Por la dignificación de la actividad docente: dos sentencias ejemplarizantes

Hoy se han conocido dos sentencias de otros tantos juzgados de Málaga y de Plasencia (Cáceres) que han supuesto sendas condenas para un hombre extremeño y una mujer andaluza, por haber agredido en 2007 a profesores de los institutos en que estudiaban menores con los que están emparentados (su hermana y su hijo, respectivamnte). En los dos casos, las acciones que han originado los procedimientos judiciales han sido tipificadas por los jueces como delitos de atentado contra la autoridad.

Lo de Málaga…

Según ha publicado la agencia Europa Press, el Juzgado de lo Penal n.º 1 de Málaga ha condenado a un año de cárcel a una mujer que propinó un manotazo a la directora del instituto donde estudiaba su hijo; además, la amenazó e insultó. Por todo ello, también habrá de hacer efectiva una indemnización de 600 euros por daños morales.

Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2007, cuando -según detalla la sentencia- la citada señora se presentó en el centro educativo para pedir explicaciones sobre la situación de su hijo.

Tras provocar un alboroto, se acercó la directora del centro, a quien la procesada dijo a gritos lindezas como “eres una mierda” y otras similares. No contenta con ello, le dio un manotazo en la mejilla.

Pero, según recoge el texto de la sentencia, aún hubo más: “¡Te voy a rajar!”, la amenazó.

Como consecuencia de estos hechos, la agredida estuvo tres meses de baja y solicitó el cambio de centro, lo que llevó aparejada la renuncia a su cargo… y al complemento salarial correspondiente.

Y lo de Plasencia…

Por su parte, el Juzgado de lo Penal n.º 1 de Plasencia (Cáceres) ha condenado a un hombre a un año y dos meses de prisión por agredir a un profesor de su hermana. Ello ocurrió el 30 de noviembre de 2007, cuando el docente salía del instituto de la localidad cacereña de Moraleja donde inmparte sus clases.

Además, el agresor también ha sido condenado a la pena de 55 días de multa con cuota diaria de seis euros, por una falta de lesiones. Así mismo, deberá indemnizar al profesor agredido con 5.310,24 € más el interés procesal y tendrá que asumir las costas del proceso.

La Junta de Extremadura ha detallado que los hechos se produjeron cuando el condenado se dirigió al profesor, a la salida del instituto, para pedirle explicaciones sobre el trato para con su hermana, “lanzándose” contra él y “propinándole un puñetazo que le alcanzó la mejilla izquierda”. Esta agresión “generó en el profesor un estado de ansiedad y como secuela psíquica le quedó síndrome ansioso”.

Ambas resoluciones -la del juzgado malagueño y la del cacereño- consideran que las conductas mencionadas constituyen sendos delitos de atentado, figura que no se aplica únicamente a agentes de las fuerzas del orden público sino también, desde hace varios años, a todos los profesionales en especial a los que trabajan como funcionarios dentro de la enseñanza, sanidad y servicios sociales públicos, siempre que estén ejerciendo.

Ejemplarizantes, sin duda, las condenas impuestas, que es de esperar que, si hay apelaciones por parte de los agresores, sean refrendadas por los tribunales de rango superior.

1 Response to “Por la dignificación de la actividad docente: dos sentencias ejemplarizantes”


  • Lo triste es que algo que debería ser normal sea casi noticia al ser motivo de comentario. Aunque cosa buena es resaltar lo positivo dentro del caos reinante, a ver si así se animan a mejorarlo.

Comments are currently closed.