Tag Archive for 'Miró i Ardevol'

25 febrero, 25 de marzo y 26 marzo: tres citas imprescindibles en defensa de la vida y la familia.

Viernes 25 febrero (y 25 de marzo), 20:30 horas. Concentración 25 V. Calle Viladomat 158, esquina calle Aragón, a las 20:30 de la noche.

Sábado 26 de marzo, 12 horas. Manifestación en Madrid. De Cibeles a Puerta del Sol. Aspira a ser el acto central del Día Internacional de la Vida en España.

Sábado 26 de marzo, Barcelona, en Avenida Gaudi frente a Sagrada Familia como en el resto de concentraciones de las demás ciudades.

Domingo 27 marzo, 17 horas. Sagrada Familia de Barcelona. Acto central  del día mundial de la vida en Cataluña.

Comentario: Son tres encuentros en defensa de la vida que suponen tres apuestas diferentes y complementarias.

La concentración 25 V reúne a un grupo de esforzados defensores de la vida que se sitúan ante una clínica abortista para rezar el rosario. Hace frío, es de noche, el lugar feo, hay que estar mes a mes y, además, el acto no encuentra, de momento, todo el reflejo que merecería en los medios de comunicación. Pero es una respuesta adecuada, tozuda y un tanto numantina ante un mal que amenaza con desestabilizar la entera sociedad y al que no venceremos con dos pancartas paseadas un domingo apacible.

Hay que felicitar a Efrén Pablos, de la Asociación Cruz de San Andrés, a los responsables de Hazteoír en Cataluña, a Mossén Pagés, encargado de la pastoral de sordomudos, a Derecho a Vivir de Barcelona, que gracias a los trabajos de Tania Fernández, encuentra un espacio concurridísimo en facebook, al partido Familia y Vida y a unos cuantos tenaces que amenazan con repetir y repetir la concentración hasta el final de sus días. Un acto que tiene réplica en casi todas las ciudades españolas y en otras muchas del planeta. Una apuesta muy interesante, de la que tenemos que seguir hablando.

El acto de Madrid ha sido convocado de manera unitaria por las distintas plataformas con peso en la capital de España. No dudamos que será un éxito: Madrid cuenta con un núcleo duro de buenos cristianos que acuden disciplinadamente a las convocatorias callejeras, de manera que la calle, en Madrid, tiene un claro sabor cristiano. El ambiente festivo y positivo de las últimas concentraciones y la respuesta entusiasta del público ha facilitado que el movimiento en defensa de la vida tenga una cara cada vez más amable en todo el territorio. Enric Juliana, responsable de La Vanguardia en Madrid, ha sabido captar la proyección de este movimiento ciudadano en crónicas inolvidables. Gracias a Juliana, el rotativo barcelonés, sin dejar de ser esa amalgama de tendencias que le caracteriza, está sabiendo describir el alcance de la actuación de los buenos discípulos de Benedicto XVI.

También tenemos que felicitarnos efusivamente por el acto de la Sagrada Familia, convocado por la diócesis de Barcelona y las asociaciones que integran el Pacto por la Vida i la Dignidad, encabezado por Miró i Ardévol, auténtico catalizador de la conciencia cristiana en Cataluña en los últimos años, en su vertiente moderna y laical, profesional, más allá de aires excesivamente nacionalistas y postconciliares que ya empiezan a ser historia. Cinco meses después de la visita del Romano Pontífice, el templo se encamina a ser un gran referente en favor de la familia.

Se podría argumentar que tiene poco mérito reunir 6000 personas en la Sagrada Familia. De acuerdo, el mérito es de Antoni Gaudí. Pero ¿quién era Gaudí sino un genio nacido de un corazón cristiano lleno de amor a la familia humana y a la Sagrada Familia de Natzaret? Barcelona y Cataluña empiezan a dar una respuesta unitaria y entusiasta a favor de la familia después de un largo período de zozobras. La razón habrá que buscarla en diversos factores entre los que se encuentra, además del “embrujo Gaudí”, el reciente viaje Benedicto XVI a Barcelona y la creciente unidad de los obispos catalanes en torno al Papa y en torno a un proyecto reevangelizador de la sociedad.

