Archivo de Etiquetas de 'Economía'

Educación pública: de todos y para todos… menos para mis hijos

Hoy hemos conocido, gracias a La Razón, el último episodio de hipogresía de un defensor de la escuela única, pública y laica obligatoria para todos. Resulta que José Ricardo Martínez, líder de UGT en Madrid que ha liderado la huelga «por una enseñanza pública de todos y para todos», ha elegido para sus hijos un centro de pago y exclusivo en un barrio elitista.

Creo que no es necesario recordar que yo defiendo la libertad de elección de centro para todos, sindicalistas subvencionados incluidos. Y como padre de familia numerosa, no puedo menos que comprender que, a la vista del descomunal fracaso en el que las políticas educativas progresistas han sumido a la educación pública, haya elegido para ellos un colegio social sin concertar, que es donde la calidad de la enseñanza es más alto hoy en día.

Ahora bien, eso se contradice frontalmente con su defensa rabiosa de la imposición a los españoles sin recursos económicos de la escuela pública obligatoria. El Estado les quita a los trabajadores la mitad de lo que ganan, y como no disponen de ese dinero para pagar el colegio que prefieren, y en muchas regiones los políticos recortan o no amplían los conciertos, tienen que resignarse a que sus hijos vegeten en el colegio público de la esquina. Mientras tanto, los mismos que impiden que los hijos de los trabajadores salgan de la pobreza gracias a una buena educación, llevan a los suyos a los mismos colegios que los banqueros y los artistas de la ceja.

Todo esto se solucionaría con la implantación del cheque escolar. De este modo, habría libertad para todos, no sólo para los banqueros, sindicalistas y políticos. Los trabajadores podrían enviar a sus hijos a los mejores colegios. Los peores colegios tendrían incentivos poderosos para mejorar (en los sitios donde se ha implantado el cheque escolar, la escuela pública ha mejorado en calidad, y en muchas ocasiones también en número de alumnos). Las empresas tendrían trabajadores mejor preparados y podrían competir con las de otros países. Todos saldríamos beneficiados.

Todos, menos los sindicalistas y demás privilegiados del sistema actual.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Rajoy consigue una victoria gigante con pies de barro

Los resultados de las elecciones de ayer parecen dar la razón a los maricomplejines del PProgre, partidarios de defender propuestas socialdemócratas como medio para llegar a la victoria. Según los mariachis de Rajoy, de este modo conseguirán captar votos de la izquierda, porque los de la derecha los tienen seguros hagan lo que hagan. Rajoy lleva siete años sin defender una idea propia, renegando de las ideas y políticos abiertamente liberales o conservadores, y parece que por fin el tiempo le da la razón. Pero ¿se la da?

En mi opinión, los progres del PP cometerían un grave error si piensan que la estrategia de inanidad ideológica y adulación a la izquierda es la que les ha dado la victoria y volverá a dársela. Muy al contrario, la victoria que ha obtenido el PP es tan grande como frágil. Y perseverar en su estrategia de fiarlo todo a la mejor gestión de la economía sin cambiar nada del Régimen puede costarles muy caro en las próximas elecciones. En mi opinión, hay dos motivos principales para ello:

El PP no ha derrotado a la izquierda, sino al PSOE.

Los resultados del PP no se explican por un derrumbe de la izquierda en general, sino por el desplome de uno de sus partidos: el PSOE. Con la excepción de ERC, el resto de partidos de izquierdas crecen. La izquierda paleosoviética de IU ha recuperado posiciones, y tanto la izquierda civilizada de UPyD como la izquierda nacional-socialista de Bildu han logrado avances espectaculares. Los votantes de izquierdas, por lo tanto, tienen ahora al menos dos opciones sólidas a las que votar además del PSOE. Y, como sucedió antaño con UCD y AP, en cualquier momento puede suceder un vuelco que haga que UPyD o IU se consoliden como primera fuerza de la izquierda y priven al PProgre de la mayoría absoluta.

Eso, sin olvidar que el PSOE ha demostrado que, como siempre en sus 130 años de historia, está dispuesto a violar todas las leyes necesarias para defender sus intereses electorales. Los extraños manejos del TC y la negativa a aplicar la legalidad a los “presuntos indignados” de la Puerta del Sol son ejemplos evidentes. Y Freddy puede ser muy creativo y eficaz para movilizar a la izquierda sociológica en vísperas de elecciones, como todos sabemos.

En definitiva, que la izquierda va a llegar muy viva a las próximas elecciones generales. Rajoy no debería de vender la piel del oso antes de cazarlo.

