Archivo de Etiquetas de 'Eutanasia'

Eutanasia: el próximo recorte presupuestario

A la vista de que la situación de crisis económica en España no amaina, debido a que las escasas medidas adoptadas por el gobierno socialista a duras penas han conseguido reducir el déficit público hasta el ¡6% del PIB!, es inevitable que se realicen a corto plazo más recortes drásticos del gasto público. España ya no puede seguir soportando los dispendios de una casta política que gasta mucho más de lo que los contribuyentes pueden financiar, y a nuestros acreedores exteriores se les ha acabado la paciencia hace rato.

Hay varias formas posibles de recortar drásticamente los gastos del Estado. Una de ellas sería suprimir todos los gastos antisociales que sólo sirven para mantener a las castas políticas: subvenciones a sindicatos, partidos políticos, dictadores y ONGs progres, televisiones públicas, coches oficiales, enchufados en empresas públicas, etc. Recortando este gasto España volvería a tener una situación financiera más que saneada.

Pero está claro que los socialistas no van a recortar sus privilegios ni los de sus amigos. Ni los socialistas radicales del PSOE, ni los socialistas soviéticos de IU, ni los socialdemócratas del PProgre. Pero como la banca internacional y la canciller Merkel les siguen exigiendo recortes, los socialistas ya han encontrado donde hacerlos: recortando en la partida de gasto más importante de los Presupuestos: la Sanidad.

La fómula para implantar el recorte presupuestario será la nueva ley de eutanasia obligatoria. Si el proyecto del gobierno se aprueba, los médicos no podrán negarse a matar a los enfermos. Y, como ya hemos visto en esta bitácora el único motivo por el que los progresistas quieren aprobar la eutanasia es reducir el gasto público. Todo su discurso sobre la “libertad de elección” es falso e incoherente, y busca únicamente engañar y confundir a las personas de buena fe.

Tengamos en cuenta que, por término medio,  una persona ocasiona la mitad del gasto sanitario de toda su vida en su último año en la Tierra. Igualmente, que la esperanza de vida de los españoles ronda los 82 años, y la edad media de jubilación los 62. Esto es, que cada español que cobra pensión lo hace durante unos 20 años.

Un sencillo cálculo nos hace ver que si se aplica la eutanasia a todos los ancianos y enfermos cuya esperanza de vida es menor o igual a un año, se reduciría el gasto sanitario a la mitad y el gasto en pensiones en un 5%. Una cifra más que suficiente para alcanzar los recortes de gasto público necesarios sin necesidad de tocar los privilegios de las castas parasitarias progresistas.

PS: antes de que a ningún gracioso se le ocurra hacer comentarios lacrimógenos del estilo de “si tú supieras lo que es tener un familiar…” o insultantes del estilo de “si a los católicos os gusta sufrir allá vosotros…” os informaré de que mi padre padece un cáncer incurable por medios médicos y nos estamos ocupando (y por ahora, consiguiendo) de que viva en paz sus últimos meses. Consideraré cualquier comentario de esos una ofensa personal y ruego al que lo perpetre que indique en él el lugar y la hora donde podremos vernos las caras. A espada.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Aborto, esclavitud, genocidio, Holocausto, eutanasia

Algunos hermanos judíos se quejan de que se compare el aborto y otros genocidios con el Holocausto. Comprendo su punto de vista, pero lo cierto es que todos los conceptos que cito en el título tienen algo en común, algo que está precisamente en la raíz de su inhumanidad.

A lo largo de la Historia ha habido regímenes legales que permitían (y a veces hacían obligatorios) la esclavitud, la eutanasia, el infanticidio prenatal (aborto) o postnatal, y el exterminio de grupos sociales o religiosos (genocidios varios y muy especialmente el Holocausto). Y estos regímenes en algunas ocasiones eran sistemas legales muy avanzados en otras dimensiones, como es el caso del mismísimo Derecho Romano. No obstante, una de sus raíces estaba podrida.

La raíz podrida de todos estos sistemas es la misma: se reconoce el derecho a la vida de unas personas, pero se le niega a otras. El criterio por el que se decide quien carece de derecho a la vida varía: puede ser la edad (niños o ancianos), puede ser la salud, puede ser la raza, la condición social (esclavo o libre) o la religión. Pero en todos ellos hay una casta de personas privilegiadas y otra de personas sometidas.

Exijamos, pues, a nuestros hermanos progresistas que sean claros: legalizar el aborto consiste en romper la igualdad de derechos de todas las personas. Todas las argumentaciones acerca de si el niño no es persona hasta que pasa no sé cuanto tiempo desde la concepción son milongas anticientíficas para confundir a los ingenuos, y ellos lo saben. Lo que proponen de verdad es imponernos la ruptura del principio de la igualdad de todos ante la Ley. Y nada menos que para el derecho a la vida.

Así que, hermanos progresistas, repetid: “lo progresista es que unas personas tengan más derechos que otros. La igualdad de todos ante la Ley es un dogma cristiano ya superado”.

Votar al PSOE, deporte de riesgo

Hasta ahora, los deportes de riesgo eran patrimonio de los jóvenes, o de hombres maduros bien conservados. Pero la aprobación de la eutanasia va a cambiar eso.

