Archivo de Etiquetas de 'Derecho a Vivir Peru'

Para los buenos, para esos pocos… para Voluntarios

El sábado 27 de marzo de 2010 a las 10:00 a.m. es la Marcha por la Vida, nuestra marcha, la de todos. Actividades como ésta no se hacen de la noche a la mañana, requieren tiempo, organización, y gente; gente convencida y comprometida, gente que está dispuesta a dar sin esperara algo a cambio, gente que se se mueve por convicciones y no por intereses; gente firme, gente valiosa, gente selecta… Voluntarios.

El sábado 13 de Marzo de 2010, a las 4:00 p.m. (HORA EXACTA) en el local de CEPROFARENA (General Suarez 259 – Miraflores, aproximadamente a 4 cuadras del Parque Kennedy), se llevará a cabo una reunión para todos aquellos que quieran participar como Voluntarios en esta Marcha. Esta reunión está abierta a todas las personas que quiera apoyar:

- Como miembros de orden
- Como anfitriones
- Repartiendo material
- Cargando pancartas

Voluntarios

Esta invitación no es para todos, no todos pueden. Se busca un tipo de personas muy difíciles de encontrar, hechas de un material extraño, que -según dicen- ha desaparecido, que ha muerto y no existe más. Muchos andan como zombies, sombras de lo que pudieron ser, preocupados por ellos y por nadie más. Estas personas no. Están vivas, y hablan con sus acciones, y hay gente dispuesta a seguirlas… pero parece que se han extinto, y hoy no hay más que masas que vagan sin rumbo.

Están muertas y conozco al asesino… me atacó, y creí que era mi fin. Se llama miedo, miedo a nadar contracorriente, miedo a ser diferente, miedo a cuestionar lo incuestionable, miedo a levantar la cabeza, miedo al qué dirán. Se dice llamar sensatez, pues en estos tiempos uno tiene que velar por sí mismo y por nadie más: sus estudios, su carrera, sus aspiraciones, sus metas; y en esta lista no hay lugar para otros, y menos aún si son pequeños, indefensos y poco rentables. Se llama vergüenza, porque claro, da vergüenza ser tildado de radical, de fundamentalista, de cucufato, aún cuando uno no lo es; pero claro, pesa más lo que piensan y dicen los demás, esos que creen que tienen el camino libre para hacer lo que les plazca, porque parece que esa raza extraña de hombres no existe más.

No es así. No puede serlo. Creo estar hecho de ese material extraño, y el miedo no puede ser más que yo. Es sensato pensar en mi futuro, pero ese futuro dependerá de lo que haga HOY. No me gusta que me tilden de radical, de cucufato o de fundamentalista, pero no me importa, porque me pueden decir lo que quieran, LO QUE QUIERAN, pero nunca, nunca HOMICIDA. No digo que un no-voluntario sea un homicida, para nada, pero un Voluntario con menos razón lo puede ser, pues no deja lugar a la duda: sus acciones -y omisiones- reflejan lo que es… está contra el aborto, y no actúa como si estuviera a favor. Defiende por sí mismo la vida, y no espera a que otros lo hagan por él.

Si aún hay gente hecha de este material extraño, contamos con su presencia el día 13, y sobre todo, el 27. Nadie nos va a agradecer, pues aquellos por quienes luchamos aún no saben lo que hacemos. Este no es un espacio para figurar ni para promociones personales, es un espacio para ACTUAR. Llegó la hora… ¡Voluntarios!

Daniel Torres Cox

Co-Coordinador de Voluntarios

Marcha por la Vida Lima 2010

¿Por qué yo?

Estamos a casi un mes de la Marcha por la Vida convocada para el 27 de marzo en Perú, y a semana y media de la concentración convocada para el 7 de marzo frente a la embajada de España en Perú. Dediquémosle algunas líneas a este último evento.

¿Por qué yo, peruano, debo solidarizarme con el pueblo español? ¿Por qué yo, peruano, debo mostrar mi apoyo a una manifestación que tendrá lugar a miles de kilómetros de mi país? ¿No basta acaso con ir a mi propia marcha, la del Perú? ¿Acaso le debo algo a los españoles que organizan la marcha del 7 de marzo?

Todas estas preguntas estas preguntas están mal formuladas. El manifestarse el 7 de marzo no pasa por ser o no español, ni por brindar nuestro apoyo a un país extranjero; pasa por ser PERSONA, por unirnos a todos aquellos que defienden la vida en el mundo, y -sobre todo- por ser presencia y voz de todos aquellos que no tienen voz.

En España, cuentan con nosotros, cierto, pero sobre todo, en Perú: nuestras familias, nuestros amigos, y sobre todo, las generaciones que habrán de venir. Especialmente a éstas ¿Qué legado les dejaremos? No sé cuál será el desenlace final de esta serie de eventos, pero yo, cuando me pregunten, espero poder decir que cuando tuve la oportunidad, luché por hacer del Perú y del mundo, un lugar mejor.

Esto es lo que debe entender el gobierno

Esto es lo que debe entender el gobierno (Ver video).

Que se sienta tu presencia, que se escuche tu voz…

“Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.”

- Edmund Burke

Inocente

De nada sirve tener ideas para mejorar el mundo si las guardamos para nuestros adentros. De nada sirve concebir grandes proyectos si nunca los ponemos en práctica. De nada sirve tener intenciones nobles si dejamos de actuar conforme a éstas. La defensa de la vida no es la excepción. Quienes defendemos la vida tenemos que actuar. ¿Por qué? Precisamente porque aquellos a quienes defendemos, no pueden hacerlo.

Estar convencidos de que la vida humana empieza con la concepción, deriva necesariamente en la certeza que el aborto MATA a un ser humano. Nos hierve la sangre cuando llega a nuestros oídos un caso de violación sexual, nos indignamos cuando se habla de explotación infantil, sentimos el deber de solidarizarnos frente a aquellos que mueren víctimas de un desastre natural; y cuando se anuncia que desde el Estado se va a promover la matanza de inocentes… ¿qué hacemos?

En estos asuntos no hay términos medios: ACTÚAS a favor, o ACTÚAS en contra. Si se anuncia desde el Congreso (o desde el seno de alguna ONG) la intención de legalizar el aborto, y permanecemos callados, ¿a quién beneficiamos? Quienes promueven una cultura de la muerte no descansan… ¿podemos permitírnoslo nosotros?

La defensa de la vida no pasa por adoptar una posición extrema o ser radical, pasa simplemente por ser PERSONA; y quien defiende la vida no se ampara exclusivamente en convicciones religiosas, políticas o de otra índole, sino que responde a una tendencia íntima y fundamental de todo ser humano: defender nuestra especie.

Defendamos nuestra especie. Actuemos. Manos a la obra.