Volver a la Ley del 85. Sigue el negocio

Año Número de abortos en Andalucía Incremento porcentual
2010 21.121 2,81%
2009 20.543 -0,15%
2008 20.574 1,06%
2007 20.358 9,56%
2006 18.581 5,08%
2005 17.683  
Total 118.860  

Fuente: Estadística sobre intervención voluntaria del Embarazo. Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad.

¿Qué supondría la vuelta a la legislación del 85?

Nadie puede estimar cuántas vidas se salvarían si se vuelve a una ley que despenaliza el aborto en ciertos supuestos, similar a la del 85. Empecemos a sacar cifras: el 98,16% de los abortos que se realizaron en España en 2010 se realizaron en clínicas privadas. Estos “centros sanitarios” han acabado en el período de 2005 a 2010 con la vida de 118.860 niños en Andalucía, según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad. Los andaluces vivimos en la tercera Comunidad Autónoma en cuanto a número de clínicas acreditadas para la práctica del aborto: diecinueve. Sólo uno de ellos es un centro público. Esto quiere decir que existen dieciocho clínicas abortistas que han facturado entre 82,3 y 102,8 millones de euros en el periodo comprendido entre los años 1999 y 2008. Teniendo en cuenta que algunas de esas clínicas pertenecen al mismo dueño, unos pocos se enriquecen de la muerte de miles de niños. ¿Qué habría sucedido si la Junta de Andalucía hubiese invertido ese dinero en ayudas sociales?

Volvemos a las cifras. La vuelta a la Ley del 85, de lo que ahora se habla mucho, supondría acabar con la consideración legal del aborto como un derecho, eliminar el macabro plan de educación sexual que contempla la Ley, cuidar de las menores, defender que un feto de 14 semanas está vivo y otros muchos matices. Pero lo único que podemos saber con cifras es que la vuelta a la legislación del 85, sin más, sin atender las exigencias de la sentencia del Tribunal Constitucional, que haría hoy inconstitucionales los supuestos de riesgo para la salud de la madre y el aborto eugenésico, no cambiaría las cosas en cuanto a número de niños muertos en Andalucía, que hoy se cuentan por cientos de miles. Una legislación que despenaliza el aborto o que lo considera como un derecho como las que hemos sufrido hasta el momento en España no reduciría el número de niños muertos y muy probablemente este número crecería en una proporción variable, como ha sucedido hasta ahora. En 2010, año en el que durante los primeros seis meses sufríamos la legislación del 85 y la actual Ley entra en vigor el 5 de julio, se ha acabado con la vida de 21.121 bebés por causa del aborto en Andalucía. En 2009 murieron 20.543, 2008 y 2007, 20.574 y 20.358 respectivamente. Los datos del aborto se recogen por medio de un registro voluntario que declaran esos centros, en su gran mayoría privados, que se lucran con el aborto. ¿Son fiables? ¿Quieren las empresas aborteras declarar el número de abortos reales en Andalucía? Hemos de confiar en su buena voluntad hasta que exista un sistema que nos permita contabilizar las facturas que llegan a la Junta de Andalucía y que en estas se controle el número de “intervenciones” reales que estamos pagando entre todos los andaluces. Nadie puede decir cuántos niños se salvarían si volviésemos a la legislación del 85, sólo podemos hablar de los cientos de miles que ya han muerto. ¿A quién le interesa que este negocio siga adelante?