Monthly Archive for marzo, 2011

Abuela, ¿Cómo se acabó con el aborto?

Sevilla, 25 de marzo de 2050.-

Abuela, cuéntame cómo se acabó con el aborto en España.

-¿Otra vez? pero si ya te lo he contado muchas veces.

Sí abuela, otra vez.

– Cuando yo tenía tu edad, había un presidente que se llamaba Felipe González, es más, este presidente estuvo en el poder tanto tiempo, que gran parte de los que crecimos con él pensábamos que el mundo sólo había un presidente y un Papa y que como en la Iglesia, lo que decía Felipe “iba a misa”. En 1985, yo tenía siete años, por lo que recuerdo poco de la despenalización del aborto en España y del rechazo cívico que según parece se montó. Es más, por aquella época vivíamos en el pueblo, y allí no se movió nadie.

Pasó el tiempo, y aunque se cambió incluso de Gobierno y entró otro presidente, Aznar, la Ley no se cambió y mis amigas y yo, crecimos pensando que la Ley amparaba el aborto , que era lícito y lo poco que nosotras podíamos hacer era orientar, con las pocas luces de nuestra adolescencia, a nuestras amigas que se quedaban embarazadas. De hecho, dos de mis amigas abortaron por el camino y otras dos, tuvieron a sus bebés. Además, en el pueblo, ayudar, ayudaban el cura y las monjas, porque no había nada más.

– ¿Quién abortó abuela? ¿Qué les pasó?

Uf! eso es otra historia y casi que te la cuenten ellas, aunque después de tanto tiempo, creo que todavía no son capaces de hablar de ello. Una de ellas no puede tener hijos y la otra tiene un trastorno psicológico importante. A estas cosas las llamaban síndrome postaborto, ¿Quieres que te cuente la historia o no?

– Sí abuela, sigue por favor

Pues bien, volvió a cambiar el Gobierno y entró Zapatero casi “por accidente” que aquello no se lo esperaba nadie, esto fue antes de cambiasen la Ley electoral, que prácticamente beneficiaba el bipartidismo e incluso le daba un altísimo poder a unos partidos que se llamaban “nacionalistas” y que al final, lo que había era un trapicheo de “hoy por tí y mañana por mí” que la cosa no era nada seria. El tal Zapatero, que no parecía muy listo, sin embargo tenía un proyecto claro  tampoco es que tuviese un gran rival que le hiciese sombra. Así que buscó una protagonista para su historia, Bibiana Aído, que casualmente tenía exactamente la misma edad que yo y se había educado en el seno del socialismo creado por el tal Felipe. Aunque en su pueblo, las cosas eran como en todos los pueblos, pero  la niña, que tampoco era muy lista, salió protagonista y se dejó utilizar bajo la imagen del “feminismo y el progreso” que no era otra cosa que la cultura de la muerte. Obviamente, terminado su uso, se la escondió con un buen sueldo y siguió no haciendo nada y supongo que diciendo tonterías, pero ya sólo entre sus íntimos.

Y claro, como los de su pueblo y de otros muchos pueblos y ciudades de España, no eramos tontos, pues nos fuimos a la calle a protestar. Nació Derecho a Vivir, que aunque había ya otros movimientos por la vida, estos consiguieron llegar a lugares y movilizar a gente que nunca antes había salido a la calle. Y la culpa no la tenía otro que Zapatero, porque nosotros, tu abuela la primera, vivía atontada asumiendo que las Leyes no las podía cambiar el pueblo. ¿Te puedes creer que leyes de este calibre ni las votábamos? Había una cosa que se llamaban “órganos parlamentarios” que aprobaban las Leyes del pueblo según su conveniencia y eso sí, el Tribunal Constitucional después podía, según quién estuviera de Juez o presidente del TC de turno (elegidos por los políticos), las Leyes eran constitucionales o no. España era un cortijo.

Pero pasó, que nació un grupo grande, nuevo y fuerte, de personas anónimas incansables, que salieron a la calle cada día, a repartir octavillas, a levantar pancartas, a meterse con todo poder político que tratase de implantar la cultura de la muerte o quisiera vivir del cuento. Y yo tuve la suerte de conocerlos y trabajar con ellos. Y todos nosotros lo hicimos por tí, para que tú nacieras en una sociedad diferente, para dejarte el mundo en el que vives y que tantas lágrimas, tragaderas, abusos y sufrimientos nos ha costado. Así que aprovechálo pequeña mía, porque fueron muchos los que rezaron, salieron a la calle y se sacrificaron por ti.

Y ahora, termina ya de arreglarte, que Lupe y Esther nos están esperando y ya sabes que Lupe se pone muy nerviosa si llegamos tarde, ¡que hoy sí que tenemos fiesta!

Valentía = Ir al 26 de Marzo a la manifestación

El que tenga miedo que se los trague, pero que no desanime a los demás”.

