El Retrato de Dorian Gray

bel311¿Cómo podemos criticar, condenar, ó escandalizarnos de que la industria Cosmética utilice Los restos de los niños abortados, incluso de que haya quienes por un precio, aborten y donen el “producto” como inhumanamente llaman, a un ser humano por nacer, a los laboratorios de la industria Cosmética o Farmacéutica?  Si mantienes tus cremas, porque te han costado una pasta, si una vez que conoces que tus cremas contienen, incluso sospechas que pueden contener, las voces que no serán, y que no escucharás, pero que gritan desde dentro de tu corazón, aunque tú le busques otra explicación.

Si no las tiras de inmediato, si no te deshaces de ellas al momento, no lo harás, tal vez no las vuelvas a comprar, pero te las seguirás poniendo, aunque la repugnancia de esa idea te perturbe, y buscarás mil y una escusas, pero en el fondo de tu corazón, sabes que ninguna es verdad.

A mí, desde el momento que me asaltó la idea, y busqué y encontré, aunque fueran noticias viejas, eso no me desanimó sino todo lo contrario, porque si eso ocurría, hace años, el mundo no ha ido a mejor en cuanto a sentir piedad de esos pobres niños a los que apagan su mirada, a los que nunca, sabrán como es el tacto de su madre, porque no le habrán dado la oportunidad de vivir. El poder que da el dinero, y la corrupción, no ha ido a menos, sino que precisamente ese poder, compra las conciencias de quienes antes los denunciaban, y es por ello que existe en torno a toda la cadena del negocio del aborto, un silencio sepulcral, porque de muerte se trata.

Cuando desperté a esta realidad, no me di cuartel, si me lo pensaba, sabía que no lo haría, sabía que me engañaría, así que a pesar del dinero tan considerable, que tenia invertido en mi cosmética, me decía ¿Cómo vas a tirar todo esto, con lo que te ha costado? pero precisamente eso, fue lo que más fuerza me dio, ¿Cómo iba a ser cómplice en esta cadena de muerte? Conforme iba vaciando los tarros uno a uno, sentía ganas de vomitar, porque me venían a la imaginación las imágenes de esos niños, pero sobre todo la imagen mía, me veía tal y como se hubiera visto, Dorian Gray al contemplar el retrato de su alma, vendida al diablo.

Es a esto a lo que estamos condenados, cuando nuestra belleza exterior es lo único que importa, mientras no nos miremos al espejo del alma, vivimos artificialmente, pero hay algo que no podremos evitar, y es que un día tendrás que mirar tu retrato, el del Alma, y entonces, no podrás esconderte, y eso es a lo que tendrás que enfrentarte, cuando te pongas mil escusas para no tirar tus cremas, y hacer algo, para que otras personas conozcan la realidad de esta macabra conspiración, aunque en torno a ella,  haya un silencio sepulcral.

En esta historia que forma parte de vida real, los que nos venden la idea de Belleza eterna, al igual que en la novela de Oscar wilde, es el diablo, quien seduce, mediante logros de investigación  a costa del sacrificio de víctimas inocentes, y del mirar para otro lado, de los seducidos, quienes dan culto a la imagen, que no saben ver que la verdadera Belleza, es la que irradias desde dentro. Si te dejas seducir, te verás Bella, pero sólo hasta el momento de enfrentarte a tu retrato, ese que tendrás escondido para no verte, pero que irremediablemente, un día no podrás evitar mirarte, y como Dorian Gray, entonces verás lo que no quisiste ver y no lo podrás soportar. Ahora estás a tiempo, no lo dejes pasar.

10 Respuestas a “El Retrato de Dorian Gray”


  1. 1 queputada

    joser que reputada como es posible que haya gente sin corazon…

  2. 2 María

    Por suerte no compro esa marca de cremas, pero no vivo tranquila pensando de qué están hechas las que utilizo yo. Es cierto, la belleza no vale tanto.

  3. 3 neovita

    Pero ¿se puede saber qué cremas utilizan fetos y cuáles no? ¿o son todas? habrá algunos laboratorios cosméticos que queden aún sin corromper ¿no?
    Desde luego, sería un escándalo publicitario, por ejemplo, denunciar que Lancome o Lancaster o Biotherm, utilizan fetos humanos para producir sus cremas ¿no?

  4. 4 Jose

    ¡Que asco! y que trajedia recurrir a los cadaveres para hecharselos encima, hace tiempo hubiesemos dicho que estas personas serian tercermundistas o astrolopitecus por lo menos. como ha cambiado el cuento, lastima.

  5. 5 Emilia

    La cuestion es quienes no los utilizan, hace tres años el Sr. Trillas, hablaba de 50, ¿Cuantas serán hoy?
    Todas son sospechosas, no hay más que ver, lo que gastan en publicidad, y desde luego, como publicitan sus grandes avances científicos, fruto de su investigación. Patentan sus descubrimientos, para proteger que se conozcan sus principios activos, quizás más, para que no se conozca los componentes que utilizan, que para evitar que otros les copien, porque está claro que las marcas venden, más por el marquetin y el prestigio de la marca, que por los resultados de un producto.
    Existe un gran secretismo y silencio pactado respecto a esto, esa es la mayor prueba de culpabilidad ¿no crees?

  6. 6 Emilia

    Maria, si no vives tranquila ya sabes lo que tienes que hacer, yo lo he hecho.

  7. 7 Karen

    Como saber que marcas no? Como hacer para que las mismas empresas publiciten en positivo? Es decir, “no contiene restos humanos o fetales” cosas asi, digo, el castigo debe ser tal, que ellos se vean motivados a publicitar para nuestro mercado, los que no estamos dispuestos a comprar productos con “restos fetales” que se yo como llamarlos. Pero seria bueno, publicar una lista de los que si son buenos de verdad. El resto cae solo. Gracias.

  8. 8 Karen

    Otra idea es, dar una alternativa “natural” y sana a las mujeres interesadas en cuidarse la piel, sin comprar a la industria de la mauerte.

  9. 9 José Manuel

    Emilia, eres incansable. Lo importante es que se corra la voz. La verdad no tiene más que un camino. Lo importante es que alguien se quite la careta y aporte nuevos datos. Pero el dinero es cobarde y compra silencios. Sabes que estoy contigo, en esta causa y en las otras abiertas para dignificaar a la mujer y el derecho aa la vida.
    ¡Cuidate!

  10. 10 Emilia

    Karen la primera línea de acción es hacer que se hable del tema, ya que hay un silencio absoluto, los medios no publican nada al respecto, por lo tanto somos nosotros quienes tenemos que hacer que se hable, una idea sería que se pudiera firmar un manifiesto como el que hay en la página:
    http://www.facebook.com/group.php?v=wall&gid=112534828764878
    Habría que habilitar una alerta para ello, y hacer que se hable de alguna manera acudir a los medios con un montón de firmas pidiendo que se pronuncien sobre los principios activos, no lo confesarán jamás, sólo nos queda confiar que se destape, y haya alguien que hable, que esté dentro de algún laboratorio, como ocurrió hace tres años y el escándalo de Clinique.

Añade un Comentario