Los candidatos conservadores sin complejos han triunfados, los PProgres han tenido problemas

Si miramos ahora al otro lado, vemos que los candidatos que han conseguido los mejores resultados han sido aquellos que han defendido las ideas liberales y conservadoras sin complejos, mientras que los progres vergonzantes han perdido apoyos o incluso han sido derrotados. Esto no es nuevo. Ya en las dos últimas elecciones Mayor Oreja obtuvo muchos más votos en las elecciones europeas que Rajoy en las generales.

Y en estas elecciones los grandes triunfadores han sido los conservadores que hablaban claro y sin complejos: Esperanza Aguirre en Madrid, Xavier García Albiol en Badal0na, Francisco Álvarez Cascos en Asturias… Este efecto ha sido particularmente visible allí donde concurrían dos candidatos, uno conservador y otro progre. En Madrid, Esperanza Aguirre ha subido y Ruiz Gallardón ha bajado. En Asturias, Álvarez Cascos ha ganado y los candidatos oficiales del PProgre han perdido. En Navarra Yolanda Barcina (UPN) ha superado en mucho al PP.

En definitiva, que Rajoy no puede confiarse ni a izquierda ni a derecha. A izquierda, porque sus adversarios electorales (que no ideológicos) siguen vivos y fuertes. A derecha, porque como han demostrado FAC y UPN, la posible aparición de partidos de derechas sin complejos y con dirigentes reputados puede arrebatarle la mayor parte de su voto.

Mariano, cuídate de los idus de marzo.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Eutanasia: el próximo recorte presupuestario

A la vista de que la situación de crisis económica en España no amaina, debido a que las escasas medidas adoptadas por el gobierno socialista a duras penas han conseguido reducir el déficit público hasta el ¡6% del PIB!, es inevitable que se realicen a corto plazo más recortes drásticos del gasto público. España ya no puede seguir soportando los dispendios de una casta política que gasta mucho más de lo que los contribuyentes pueden financiar, y a nuestros acreedores exteriores se les ha acabado la paciencia hace rato.

Hay varias formas posibles de recortar drásticamente los gastos del Estado. Una de ellas sería suprimir todos los gastos antisociales que sólo sirven para mantener a las castas políticas: subvenciones a sindicatos, partidos políticos, dictadores y ONGs progres, televisiones públicas, coches oficiales, enchufados en empresas públicas, etc. Recortando este gasto España volvería a tener una situación financiera más que saneada.

Pero está claro que los socialistas no van a recortar sus privilegios ni los de sus amigos. Ni los socialistas radicales del PSOE, ni los socialistas soviéticos de IU, ni los socialdemócratas del PProgre. Pero como la banca internacional y la canciller Merkel les siguen exigiendo recortes, los socialistas ya han encontrado donde hacerlos: recortando en la partida de gasto más importante de los Presupuestos: la Sanidad.

La fómula para implantar el recorte presupuestario será la nueva ley de eutanasia obligatoria. Si el proyecto del gobierno se aprueba, los médicos no podrán negarse a matar a los enfermos. Y, como ya hemos visto en esta bitácora el único motivo por el que los progresistas quieren aprobar la eutanasia es reducir el gasto público. Todo su discurso sobre la “libertad de elección” es falso e incoherente, y busca únicamente engañar y confundir a las personas de buena fe.

Tengamos en cuenta que, por término medio,  una persona ocasiona la mitad del gasto sanitario de toda su vida en su último año en la Tierra. Igualmente, que la esperanza de vida de los españoles ronda los 82 años, y la edad media de jubilación los 62. Esto es, que cada español que cobra pensión lo hace durante unos 20 años.

Un sencillo cálculo nos hace ver que si se aplica la eutanasia a todos los ancianos y enfermos cuya esperanza de vida es menor o igual a un año, se reduciría el gasto sanitario a la mitad y el gasto en pensiones en un 5%. Una cifra más que suficiente para alcanzar los recortes de gasto público necesarios sin necesidad de tocar los privilegios de las castas parasitarias progresistas.

PS: antes de que a ningún gracioso se le ocurra hacer comentarios lacrimógenos del estilo de “si tú supieras lo que es tener un familiar…” o insultantes del estilo de “si a los católicos os gusta sufrir allá vosotros…” os informaré de que mi padre padece un cáncer incurable por medios médicos y nos estamos ocupando (y por ahora, consiguiendo) de que viva en paz sus últimos meses. Consideraré cualquier comentario de esos una ofensa personal y ruego al que lo perpetre que indique en él el lugar y la hora donde podremos vernos las caras. A espada.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Socialismo: 110 km/h, más gasto de combustible y más accidentes

En una nueva extensión de los principios socialistas (el Gobierno sabe mejor que tú lo que te conviene, y te obliga a hacerlo), el gobierno del Régimen ha decidido reducir la velocidad máxima autorizada en autopistas a 110 km/h. Según ellos, para reducir el consumo de combustible.

