El PSOE arremete contra la multitud que exigió responsabilidad política para con la familia

Siguiendo con las incesantes e hirientes críticas de dirigentes socialistas y miembros del Gobierno de estos últimos días, el PSOE ha emitido un comunicado en el que arremete contra la concentración del pasado día 30 en la Plaza de Colón por la familia cristiana. Despreciando la libertad y la racionalidad del más de millón de ciudadanos que secundaron la gran fiesta de la familia, desprecia a los ciudadanos atribuyéndoles una obediencia irracional a la jerarquía católica o a consignas políticas de la oposición, como si no fuéramos conscientes de los graves ataques a la familia que suponen políticas como la del divorció exprés, la equiparación de las uniones homosexuales al matrimonio, el permisivismo abortista o las mínimas ayudas al pilar básico de la sociedad.

REDACCIÓN HO, COPE.- El PSOE ha criticado duramente este mediodía a través de un comunicado a la Iglesia y a las familias cristianas que se manifestaron el pasado domingo en la Plaza de Colón. Los socialistas recuerdan las medidas de apoyo a la familia aprobadas en esta legislatura –calificadas  no pocas veces de irrisorias o puramente electoralistas por muy diversos colectivos sociales y que no dejan de situar a España en la cola de Europa- y aseguran que la fe no se legisla.

El comunicado, muy medido en sus formas, deja ver clara su dureza en el fondo. Entre otras cosas acusa a la Iglesia de apartarse de los fundamentos de la democracia. Expresando su respeto al derecho de los ciudadanos a reunirse, a profesar una religión o a celebrar actos litúrgicos, recuerda no obstante que ninguna confesión tiene carácter estatal y que la fe no se legisla.

Establece también el comunicado que la Constitución establece que no debe haber discriminación alguna por cuestiones religiosas, pero tampoco por cuestión de sexo, y recuerdan que en los últimos cuatro años el Gobierno socialista ha aprobado leyes a favor de la familia.  Se asegura también que la legitimidad de los valores y de las reglas de la convivencia emanan sólo y exclusivamente de los principios y procedimientos constitucionales. Un comunicado que se produce tras la vehemencia demostrada por diversos dirigentes del partido, como José Blanco, acusando directamente a los cardenales de mentirosos y de apoyar al sector más reaccionario del PP.

Los obispos no responderán

Nada más conocerse el comunicado, la Conferencia Episcopal Española anunciaba que no responderá a su contenido. Los obispos no quieren entrar en esta dialéctica. Consideran que la nota de la Ejecutiva del PSOE forma parte del debate político. A su juicio se trata de juicios que afectan a la libertad religiosa, que por ende merece respeto y que nada tiene que ver con este debate. La jerarquía eclesiástica pretende mantenerse al margen y no entrar en asuntos políticos.

Zapatero entra en el debate

Desde Huelva, el presidente del Gobierno ha entrado en el debate. Afirmaba Zapatero que respeta todo tipo de creencias religiosas: “todo el mundo tiene su sitio, todo el mundo tiene derecho a tener derechos, piense como piense, profese una religión o no-. Esta es la España que queremos, ala que quiere la inmensa mayoría de los españoles”. Palabras que contrastan con lo manifestado por miembros de su Gobierno, como el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, negando a la Iglesia el derecho a criticar las leyes del Gobierno, o la de José Blanco, exigiendo a los obispos que se disculpen por ello.

0 Respuestas a “El PSOE arremete contra la multitud que exigió responsabilidad política para con la familia”


Actualmente los comentarios están cerrados.