Los deportes de riesgo son aquéllos en los que un error puede ocasionar graves lesiones a quien lo practica, e incluso la muerte. Tradicionalmente había unos pocos: la caza mayor de fieras, el boxeo y la hípica, a los que luego se sumaron el alpinismo, el paracaidismo, el ala delta… Y recientemente han proliferado: el puenting, el descenso de ríos en balsa,  el full contact, la navegación de altura en moto acuática, etc.

Pero todos ellos seguían exigiendo una buena forma física, lo que los mantenía fuera del alcance de los ancianos y de aquellos que padecían una enfermedad. Hasta ahora.

El PSOE, siempre preocupado por “ampliar derechos”, ha decidido “otorgar graciosamente” a los ancianos y enfermos el “derecho” a practicar deportes de riesgo. Cada cuatro años, los ancianos tendrán ocasión de practicar una sesión: si introducen la papeleta del PSOE en la urna, sabrán que se arriesgan a ser eutanasiados en el caso, bastante probable, de que tengan que pasar por el hospital durante los cuatro años siguientes.

¡Por fin he encontrado una hipótesis diferente del ahorro de gasto público para explicar el interés del PSOE en aprobar la eutanasia! Igual que los jóvenes tienen derecho a jugarse la vida haciendo puenting, los ancianos tienen derecho a jugarse la vida votando al PSOE.

¡Buena caza!

Eutanasia: ¿libertad para elegir?

En la anterior entrada veíamos que resultaba verosímil que la eutanasia se propusiera como medio para reducir el gasto público. Puesto que no es ese el argumento que sus defensores emplean, para ser objetivos vamos a revisar esos argumentos y comprobar si resultan creíbles y coherentes. 

Los argumentos que los socialistas usan para defender la eutanasia pueden resumirse en dos: “el derecho que tiene toda persona a decidir sobre su cuerpo” y lo que ellos llaman el “derecho a una  muerte digna”.

Dejemos la discusión sobre la “muerte digna” para otro debate y centrémonos en el derecho a decidir sobre el propio cuerpo. Analizándolo objetivamente, caben dos posibilidades:

  1. Los socialistas son sinceros y realmente creen que el Estado no tiene derecho a obligar a nadie a disponer de su cuerpo de una forma que él o ella no quiera.
  2. Los socialistas defienden la eutanasia por otro motivo, pero utilizan esa excusa para engañar a la opinión pública, porque sospechan que no aceptaría la eutanasia si se conociesen sus verdaderos motivos

Veamos en primer lugar la segunda posibilidad. En el pasado reciente, los mismos dirigentes socialistas que hoy proponen legalizar la eutanasia reconocieron haber mentido a los españoles. Por ese motivo, tenemos que admitir que no se puede descartar que lo estén haciendo también al hablar sobre eutanasia.

No obstante, es posible que sean sinceros y de verdad piensen que el Estado no debe interferir en las decisiones de los ciuadanos sobre su cuerpo. Si eso es verdad, sin duda los socialistas habrán derogado toda ley que interfiera en esa libertad. Repasemos que han hecho:

  • En materia educativa, los socialistas han impuesto leyes y reglamentos que obligan a todos los españoles entre 6 y 16 años a asistir a una escuela, a hacerlo determinados días y a determinadas horas. No se les permite recibir las enseñanzas de los niveles obligatorios en menos tiempo, en casa o en academias no reguladas ni en horarios alternativos.
  • Durante muchos años, hasta que lo suprimió el Partido Popular, los socialistas mantuvieron leyes que obligaban a los varones españoles a dedicar un año o más de su vida al servicio militar obligatorio, ya fuese en los Ejércitos, en la Cruz Roja o en la Prestación Social Sustitutoria.
  • Los socialistas han impuesto leyes que obligan a los conductores a circular con el cinturón de seguridad puesto. Vaya por delante que yo ya usaba el cinturón en ciudad antes de ser obligatorio, pero no me parece una legislación muy coherente con el derecho a disponer de la propia vida.
  • Los socialistas han impuesto leyes que impiden a los fumadores fumar en un despacho de su propiedad en el que no haya más personas. No he fumado nunca y odio que me obliguen a ser fumador pasivo, pero cuando no hay terceros afectados tampoco me parece que esta ley sea muy coherente con el derecho a disponer del propio cuerpo.

En definitiva, parece que a los socialistas les parece bien que el Estado imponga a las personas como deben disponer de su cuerpo, excepto en el caso de la eutanasia. ¿Qué diferencia la eutanasia de las leyes sobre educación, servicio militar, circulación viaria y tabaquismo en el trabajo?

Hay una: el momento de la vida en el que afecta. Los estudiantes y los reclutas son jóvenes a punto para trabajar. Los conductores tienen que pasar un examen médico y tener medios para poseer y mantener un coche, por lo que normalmente son trabajadores sanos. Los que fuman en el lugar de trabajo son, evidentemente, trabajadores activos. Todos ellos, personas activas que aportan o aportarán recursos al Estado en forma de impuestos.

En cambio, los afectados por la eutanasia serán ancianos y enfermos. Todos ellos, personas que ya no están activas y que ya no podrán seguir aportando recursos al Estado con sus impuestos, sino recibiéndolos a través de las pensiones y el gasto sanitario.

Me temo que la libertad para disponer del propio cuerpo es una mala excusa. El motivo tiene que ser otro. Y seguimos sin poder descartar que el verdadero motivo sea reducir el gasto público.