Ahora bien, lo que sus mentes socialistas no alcanzan a comprender es que, desde que el general Franco bajó la velocidad máxima de 130 km/h a 120 km/h, también para ahorrar combustible, los tiempos han cambiado. Los ingenieros (esos individuos que se dedican a estudiar de jóvenes y a trabajar de mayores, no como los políticos) han introducido numerosas mejoras en los coches en estos casi 40 años. Y como parten del dato de que la velocidad máxima está entre 120 y 130 km/h en casi toda Europa ¿adivinan qué? Exacto: los coches actuales están diseñados para lograr el consumo mínimo y la comodidad de conducción máxima entre 120 y 130 km/h. El mío, por ejemplo, con el motor a las revoluciones que rinden el par máximo (mayor eficiencia) y la marcha más larga circula a… ¡120 km/h!

De modo que lo que el gobierno del Régimen va a conseguir es que los coches gasten más, y no menos. Típico de la planificación central socialista (recordemos la pujanza económica de la Unión Soviética y sus satélites).

Pero hay una consecuencia aún más grave. La velocidad de conducción más cómoda en autopista es también de 120 km/h, por lo que la mayoría de los vehículos circula a ella, pues el conductor no necesita estar pendiente de a qué velocidad va. Pero como los españoles tenemos un temor bastante fundado al ánimo represor y recaudador del gobierno, a partir de ahora los conductores irán más pendientes del cuentakilómetros que de la carretera. Los que vivimos en Madrid ya tenemos experiencia en los túneles de Gayardón, que están limitados a 70 km/h cuando técnicamente admitirían 80 ó 90. Al distraer su atención de la carretera, es inevitable que se produzcan más accidentes.

Derroche y muerte. Dos consecuencias típicamente socialistas para una medida típicamente socialista.

Y para que no haya dudas del carácter intrínsecamente feudal del socialismo, que tan bien analizó Hayek en Camino de servidumbre, hoy nos enteramos de un nuevo episodio de hiprogresía: mientras reprime a los españoles con prohibiciones absurdas, el Secretario General del Partido, camarada Rodríguez Zapatero, gastó 20.000 litros de combustible para pasar una noche con su mujer. Eso sí, a los españoles de a pie les prohíbe gastar 100 cl para llegar media hora antes a dar un beso a sus hijos antes de dormirse.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

El pacto educativo que necesitamos para salir de la crisis

A lo largo del último mes han sucedido dos acontecimientos aparentemente independientes, pero que están muy relacionados entre sí: el reconocimiento abierto por el gobierno socialista de la gravedad y profundidad de nuestra crisis económica, y la negativa del PP a acatar un mal llamado “pacto educativo” con todo lo peor de la política educativa socialista.

Por fin es patente para todos que la política económica socialista de los últimos decenios ha llevado a España a la ruina. La presión fiscal confiscatoria sobre los trabajadores y nula sobre los ricos; la deuda pública astronómica; el derroche millonario en autonomías, cargos públicos, y subvenciones; las dificultades de los jóvenes para conseguir un empleo digno porque los mayores tenían contratos y convenios blindados; los favores políticos a los grandes bancos y empresas, que impiden a las pymes competir en igualdad de condiciones… todo ello ha llevado a la quiebra técnica del estado y la seguridad social, el desempleo para 5 millones de españoles, y nulas perspectivas de crecimiento económico para los próximos años.

El gobierno ha empezado a reaccionar ante la crisis financiera del Estado, aunque por ahora se limite a explotar aún más a los los trabajadores y pensionistas y las clases medias para seguir financiando a los privilegiados y millonarios progresistas. Lamentablemente, la salida de la crisis va a exigir medidas más profundas que la eliminación del despilfarro de los infinitos gobiernos que padecemos. No va a bastar solamente, y ni siquiera principalmente, ni aunque se saneasen las finanzas públicas y bancarias, se recortara a la mitad o la centésima parte el gasto público antisocial y se eliminara el derroche que supone el sistema autonómico. En un mundo cada vez más global, donde las empresas españolas, compiten con las chinas, indias e iberoamericanas, cuyos trabajadores cobran la tercera parte o menos que sus colegas españoles, la única manera de mantener nuestras rentas actuales es producir bienes y servicios con cada vez más valor añadido. Y la única manera de aumentar el valor añadido es contar con empresarios y trabajadores mejor preparados que los de nuestros competidores.

Y aquí entra el segundo factor que mencionaba al principio. Justo en el momento de su historia en el que España necesita tener la población mejor preparada, recogemos los frutos amargos de 40 años de políticas educativas progresistas. Políticas progresistas de han destruido la calidad de la enseñanza española (sobre todo, de la pública), han disparado el fracaso escolar y han hecho descender la preparación de los jóvenes españoles a los niveles más bajos del mundo desarrollado.

