Fray Aristóteles y el político cristiano acomplejado

Hace pocos días, un veterano diputado del Partido Popular fue a ver al ermitaño Fray Aristóteles a su cueva junto al Monte Athos.

- Fray Aristóteles, tengo que tomar una decisión sobre mi actitud dentro del partido que será muy importante para el futuro de mi actividad en la política, y he venido a pedirte ayuda para ayudarme a decidir qué es lo que debo hacer, porque tú tienes fama tanto de santidad como de sentido común…

Fray Aristóteles le interrumpió:

-Perdona, hermano, pero ¿por qué hablas de la santidad y del sentido común como cosas distintas?

Puedo entender esa afirmación en boca de un político laicista que no cree en la santidad ni la comprende; puedo entenderla en un político progre que no cree en el sentido común, y puedo entenderla también en un político neoconservador que cree erróneamente que la santidad impide ser realista mientras se pasa el día proponiendo temeridades.

Pero no me lo esperaba de un dirigente de un partido que, al menos en teoría, dice inspirarse en el humanismo cristiano. Confusiones de este tipo son las que os llevan a hacer cosas que desconciertan a vuestros votantes y ofenden a Dios.

¿No te das cuenta, hermano, de que, puesto que existen Dios y la ley natural, y que la ley natural es obra de Dios, en realidad la santidad y el sentido común son dos manifestaciones de una misma virtud? Uno de los clásicos de vuestro Siglo de Oro lo expresó muy bien en uno de sus versos: Loco debo de ser, pues no soy santo.

El diputado puso gesto de asombro, hasta que tras unos momentos su cara se iluminó con una sonrisa de gran alegría.

-Muchas gracias, Fray Aristóteles. Ya me has aclarado la duda que venía a consultarte.

5 Respuestas a “Fray Aristóteles y el político cristiano acomplejado”


  1. 1 Juana de Arco

    ¿Y donde anda ese “veterano diputado del PP”? ¿A qué se dedica?

  2. 2 minaya

    Mis informaciones lo sitúan fuera de España, consultando sus dudas existenciales con… un ermitaño griego.

  3. 3 Juana de Arco

    Jajajaja. Debe ser como dices, porque por estos lares no se le ve, ni se le siente.

    Un saludo

  4. 4 María

    Si al menos se plantearan algo los del PP, todavía tendríamos esperanzas.

  5. 5 JOSÉ LUIS

    Oportuno dialoguillo nos traes, minaya.

    Sólo apuntar que, con frecuencia, la religión se vive en un plano meramente “identificatario”, como una especie de ideología que otorga identidad, y no es que ello esté del todo mal por aquéllo de que “algo es algo”, pero encierra una insuficiencia que puede llevar, fácilmente, a vivir en un penoso y permanente “autoengaño”. Y es que “la santidad y el sentido común” para serlo en nosotros, requieren OBRAS.

    Huyamos de un cristianismo “ideologizado”, hecho “lógica” –la mejor lógica de la historia de la humanidad, eso sí– y pasemos resueltamente a incorporar la acción a nuestras vidas religiosas. Porque: “la fe sin obras, es una fe muerta”, “por vuestras obras sabrán que sois mis discípulos”, “ya podría tener el don de lenguas, ……. si no tengo amor, de nada me sirve, etc”, “… de las tres, la más grande es la Caridad”, y fuera de las escrituras: “Ora et labora”, “a Dios rogando y con el mazo dando”, “obras son amores y no buenas razones”, etc, etc.

    Dejemos de pensar que ser cristiano “está muy bien” y pidamos fuerza para “hacer el bien” siendo cristianos.

  1. 1 Santidad y sentido común « Noeseso
    Dirección Pingback a 26 dic 2009 @ 23:55 pm

Añade un Comentario