 

Personas ordinarias haciendo cosas extraordinarias. Esto es ser valiente en mi opinión.

La valentía es un valor universal que nos enseña a defender aquello que vale la pena, a dominar nuestros miedos y a sobreponernos en la adversidad. Sin la valentía, en los momentos difíciles nuestras vidas podrían irse a la deriva, pero contando con nuestra fuerza interior todo puede suceder.

Ser valiente no es sencillo. En ocasiones, la valentía significa afrontar las consecuencias de nuestros actos, los productos de nuestros errores. Para un joven próvida en la universidad, ser valiente es algo complicado (aunque cada vez menos), para un cristiano más de lo mismo y a la vista está con los últimos acontecimientos en Somosaguas… Yo os cuento rápidamente que el año pasado tuve una discusión en medio de clase con un profesor de mi facultad porque se estaba riendo de la Iglesia y de los sacerdotes, y a mí se me hinchó la vena y comenzamos a discutir en medio de toda la clase… algunos se rieron y cuando les dije que  de que se reían se asustaron, y otros me apoyaron… para que veáis que hay de todo en todos lados. Sólo que hay que echarle un par de narices al asunto y sin miedo!!!

La valentía tiene que ver directamente con defender lo que sabemos que es correcto. La conciencia con frecuencia nos indica que se está cometiendo una injusticia, o que se está violentando algún derecho. En esos momentos, es necesaria una posición concreta para actuar como es debido y para defender lo que está bien. No podemos ser mediocres y quedarnos callados por el “qué pensarán” o “tengo miedo a decir lo que pienso”. Tu di tu opinión con respeto, al que le guste bien y al que no que se largue. Ya está bien de tener que achantarnos por decir lo que creemos. Orgullo y Valentía.

La valentía nos hace personas ordinarias que pueden obtener resultados extraordinarios. Una persona que defiende al débil, que admite sus errores, que afronta las consecuencias de sus actos, que no calla cuando sabe que algo está mal, puede estar asumiendo riesgos, pero también está creando una diferencia real en su vida y en el mundo que le rodea. 

La valentía es afrontar riesgos, vencer miedos. A veces las consecuencias de algo pueden ser duras. En ocasiones nuestra valentía no cambia el mundo, pero deja huella de coherencia allá por donde pasa. La valentía no asegura el éxito inmediato, eso es cierto. Sin embargo hay una gran diferencia entre ser un cobarde y ser un valiente: la posibilidad de lograr algo. La diferencia es Esperanza. Quien es cobarde tiene un futuro cierto: la mediocridad. Quien es valiente tiene un futuro inmediato incierto, pero siempre encontrará al final del camino la corona de la victoria.

La valentía ha forjado patrias, empresas, comunidades, familias. La cobardía nunca ha hecho algo que valga la pena, y esto lo resumía espléndidamente Jesús Urteaga que decía: “El que tenga miedo que se los trague, pero que no desanime a los demás”. Y qué gran verdad…

Ya es hora de que TODOS seamos valientes y defendamos lo que pensamos y salgamos a la calle el próximo 26 de Marzo para defender la VIDA con mayúsculas. Cada uno en su localidad.

No nos es lícito permanecer ociosos… La valentía construye personas dignas de respeto y de confianza, sociedades pujantes y naciones sólidas. Y si queremos que nuestra nación sea así, necesitamos que salgas a la calle y que des la cara por esos 120.000 niños que mueren asesinados (por cierto, de la forma más cobarde) en España. Sin complejos ni miedos, y repito, a los que les moleste nuestra opinión que no miren. ¡¡¡SI A LA VIDA!!!

 

“El que tenga miedo que se los trague, pero que no desanime a los demás”. 

 

victorlopez@hojovenes.org 

victorlopez@hazteoir.net

http://twitter.com/hojovenes

http://www.facebook.com/pages/HO-J%C3%B3venes/259586957173

http://blogs.hazteoir.org/hojovenes/

Tuenti: HazteOir HO

Amar de Verdad

 “Ama hasta que te duela y si te duele es buena señal” (Madre Teresa Calcuta)

Nunca fallarás por amor. El fallo reside en no amar lo suficiente, o en amar mal.

Puedes amar a todos los hombres, ya que amar no es “sentir”, sino ante todo “querer”, querer el bien de los demás, con todas tus fuerzas.

¡A ése no lo puedo ver! No te desesperes, la antipatía es instintiva. Mírala de frente, no trates de negar esa reacción en tu sensibilidad: acéptala profundamente como una prueba, busca en el otro lo que te resulte digno de amor… y luego trata con todas tus fuerzas de desear su bien.

