¿Democracia en Europa? Reflexiones ante el 20N

Un régimen democrático no puede ser cualquier cosa. Para calificarlo de tal debe reunir algunas notas. Normalmente se ha señalado que sea un régimen que respete los Derechos Fundamentales, que esté basado en la separación o diferenciación de poderes y que fomente la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones eligiendo a sus representantes.

Pues bien analicemos, en la coyuntura de las actuales elecciones, la realidad:

a)      Desde hace muchas décadas en Europa se producen graves violaciones de los Derechos Fundamentales de la persona. Cada día hay atentados contra la vida, contra la familia y contra la libertad de elección por citar tan solo tres áreas de gran interés

b)      La separación de poderes al menos en España está gravemente debilitada por la dependencia absoluta del Poder Judicial, del Legislativo y del Ejecutivo de los Partidos Políticos

c)      Si bien formalmente se produce la votación periódica de representantes podemos observar como desde el exterior se decide por los nacionales. Así han sido los casos de Grecia y de Italia. Me ha gustado la valentía de Esperanza y de Rajoy en denunciarlo. En el gallego creo que es la única cosa que se ha atrevido a decir en esta Campaña para dar un mensaje de “aquí estoy yo”

Un régimen que no cree en sí mismo tiene los pies de barro. La actual valoración de los políticos por los ciudadanos muestra hacia aquellos una gran desconfianza. El movimiento 15M recogió en sus inicios un gran respaldo social, antes de su deriva izquierdista, porque parecía demandar una mayor participación de la ciudadanía.

Mariano Rajoy, que es la única alternativa de Gobierno, ha renunciado a entusiasmar al electorado. Ha renunciado a defender unas ideas y un programa. Pocos dudan de que lo hará menos mal que el Gobierno Zapatero y que Rubalcaba pero su ausencia de posicionamiento ante temas fundamentales como la defensa de la vida, la defensa del matrimonio o la unidad de España y la dignidad ante los terroristas han llevado a no pocos españoles a negarle su voto y apoyo y a la inmensa mayoría de los que lo apoyan a hacerlo como mal menor.

Con este entusiasmo es imposible regenerar un sistema con tan graves problemas.

Esperemos que los políticos a cargo de la comunidad reflexionen y den un giro de 180 grados. Y sobre todo que la sociedad demande su protagonismo en aquellos temas que solo le afecten a ella. La alternativa es que nos conduzcan al abismo total y de él brote…no sabemos el qué.

2 Respuestas a “¿Democracia en Europa? Reflexiones ante el 20N”


  1. 1 Elentir

    Muy buen análisis. De hecho, el problema que tiene Rajoy es que se va a tener que enfrentar a una campaña a de agitación de la izquierda que no tendrá precedentes. Frente a ese escenario más que previsible, lo que necesitaba era armarse bien de principios con los que ilusionar al electorado, como bien señalas, y en vez de eso ha preferido hacer una campaña en la que sea el rival el que pierda, y no él quien gane. En fin, mal pinta la cosa para España si Rajoy sigue por esos derroteros una vez gane las elecciones.

  2. 2 María M

    Desde luego, como se dice, Rajoy va a necesitar “Dios y ayuda” para sacar este país adelante, si es que gana.

Actualmente los comentarios están cerrados.