En fin, ahora que Cameron anuncia que desea devolver el protagonismo de la sociedad en la prestación de servicios, algunos sectores de nuestra sociedad parecen maduros. Cae el Estado y llega una nueva responsabilización de la ciudadanía, que despestará de su letargo, asumirá tareas solidarias, y conseguirá que cada vida sea una vida con mayúsculas, digna de ser vivida y digna de ser transmitida.

Carlos Palos

10 años de e-cristians: en la linea de los grandes de la historia catalana

En su reciente visita a Barcelona el Papa soñaba con la vuelta al escenario catalán de grandes figuras de la historia de Cataluña, cristianos de la altura de los Ramón Llull, Vedaguer, Gaudí.

E-cristians, recién cumplido sus diez años, ha enriquecido el panorama cultural y mediático catalán con una apuesta al estilo de los grandes forjadores de Cataluña. La actuación de Josep Miró i Ardèvol y sus colaboradores se ha enmarcado en una línea de gran altura intelectual, como se aprecia en “forumlibertas”, el diario digital de la organización, capaz incorporar el adn cien por cien catalán y ser universal al mismo tiempo. Capaz de transparentar un estilo que no es el de Madrid, generalmente más agresivo en sus maneras, al gusto de la capital de España pero más difícil de digerir por estos entornos.

No es el momento de realizar un elenco de los buenos colaboradores que, como Fransec Torralba, han sido capaces de encuadrar los distintos desafíos sociales en sus correctas raíces filosóficas y sociales. También ha sido capas de incorporar a figuras venidas de lejos, como Mercedes Aroz.

La organización ha sido capaz de ofrecer una muy buena respuesta cristiana ante la opinión pública, descargando a los obispos de una responsabilidad mediática que no siempre les corresponde, y que sí deben abordar un conjunto de profesionales preparados en los distintos ámbitos de la vida pública.

La buena labor de esta organización ha permitido una respuesta rápida y creativa, valga el ejemplo de los carteles colocados en los autobuses de Barcelona que daban cumplida respuesta a los “autobuses ateos”.

Piensan algunos que e-cristians ha sido excesivamente nacionalista. Yo también me he encontrado con quienes opinan lo contrario. En cualquier caso es evidente que cualquier cristiano tiene derecho a opinar como crea conveniente en la mayoría de las cuestiones políticas. Es parte del adn cristiano. Y viva la libertad. En otros puntos, como el que aborda otro colaborador del blog, podemos no estar de acuerdo con la postura de e-cristians, e incluso paracernos un tanto aguada, pero no por eso habría que poner en tela de juicio su gran trayectoria en estos diez años.

Carlos Palos

Sobre el ateísmo catalán y sobre las manipulaciones de La Vanguardia.

Josep Miró i Ardévol hace bien en reaccionar contra el artículo aparecido en la Vanguardia sobre el creciente ateísmo catalán. Y éste diario hace bien en publicar la respuesta de Miró. En ocasiones el diario del Grupo Godó tiene buenos detalles, hasta parece que quiere emprender otra línea. Pero su línea es una de cal y cinco de arena. Las críticas a la Iglesia van en página impar, la que se ve mejor, o en doble página, o en triple, como ocurrió con aquel artículo que se pavoneaba del creciente ateísmo de la sociedad catalana. Otros malos artículos, como la entrevista al abad de Montserrat aparecía en doble página con foto principesca muy por encima de lo que podría tener un obispo unido a Roma.
Los buenos artículos, que también los hay, aparecen en página de la izquierda. Hace unos días publicaron un estupendo estudio que se titulaba: “a más sexo más contagio” en el que “destrozaba” los planteamientos de los defensores de la sociedad del preservativo al enumerar el crecimiento exponencial de las enfermedades de tipo sexual en Cataluña. Aparecía en página par, y sin más comentarios. A mi modo de ver es lo mejor que se ha publicado en La Vanguardia en el 2010. Otro artículo sobre la fundación Bofill en el que se analizaba el fracaso educativo de las familias progresistas también aparecía en la página de la izquierda. Por supuesto, la réplica de Miró también aparecía en la izquierda. Pero no nos desanimemos, la misma publicación del artículo de Miró no hubiera ocurrido de no existir esas corrientes de opinión en la red que se desvinculan de lo políticamente correcto, de los editoriales insulsos de la Vanguardia y de la moralina eclesial trasnochada de algunos sectores (véase abad Soler). Y es que quienes defendemos la familia estamos empezando a hacernos respetar.

