Siete Razones*

Siete

1. “Es mi cuerpo, yo decido” → el que el feto esté dentro del cuerpo de la madre no significa que sea parte de él. Es más, desde que el óvulo fecundado anida en el útero, es el niño gestante quien dirige los procesos biológicos del cuerpo de la madre, y no viceversa.

2. “Hasta la 10ª semana de embarazo no puede realmente afirmarse que lo que vaya a salir sea realmente un ser humano” → desde el momento de la fecundación (antes incluso de la anidación en el útero) el cigoto está configurado por una cadena de ADN humana.

3. “Si la mujer está convencida de que el feto no es una persona, no puedes inmiscuirte.” → Dejemos decidir entonces a los tribunales islámicos si pueden o no lapidar en la plaza del pueblo a mujeres adúlteras enterradas hasta la cintura, o cortarles los genitales a los homosexuales, o las manos a los ladrones. Es su cultura y son sus convicciones, que decidan ellos.

4. “No puedes obligar a una mujer que ha sufrido una violación y se ha quedado embarazada a tener el hijo.” → ¿Es acaso el hijo culpable de la violación? Si permites el asesinato del hijo ¿te opones entonces a que el violador, único culpable, sea ejecutado?

5. “El aborto es una conquista de la mujer.” → El aborto constituye el mayor ataque a la dignidad de la mujer, que se convierte en un pelele en manos de la industria abortista, una verdadera máquina de hacer dinero.

6. “Yo no creo que el cigoto sea un ser humano.” → No es cuestión de creer o no creer. La ciencia médica dice que desde el momento de la fecundación existe un ser humano. (Nótese que quienes reniegan de la ciencia en este caso suelen atacar la fe religiosa como una creencia absurda. ¿Es más absurdo negar la ciencia en favor de la creencia, o creer donde no llega la ciencia?)

7. “Si el feto tiene deficiencias, es mejor abortarlo, así no llevará una vida miserable.” → No sabes qué tipo de vida llevan los enfermos mentales o los disminuidos físicos. Mata entonces a todos aquellos que estén en una silla de ruedas como consecuencia de un accidente, a los que están en coma, a quienes sufren un cáncer incurable…¡A Stephen Hawking, el físico más grande desde Einstein!

*Extraído de la Asociación Mueve-te de España.

0 Respuestas a “Siete Razones*”


  1. Ningún Comentario

Añade un Comentario