010. Otro artículo sobre la fundación Bofill en el que se analizaba el fracaso educativo de las familias progresistas también aparecía en la página de la izquierda. Por supuesto, la réplica de Miró también aparecía en la izquierda. Pero no nos desanimemos, la misma publicación del artículo de Miró no hubiera ocurrido de no existir esas corrientes de opinión en la red que se desvinculan de lo políticamente correcto, de los editoriales insulsos de la Vanguardia y de la moralina eclesial trasnochada de algunos sectores (véase abad Soler). Y es que quienes defendemos la familia estamos empezando a hacernos respetar.

Carlos Palos

Desde internet, una sonora bronca al Abad de Monsterrat

A propósito de la entrevista al Abad de Montserrat, aparecida en la Vanguardia, en la que se despachaba sobre el Estatud, el Aborto, y en la que valoraba la opinión de Bono sobre el aborto al tiempo que ignoraba al Papa, a la Conferencia episcopal y a la Tarraconensis, deseo aportar una serie de comentarios aparecidos en los foros de internet y que considero, en muchos aspectos, insuperables.

Vergonzoso (Jesús G)
Este señor es un ejemplo del relativismo. ¿Cómo es posible que personas así lleguen a ser abades?
Éste lo de la Ley Natural de lo pasa por el báculo, con perdón.

Gracias a Dios en la Iglesia hay muchos santos que compensan sobradamente la falta de santidad de otros y muchos monjes que con sus oraciones ruegan también por abades como estos.

 

Claridad ante la verdad. (Isabel W)
Es triste comprobar que aquellos que se deben mostrar abiertamente valientes en la defensa de la verdad andan jugando con tibiezas. Creo firmemente que el Abad de Montserrat, como pastor de almas que es, debe mostrar claridad meridiana: nuestra fe condena el aborto, no solo la Iglesia, el propio Jesucristo. Por lo tanto ¿por qué utilizar el lenguaje de la complacencia? Jesucristo hubiera sido claro, los que le seguimos debemos ser igual de claros. El mensaje es para toda la humanidad, incluyendo a los que no creen ¿a qué viene tánto respeto humano?
En el tema del nacionalismo, no podemos negar que Cristo nació en una tierra enferma por este tema ¿no?, y, ¿cuánto tiempo dedicó a hablar de la dominación opresora de Roma (que al parecer es como se sienten los nacionalistas catalanes perteneciendo a España)? Creo que solo dijo ´´al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios´´, y no dedicó un solo minuto más al tema (aunque seguro que más de un ´´intelectual´´ hará segundas lecturas o se inventará ´´la vida secreta de Cristo´´ cuanlquier día de éstos afirmando que luchó contra la dominación romana.
Feliz Navidad y Dios nos bendiga a todos.

 

Carmina burana o los libros empeñados en el Monte. (Ludovico)
Una persona con preparación no puede estar de acuerdo con el estatuto catalán. Con preparación intelectuakl y rectitud moral, por supuesto. No hablo nunca de política menor. Ni, por tanto, del dominio del césar. Sino de filosofía moral. El estatuto va contra tres derechos fundamentales, baluartes del iusnaturalismo: el derecho a la vida (negado por el Estatuto en su defensa del aborto libre), derecho a una muerte digna (contra la eutanasia defendida por el estatuto) y derecho a la educación (conculcada por el Estatuto con su abolición de la enseñanza en la lengua oficial materna). La ignorancia de los monjes montserratinos a este respecto es manifiesta. Ponen a Cataluña por encima del derecho natural, no digamos de la doctrina católica. Para conocer sus dislates teológicos basta con leer las ´´Cuestiones de vida cristiana´´ y las homilías del individuo, que aparecen en la web del monasterio. Es un ejercicio de lógica –pisoteada sin el menor rubor– que a veces vale la pena practicar para conocer su nivel. Con el añadido de que van de sabios por la vida. Ellos.

 

Lo de siempre. Nada nuevo..(fromspanya)
La cabra nacionalista siempre tira al monte nacionalista, antes que a su ordenación sacerdotal. En este caso, el monte se llama Monserrat.

 

Un buen capellán. (Hermenegildo)
Sin duda, un buen capellán del nacionalismo catalán descatólico.

 

Dábale arroz a la zorra el abad. (Ludovico)
Leemos bien. Más aún, hemos analizado y cribado las homilías del sujeto, puestas en examen sus expresiones teológicas vinculadas a la colegialidad episcopal y llegado a la conclusión de que su formación es francamente mejorable. Constituye una carencia de formación, por decirlo piadosamente, decir que se está en contra del aborto y alabar la postura socialista. ¿Votar en conciencia? ¿Si un socialista vota en conciencia como Bono y vota sí, no es estar de acuerdo con Bono? Le falta al monje horas de estudio, que le faculten para entender que la conciencia debe estar rectamente formada y que el aborto va contra el derecho natural. Es ¿necio? hablar de mal menor o de legislar allende la moral a propósito del asesinato in utero. Y ofende a la inteligencia cuando dice suscribir el editorial, sabiendo que se defiende un Estatuto condenado en muchos aspectos por el episcopado catalán, aunque luego algún obispo despistado parezca haberse olvidado. No es de derecho natural –nescit quid sit–, ni de religión de lo que habla y pondera el abad, sino de Cataluña, la suya, por supuesto. No la de quienes la levantamos con nuestro trabajo y nuestros codos cada mañana.