Carlos Palos

Empitonar con Intereconomía

 

Hace unos meses aparecía en Catalunya pro vida un artículo titulado: “nos queda Intereconomía”. Con la irrupción en escena de “La Gaceta”, Intereconomía, logra un posicionamiento muy interesante en el panorama mediático y podrá seguir dando batalla en ese sombrío y decrépito panorama informativo, político y social. Porque en una batalla estamos, y dura, y por si lo dudan, observen los generosísimos artículos que casi toda la prensa dedica a Dan Brown, a Saramago y a Almenávar, tres enemigos acérrimos de todo lo que huela a católico.

Los defensores de la vida y la familia tenemos en Intereconomía una referencia casi imprescindible. Ese grupo de comunicación, tal vez para algunos demasiado pepero, está demostrando una gran capacidad para indagar en los bajos fondos de las mafias abortistas y de la partitocracia.

No son los únicos que trabajan en esa dirección ni es la suya la única línea posible. Gracias a Dios, la variedad es posible y necesaria, y si bien es importante sumar esfuerzos también es importante que nadie se empeñe en que vayamos siempre cogiditos de la mano.

Como dijo aquel avezado estratega jordano, todos vamos al mismo lugar, pero por caminos diferentes. Le estaban proponiendo que deshiciera su ejército para integrarlo en otro que sería la suma de todos y tendría mando único, pero él intuyó que, con frecuencia, al querer sumar, se pierden ciertas marcas de la casa, de vital importancia para que se entiendan los integrantes del grupo.

Hay pues numerosos estilos y estrategias, casi todos ellos muy válidos. Y esperemos que surjan más, para que cada cual pueda elegir el suyo.

A mí me gustan todos los estilos, siempre que tengan claros los valores fundamentales y que jueguen limpio. No se pueden abolir las leyes para derrotar al demonio, pues si en el último momento se volviera contra nosotros, no encontraríamos ninguna ley capaz de apararnos y protegernos.

Me gusta la brega implacable, pero limpia. Astuta, pero no mentirosa. Y como digo, me hacer lo posible para que todos sumen. Me encanta, por ejemplo, leer al sesudo Miró i Ardévol cuando nos pone en guardia frente a la que él llama sociedad de la desvinculación y cuando lucha por movilizar a la adormecida sociedad catalana.  Me gusta el estilo panfletario y de denuncia de las campañas de de Hazte oír. Me gusta el luchador Jesús Poveda, que se presta a recibir todo tipo de palizas ante las clínicas abortistas al tiempo que hace apostolado con el jefe de la comisaría en que está detenido.  Me gusta el valiente Aquilino Polaino, capaz de explicarles con peros y señales las patologías de la homosexualidad a los ilustres senadores y me gusta el discurso tomista, perfecto y elegante de Benigno Blanco. Pero no puedo menos que alegrarme al captar esa chispa con que nos obsequia Juan Manuel de Prada o al oír por la radio las confidencias de las tardes de Cristina. En fin, si tengo que poner a uno en la cumbre coloco sin duda a Benedicto XVI, que recuerda a un tiempo a Tomás de Aquino y Agustín de Hipona, y que aúna en su pensamiento el rigor doctrinal de Trento y la apertura al mundo de Vaticano II y es capaz de encandilar a lefebrianos y anglicanos.

En fin, me gustan muchos, me gustan todos los que luchan y lo hacen con la cabeza y con el corazón, me gustan casi todos estos santos personajes que pelean contra el lado oscuro. No me sobra casi ninguno. Pero hoy, por la valentía de ser capaces de lanzarse a la aventura de sacar un periódico en toda la regla, deseaba rendir especial homenaje a los artífices de Intereconomía, que en alusión a su logotipo, nos permitirán tomar la realidad por los cuernos.

 

Santi Ferreres / Carlos Palos