“Siento mucho afecto por esa persona”. Tanto mejor, que te resultará más fácil amarla. Pero no te quedes con la emoción, pide a tu sensibilidad que te conduzca hasta el fondo de tu ser, donde la razón rige, y la voluntad decide. Mientras no hayas optado con una actitud consciente por el otro, te expones a gozar de él, en vez de entregarte a él.

Si entre dos productos casi idénticos eliges uno por la recompensa que te ofrecen, no digas que lo prefieres por el producto en sí. Si tratas a un amigo por la satisfacción que te proporciona, no digas que lo amas… buscas la recompensa.

No digas; “Ya no lo amo”, pues confiesas que nunca lo has amado de verdad. Dí más bien: “Ya no siento afecto sensible por él”.

Pero si sigues amando a aquel que te ha decepcionado o perjudicado, entonces lo amas de verdad, pues lo amas a él y no la imagen que de él te habías formado ni el beneficio que de él esperabas.

Quien ama a otro lo acepta desde un principio, tal cual es, tal cual ha sido, y sin condiciones: tal cual será.

Si dices: “Él lo es todo para mí” y si tus sentimientos, tus pensamientos, tu tiempo, tu actividad están acaparados de un modo total, y por eso has dejado de estar disponible para los demás, tu amor es falso.

Amar a otro no significa creer que es perfecto. Por el contrario debes:

–      Hallarlo siempre perfeccionable

–      Sufrir por saber que aún es imperfecto

–      Querer que se perfeccione

–      Entregarte totalmente para perfeccionarlo

Cuando lo hayas hecho todo para que tus hermanos tengan viviendo y alimento, y puedan trabajar, instruirse, distraerse…

El amor siempre engendra vida: el egoísmo siempre engendra muerte.

Todos los condenados al estancamiento son mal amados. No digas nunca:

–      “Con él no puede hacer nada”

–      “¡a que situación hemos llegado!”

–      “nada obtendremos de él”

–      “es inútil, perdemos tiempo”

–      “ya lo probé todo”

Quizás hayas probado todos los métodos y sistemas, pero no has intentado amarlo de un modo desinteresado, sin esperar nada de él, porque el otro –quienquiera que sea- es digno de amor, porque desde siempre ha sido infinitamente por Dios.

Amar a tu hermano es despertarlo de su sueño, relevarlo a sí mismo, ponerlo en el mundo y darle la vida.

Nunca lograrás que tu equipo gane si retienes la pelota.

Nunca cosecharás si no siembras.

Nunca conseguirás que nazca la vida si no entregas la tuya.

 

“Ama hasta que te duela y si te duele es buena señal” (Madre Teresa Calcuta)

 

By: Michel Quoist del libro “Triunfo”

victorlopez@hojovenes.org

victorlopez@hazteoir.net

http://www.facebook.com/pages/HO-J%C3%B3venes/259586957173

http://twitter.com/hojovenes

http://blogs.hazteoir.org/hopordentro/

http://blogs.hazteoir.org/hojovenes/

¿Por qué Hazte Oír Jóvenes?

Érase una vez un joven que vivía en una gran ciudad, situada en un lugar llamado península ibérica. Dicen los historiadores que ese nombre se debe a los primeros habitantes de dicha península, llamados íberos. Los íberos comienzan a ser comentados por los historiadores griegos en el siglo VI a.c.

Ese joven del que hablaba antes pertenece al S.XXI. Vive ahora en un país que se llama España, que se forjó gracias a numerosos esfuerzos de españoles que dieron su vida en la Reconquista Española. Además de estos héroes anónimos, los Reyes Católicos dieron el paso definitivo con la realización de su matrimonio y con la consiguiente unificación del reino de Castilla y del reino de Aragón.

Como decía antes, ese joven vive en España en una ciudad que se llama Madrid (puede aplicársele a cualquier ciudad). Madrid, ciudad de osos y madroños hasta que los reyes quisieron que fuera la capital de España.

Ese joven vive posiblemente en una familia acomodada (entendemos como acomodada que tiene piso, cama, dinero para estudios, comida en un plato…etc.), con unos estudios por delante, con o sin novia, con una paga semanal para poder afrontar sus gastos y con unos derechos y obligaciones a los cuales está sujeto al ser ciudadano de un Estado.

Madrid es una gran ciudad, hay mucho ruido, mucho tráfico, mucha contaminación (tampoco estamos en ciudades como el DF o Pekín), muchas personas, mucho de todo en definitiva. Es decir, que tiene de todo menos para recogerse y pensar en el sentido de la vida y ni mucho menos tiene como para poder procesar toda la información que recibe tanto de la sociedad como de los medios de comunicación… Está metido en un laberinto… pero ese laberinto tiene una salida. Una salida estrecha y angosta, pero una salida que es lo que importa.

Esa salida representa en definitiva la FELICIDAD con mayúsculas.

Ese joven acaba encontrando la salida a la situación de su vida. Encuentra su “queso” (leer libro de “Quién se ha llevado mi queso”) y consigue ser feliz.