 

La libertad es para usar. (Sueiro)
Con razón censura la Iglesia el pensamiento único de la sociedad civil, pero la pierde enterita al espantarse de que dentro de ella se piense libremente sobre asuntos discutibles.

La Vanguardia, sin rumbo ni esperanza, se decanta por Chávez.

Es difícil defender a Chávez, pero el suplemento “culturas” de La Vanguardia lo hace al definirlo como “el primer icono pop de Venezuela, un líder de dimensión mediática universal”, un personaje que “ha sabido ejercer como nadie su vocación de ‘showman’, con una dimensión mediática que ningún líder mundial ha podido obtener. Una voz de “galán de telenovelas” provisto de una “impresionante capacidad para la improvisación”; “un narrador de primera magnitud”, “capaz de rebajar el lenguaje, de acercarlo al pueblo”.

Ya en el interior del artículo, y para que no parezca falto de objetividad, se esbozan algunas críticas, como su mesianismo y su estrategia de apropiación de símbolos.

Hay que seguir “deconstruyendo” al periódico barcelonés (según terminología de ‘culturas’) para percibir su pseudoilustración relativista, su pertenencia a una secta superior, a una especie de “iluminati” que odian a los líderes religiosos católicos, pero adoran a los Dar Braun, Saramago, Woody Allen, Almodóvar, Almenábar, Gandhi, Luther King, Hans Kung e incluso  Obama, a quienes dedican extensos reportajes desprovistos de crítica.

La Vanguardia parece hija de la Ilustración, pero no lo es, pues los discípulos de Voltaire acudían a la razón para intentar forjar un mundo perfecto y el diario barcelonés ya no cree en la razón, ni en la verdad ni en el bien. Sí cree en el mito y en el esoterismo, en el Dalai Lama, en Casaldáliga y en Ernesto Cardenal, pero rechaza el oscurantismo de la moral tradicional.

Chávez no es el icono preferido de La Vanguardia, pero es de izquierdas y es raro, siniestro, y eso es suficiente para que despierte sus simpatías.

Lo peor de estos relativistas, de estos apóstoles de lo raro, de lo tarado, es su falta de esperanza. Viven atenazados por la convicción de que no es posible contribuir a un mundo más bueno. Por eso no analizan si un personaje es bueno o malo, justo o injusto, sincero o mentiroso. Esas categorías deben ser olvidadas y sustituidas por lo útil, lo mediático o por aquello que suene a ilustrado. Viven desesperanzados y solamente les divierte elogiar a los esperpentos, a esos personajes que, como ellos, ya perdieron la esperanza de ser buenos y solo juegan a ser buenistas, mediáticos u originales. Presumen de grandes conocimientos pero son pobres porque, como dice Benedicto XVI, la peor pobreza es la falta de esperanza.

Carlos Palos

Cataluña: ¿por qué algunos no desean que la Iglesia tenga rostro amable?

por Santi Ferreres

Oriol Domingo, de las páginas de Religión de La Vanguardia, es el prototipo de la Cataluña clerical enrocada consigo misma y sus problemáticas de sacristía y política eclesial, con referentes positivos en Casaldálida, Tarancón y Juan XXIII, y referentes negativos en el cardenal de Madrid y en la COPE de Losantos. Continue reading ‘Cataluña: ¿por qué algunos no desean que la Iglesia tenga rostro amable?’

En Cataluña se nos oye poco

Carlos Palos Peñarroya

Ante la gran manifestación del 17 de octubre en Madrid nos preguntábamos qué papel puede jugar Cataluña. Ciertamente, son numerosas las personas que asistirán y numerosas las llamadas desde los distintos foros pro vida. Pero esos medios son menos poderosos que los que existen en Madrid y la voz de los que defienden la vida y la familia, y en general los valores cristianos, no se deja sentir con la suficiente fuerza.

Hace poco se leía en una de las editoriales de Forum Libertas que “la Iglesia en Cataluña, con las excepciones que se quieran, carece de la voluntad de abandonar sus recintos y tener el valor de salir a la calle a proclamar la Buena Nueva”.

Afirmación audaz, sin duda, que bien puede ponerse en consonancia con las palabras que pronunció  Benedicto XVI el pasado 25 de enero: “Debemos preguntarnos nosotros cristianos: ¿no nos hemos vuelto demasiado mudos?, ¿no nos falta quizá el valor de hablar y de testimoniar? El mundo tiene necesidad de este testimonio”.

Nos falta el valor de hablar y en ocasiones tampoco tenemos mucho que decir. Podemos añadir, para terminar de complicar el problema, que nos faltan micrófonos. Mi experiencia es que ciertas cartas o artículos no son bien recibidos en la mayor parte de los medios. Si hablo del estado de las calles o del recalentamiento del planeta recibo palmaditas en la espalda, incluso parezco un rebelde. Si hablo del aborto o de la pornografía o de la manipulación de la publicidad, ya no encuentro fácil consenso y me arriesgo a ser tachado de reaccionario.

Otro problema es encontrar el lenguaje apropiado, Continue reading ‘En Cataluña se nos oye poco’