De salud sexual y reproductiva mediante llamada anónima y gratuita

Salud sexual y reproductiva, así llaman al acto de violencia, contra la mujer, y contra el hijo de sus entrañas.
Si es salud, ¿porqué, tan encubierta, la marera de ofrecerla?
Me llama la atención, la tarjeta que he cogido del mostrador del Centro de Salud, de un pueblo de la Sierra de Córdoba, de apenas 3.500 habitantes.

La tarjeta, que publica un número de teléfono gratuito, una tarjeta alegre y juvenil, como a quien va dirigida, (¿Por cierto, cuanto habrán gastado en marketing?) letras con caracteres atractivos, lo presentan, como algo interesante y atractivo, moderno, actual… ¡Oigan, señores de la Junta de Andalucía! ¡Que lo que están proponiendo, más bien vendiendo, es matar!

La llamada, a cargo de los impuestos de todos, de forma “Anónima”. (Por supuesto, el número, lo he borrado en parte, ¡Sólo faltaba que yo le hiciera en este Blog publicidad!)

Y digo yo, si se trata de salud, ¿A qué viene tanto secreto y anonimato? …Acaso aquello qué es bueno y saludable, ¿no se publica a los cuatro vientos?… ¿O no?