Comentario jurisprudencial a la Sentencia del Tribunal Europeo sobre definición del embrión como ser humano a partir de la fecundación

Primero transcribimos el texto literal en lo que al DERECHO A LA VIDA concierne:

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Gran Sala), de 18 de octubre de 2011

«Directiva 98/44/CE – Artículo 6, apartado 2, letra c) – Protección jurídica de las invenciones biotecnológicas – Obtención de células progenitoras a partir de células madre embrionarias humanas – Patentabilidad – Exclusión de la “utilización de embriones humanos con fines industriales o comerciales” – Conceptos de “embrión humano” y de “utilización con fines industriales o comerciales”»

En el asunto C‑34/10, que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Bundesgerichtshof (Alemania), mediante resolución de 17 de diciembre de 2009, recibida en el Tribunal de Justicia el 21 de enero de 2010, en el procedimiento entre Oliver Brüstle y Greenpeace eV.

Contesta a las cuestiones prejudiciales planteadas por la parte recurrente, en lo que al derecho a la Vida atañe, lo siguiente:–33 Constituye un «embrión humano» en el sentido del artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación, todo óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis. 35 De este modo, todo óvulo humano, a partir de la fecundación, deberá considerarse un «embrión humano» en el sentido y a los efectos de la aplicación del artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva, habida cuenta de que la fecundación puede iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano.

En virtud de todo lo expuesto, el Tribunal de Justicia (Gran Sala) DECLARA:

1) El artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva 98/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 1998, relativa a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas, debe interpretarse en el sentido de que:

– Constituye un «embrión humano» todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación, todo óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis.

(La Directiva 98/44 de la Comunidad Europea, excluyó la patentabilidad de las invenciones en los casos recogidos en su artículo 6, que literalmente dice así:
1. Quedarán excluidas de la patentabilidad las invenciones cuya explotación comercial sea contraria al orden público o a la moralidad, no pudiéndose considerar como tal la explotación de una invención por el mero hecho de que este´ prohibida por una disposición legal o reglamentaria.
2. En virtud de lo dispuesto en el apartado 1, se considerarán no patentables, en particular:
a) los procedimientos de clonación de seres humanos;
b) los procedimientos de modificación de la identidad
genética germinal del ser humano;
c) las utilizaciones de embriones humanos con fines
industriales o comerciales).

Lo que hace la Sentencia del Tribunal Europeo es calificar y definir de manera importante y trascendente el concepto del embrión humano  ya recogido en la anterior Directiva nº 98/44/CE, de la siguiente manera:

“CONSTITUYE EMBRIÓN HUMANO TODO ÓVULO HUMANO A PARTIR DEL ESTADO DE LA FECUNDACIÓN”.

Con esta calificación del Tribunal europeista, se confirma y ratifica el criterio ya expresado por nuestro Tribunal Constitucional en su Sentencia 53/1985, que reconoció el derecho a la vida del “Nasciturus” desde el momento de la gestación.

Es un grán y relevante paso hacia adelante en la defensa del derecho a la vida del CLARAMENTE DEFINIDO COMO SER HUMANO desde el momento de la FECUNDACIÓN o Concepción; es decir del Niño Concebido o Nasciturus, a nivel Europeo.

La última Sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional que resuelve el recurso de inconstitucionalidad contra la ley de Reproducción Asistida y por lo tanto se refiere a los embriones, es la nº 22/1/1997. En la misma se establece ante la alegada infracción de vulneración de la reserva de ley establecida en el artículo 53,1 de la Constitución española por el inciso final de la ley 42/1988: “Toda actuación sobre el embrión o feto vivo en el útero, será de caracter diagnóstico, terapeútico, de conformidad con las disposiciones normativas vigentes”. El TC en su fundamento jurídico 12 declara “ante el evidente deficit de precisión en el concepto del embrión o feto vivo”, la frase “disposición normativa vigente” se refiere al artículo 417 bis del código penal (despenalizador del aborto, y por lo tanto los 3 supuestos que despenalizadores que contempla). Resolviendo: a) Declarar que el inciso «o de conformidad con las disposiciones normativas vigentes» de su art. 5.1 (ley 42/88 de reproducción asistida) sólo es constitucional interpretado en los términos contenidos en el fundamento jurídico 12 (que se ha explicado).

¿Que incidencia tiene en nuestra jurisprudencia y Constitución la Sentencia Europea?. Opino que abre una puerta importante al reconocimiento de derechos al embrion como ser humano a partir de la fecundación, porque a quien antes se denominaba en España con el término “embrión o feto vivo” reconociendo un deficit de precisión el TC en el concepto; a partir de ahora y de la Sentencia de la Comunidad Europea que ya  resuelve dicha laguna legal y conceptual,  resulta obligado definirlo como” ser humano desde la fecundación”, y por lo tanto es titular del Derecho a la Vida desde ese mismo instante (quedando obsoleta y falta de contenido la anterior remisión del TC a los supuestos despenalizadores del aborto recogidos en el artículo 417 bis del código penal). Lo que debe de aplicarse de manera obligada en la promulgación de las leyes que a partir de este momento se dicten en España, porque como nos recuerda la propia Sentencia del Tribunal Constitucional 53/1985, la vida es el primero y esencial de los derechos del ser humano, sin el cual no existirian todos los demás.

CONCLUSIÓN (independientemente de que estoy en contra del aborto en todos los supuestos):

LA VIDA es el primer derecho que se debe de respetar en todas las legislaciones europeas (y con caracter extensivo al resto de las naciones que han firmado los Convenios Internacionales reconociendo derechos al Niño en gestación), desde la fase embrionaria del Nasciturus. Únicamente cabe ponderar y permite a la madre plantearse la práctica del aborto, en el caso de que exista real y acreditado riesgo grave para la vida de la madre (la Iglesia en este caso tambien deja la decisión y libertad de elección a la madre).