En ese sentido, no deja de ser una buena noticia que el PP se haya negado a refrendar la versión más radical de estas nefastas políticas educativas. Desgraciadamente, sus propuestas alternativas no dejaban de ser meros parches para mitigar los daños que causa un sistema podrido desde la raíz. Si queremos que nuestra Patria vuelva a tener futuro, es precisa una reforma total de la educación a partir de bases totalmente diferentes a las actuales. En mi opinión, una política educativa exitosa debe apoyarse en tres pilares: libertad, exigencia e  igualdad de oportunidades para todos. Principios todos ellos, por cierto, recogidos en el artículo 27 de la todavía vigente Constitución de 1978, y muy especialmente en su artículo 27.3.

En futuras entradas propondremos las líneas generales que podría tener un modelo alternativo que permitiese a nuestros hijos y nietos devolver a España a los puestos de cabeza de la economía mundial.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

¡Enhorabuena! El socialismo ha convertido a los mileuristas en “ricos”

Tengo que felicitar a la mayoría de mis lectores y amigos. Hasta ahora, yo estaba convencido de que el socialismo sólo traía pobreza y paro a los trabajadores. Ahí está para demostrarlo la generación entre 20 y 35 años, la mitad en paro y la otra mitad mileuristas con contratos temporales. Pero debo reconocer mi error. Gracias a los socialistas, me acabo de enterar de que ¡somos ricos!

Tras el recorte de pensiones y salarios para mantener el gasto antisocial, el gobierno y el Partido han anunciado a bombo y platillo que van a subir los impuestos “a los ricos”. Hasta aquí, todo más o menos normal. Ahora bien, la pregunta inmediata es ¿qué entienden los socialistas por “rico”?

Evidentemente, no se trata de los ricos de verdad. Esos que tú, yo y cualquiera estamos de acuerdo en que son ricos. En España los ricos no pagan impuestos. El Régimen ha preparado vehículos como las SICAV que sólo pagan un 1% de sus beneficios. Lo curioso es que, si nos fijamos en las SICAV, en España hay al menos 440.000 ricos. Como diría Arguiñano, “ricos, ricos”. Pero de esos 440.000, sólo 13.000 declaran ganar más de 600.000 euros en el IRPF. Es decir, que gracias a los socialistas, sólo un 3% pelado de los ricos paga impuestos.

Entonces ¿quienes son esos “ricos” a los que los socialistas van a subir todavía más los impuestos? Pues si nos fijamos en los hechos y no en las palabras, resulta que en la ley del IRPF el marginal máximo se paga a partir de los 52.360 euros al año. Y según esa misma ley, la desgravación por vivienda habitual sólo se devenga a partir de 24.000 euros al año. Así que ya sabéis: a efectos de pagar impuestos, los “ricos” son los que ganan más de 24.000 euros anuales.

¿Y eso cuánto es en la nómina?. Veamos. Un simple cálculo nos da que el tipo medio del IRPF para ese nivel de renta es del 19%, ó 4.560 euros al año. Las cuotas a la SS por cuenta del trabajador son otro 6,35%, ó 1.524 euros. Lo cual nos da 17.916 euros netos, que dividido entre 14 pagas son 1.280 euros al mes. Un salario mileurista.

Así que aquí tenéis la buena noticia: todos vosotros que trabajáis de sol a sol por mil euros limpios al mes ¡sois ricos!

Así que no seáis “insolidarios” y preparaos a contribuir más para poder pagar los coches oficiales, los sindicatos, los asesores, el derroche autonómico, las subvenciones a la banca, el cine español, la SGAE, las televisiones públicas,  las embajadas regionales y las coimas a dictadores tercermundistas (pero de izquierdas, por supuesto).  Comprended que el Régimen no va a hacer pagar a los millonarios, que tambiénson progres. No olvidéis que el socialismo consiste en quitar a los “ricos” mileuristas para dar a los RICOS-RICOS.

___________________________________________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Los socialistas bajan las pensiones para no reducir el gasto antisocial

Lo acaba de decir bien claro Pablo Castellano en El Gato al Agua;  las medidas propuestas por el Partido Socialista no afectan a los privilegiados del Régimen: sindicalistas y demás progres subvencionados, partidos políticos, altos cargos, “artistas” , políticos autonómicos, banqueros y demás.

Esto no es extraño. Suprimiendo los gastos antisociales, se reduciría el déficit público en más del doble de lo que se conseguirá recortando las pensiones y los sueldos de los funcionarios. Pero que nadie lo espere. Reducir los privilegios de los paniaguados del régimen para aliviar las cargas de los trabajadores y pensionistas no es socialista. La consecuencia inevitable de aplicar una política económica socialista, según lo demuestran tanto la teoría económica como la experiencia práctica de los últimos 100 años, es que el gobierno le quita el dinero a los pobres para dárselo a los ricos. A los ricos progresistas, como mínimo.