Cuando encuentra su “queso” decide compartirlo con el resto. Decide llevar a cabo tareas e iniciativas que nunca antes había imaginado. Se convierte en un joven líder y audaz que lleva a cabo iniciativas generosas y loables en pro de la sociedad y de su país.

Ese joven no busca otra cosa que poder compartir el regalo que se le había dado gratis. No buscaba gloria, ni honor, ni poder figurar en páginas de periódicos ni en actos públicos. Lo que le movía a participar y apoyar diversas tareas era la búsqueda incesante del “queso” que había conocido y vivido en primera persona. Para él, el queso lo era TODO. No había nada mejor.

Para uno el “queso” puede ser la defensa de los niños abortados, para otros el queso puede ser la defensa de la Nación, para otros el queso puede ser la defensa de la libertad de la educación, para otros el queso puede ser su religión, para otros el queso puede ser la búsqueda de la justicia y de la paz… Como podéis ver hay muchos quesos… pero todos con una misma esencia, y ¿cuál es esa esencia? Para mí la búsqueda de bien común. Del bien de todos.

Ese joven del que os he hablado en todo este post tiene nombre, apellidos, DNI y hasta pasaporte si nos ponemos. Ese joven eres Tú y Yo. Somos todos los que defendemos lo antes mencionado. Todos los jóvenes de Madrid gritando juntos por lo que creemos, por nuestros derechos y por los de otros…

¿Te lo imaginas? Pues si lo has imaginado para ya de soñar!!! Hazlo realidad!! Los sueños, sueños son. Conviértelo en realidad. No te ofrezco en nombre de HO Jóvenes pantomimas ni jugar a las canicas y a la petanca  en los parques, te ofrezco el “queso”, no lo olvides.

Recuerda que tu mayor enemigo eres Tú mismo. ¿Te viste reflejado en el post? Espero tu correo…

victorlopez@hojovenes.org

victorlopez@hazteoir.net                                          

http://blogs.hazteoir.org/hopordentro/

http://blogs.hazteoir.org/hojovenes/

http://twitter.com/hojovenes

http://www.facebook.com/pages/HO-J%C3%B3venes/259586957173

RESISTENCIA

En algunas series, en algunas guerras, en algunas batallas, en algunas sociedades (como en España) aparece algo así como una “resistencia”. En este caso vamos a llamarlo sociedad civil… Un grupo de hombres y mujeres que plantan cara a un rival que, a menudo, parece dispuesto a aplastarles (Estado). 

Yo me digo que ser cristiano es, de algún modo, ser resistente.
Como la roca que resiste el paso del agua (que, tal vez, eso sí, suaviza sus aristas). Como el junco que se dobla por el vendaval, pero no se rompe. Hay que resistir: 

Contra alguna que otra tormenta.
Contra uno mismo, cuando se pone tontorrón.
Contra esta misma fe, tan llena de agujeros.
Contra los cantos de sirena, que te engañan con atajos hacia ninguna parte.
Contra la desgana, el silencio, la apatía o la indiferencia.
Contra el miedo a apostar por el caballo equivocado. Contra el aburrimiento.

Que no se trata de resistir porque sí… O de forzarse a pura voluntad.
Se trata, más bien, de mantener viva la llama, la ilusión, el impulso que hace que merezca la pena luchar. Luchar por la Vida, por España, en definitiva por la Libertad!!!

Porque el fuego es real. Se trata de atesorar, muy adentro, las palabras del evangelio que a veces te incendian por dentro. Es imposible de evitar ese fuego que quema por dentro.

Se trata de cantar, con imbatible ternura, que hay un amor infinito –abstenerse de interpretaciones sentimentaloides- que da sentido a cada vida. Y convertir dicho amor en bandera, proyecto y vida.

Con tantos hombres y mujeres que, antes, ahora, y mañana, seguirán resistiendo… para hacer de sus vidas, vidas dignas.

Con tantos héroes cotidianos, que día a día, hacen del mundo un lugar más digno, y hacen que, en sus vidas, Dios asome en este mundo. Esos héroes posiblemente seáis vosotros. Héroes anónimos que día a día dais parte de vuestro tiempo para hacer el bien. No importa que seas anónimo, te ve desde arriba el que más importa. A sí que ANIMO!! Nunca dudes de ti, ni te desanimes!!

 

Resistir con tantos otros que, a su manera, y en sus batallas, también resisten… porque saben que merece la pena.

 

“La victoria fue siempre para quien jamás dudó” Aníbal Barca

Pd: Gracias a Víctor Gago que me deja escribir lo que quiera y confía en mi jeje

victorlopez@hojovenes.org

http://www.facebook.com/pages/HO-J%C3%B3venes/259586957173

http://twitter.com/hojovenes

http://blogs.hazteoir.org/hojovenes/