Archivo de Etiquetas de 'Islam'

Ramón Berenguer y las banderas anticatalanas

Estaba Minaya Álvar Fáñez charlando en el Cielo con su viejo rival y amigo Ramón Berenguer, conde de Barcelona. Ambos celebraban su reencuentro, después de haber pasado unos cuantos siglos en el Purgatorio haciendo penitencia por ciertos excesos que cada uno de ellos había cometido mientras peleaban por la fe cristiana y la liberación de España. Ramón, que había seguido con más atención los acontecimientos de Cataluña que Minaya, le contaba a éste con bastante énfasis:

-Estoy lleno de santa indignación por lo que sucede en mi antiguo condado. Es tremendo lo que ocurrió el otro día en la manifestación independentista.

Lo bueno del don de lenguas es que, aunque Ramón hablaba un catalán purísimo y Minaya un castellano como el que luego escribió Cervantes, los dos se entendían a la perfección y amistosamente. Igual que si estuviesen en la Barcelona de los años 60 ó 70.

Minaya sonrió al oír al conde. Recordaba las expresiones malsonantes que ambos habrían utilizado en lugar de aquel tremendo, y que sí habrían sido tremendas. Pensó “Hay que ver qué brutos éramos en la Tierra. Gracias, Señor por habernos refinado” y contestó:

-Bueno, Ramón, recuerda que en todos los tiempos ha habido vasallos rebeldes… la naturaleza humana es así.

-Pero Minaya, es que una cosas es rebelarse contra abusos de un señor, o reclamando el poder porque dices que vas a gobernar mejor que el actual, y otra hacerlo mintiendo. Esos hijos de Satanás están pisoteando las libertades de mis antiguos vasallos poniendo como excusa una serie de mentiras que nos atañen directamente a mí y al honor de mi familia. Como sabes, una vez que los moros nos separaron del resto de los cristianos españoles, los catalanes hicimos lo posible por recuperar nuestra libertad y reunirnos con el resto de los españoles. Primero nos aliamos con los franceses para echar a los moros, y luego nos libramos de los franceses para unirnos a los aragoneses, luego a Valencia y Mallorca, después a Castilla y León, a Navarra y por fin a Portugal. Siempre tuvimos claro que primero éramos cristianos, luego españoles y luego todo lo demás. Una cosa es que alguna vez nos peléasemos para decidir quién se quedaba con las tierras del emir moro de Lérida (sonrió Minaya) y otra es que no fuésemos hermanos naturales. Al fin y al cabo, también los castellanos peleasteis con los leoneses para ver si sería rey Sancho o Alfonso.

Y ahora vienen estos catalanes renegados y nos ponen como excusa para montar un emirato independiente en Cataluña. ¡Si supieses cómo me hirvió la sangre cuando vi la manifestación del otro día llena de banderas anticatalanas! ¡Y con un cordobés al frente! Ya sabes que no tengo nada personal contra los cordobeses (a pesar de haber apiolado unos cuantos en vida) pero me resulta muy sospechoso que un agente de la ciudad de los califas promueva un movimiento anticatalán invocando mi memoria y la de los demás condes independientes. ¡Pero si hasta los franceses llamaron a nuestras tierras Marca Hispánica en lugar de Marca Catalana! Menos mal que el buen pueblo de Cataluña salió a la calle al día siguiente con banderas nacionales catalanas para replicar a esos renegados.

Contestó Minaya:

-Perdona, Ramón, pero ya sabes que a mí siempre se me dieron mejor la táctica y la diplomacia que la heráldica. A mí me pareció que todas las banderas eran de color rojo y gualda.

Sonrió Ramón Berenguer:

-Vosotros los castellanos siempre tan prácticos, hasta después de la muerte. Verás, te explicaré las diferencias.

Esta es la bandera nacional de Cataluña

750px-Flag_of_Spain.svg

Como ves, es la bandera actual de la nación a la que pertenecemos desde siempre los catalanes: España. Sus colores, además, proceden de la enseña real de Aragón, por lo que son colores que los catalanes siempre hemos considerado como propios. Como puedes ver, por si eso no fuera poco, nuestras armas están también en el cuartel inferior izquierdo.

Esta, que también pudiste ver junto a la enseña nacional, es la bandera regional de Cataluña y antigua Señal Real de Aragón.

 

 Archivo:Siñal d'Aragón.svg

Y por último, el primer día pudiste ver también banderas anticatalanas como ésta:

 Archivo:Estelada blava.svg

 

Esta es la bandera de los renegados. La bandera anticatalana. La de los malos catalanes y los agentes del Califato, que en 1648 quisieron entregar Cataluña a los franceses, en 1936 a los rusos y ahora quieren constituirse en emirato anticristiano. Voy a pedir permiso al Señor para bajar de nuevo a Barcelona y dar ánimos a los buenos catalanes para que se desperecen de su sueño y se lancen a la Resistencia.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

La victoria de Pozuelo nos puede evitar otras Navas de Tolosa

Ayer hemos sabido que el intento de imponer la ley islámica en un instituto de Pozuelo de Alarcón se ha saldado con la victoria de la libertad religiosa y las leyes españolas. 

El conflicto de Pozuelo no ha sido sino un episodio más de los intentos de los fundamentalistas islámicos (apoyados por algunos cristianos renegados) para someter a la ley islámica a los cristianos españoles (hoy diríamos occidentales españoles) y a los musulmanes que quieren vivir en libertad. Desde la invasión de 711, los fundamentalistas intentan una y otra vez restringir nuestras libertades, frente a una resistencia de suerte e intensidad fluctuantes por parte de cristianos y musulmanes libres.

En tiempos de mi señor el Cid, eran los almorávides marroquíes (apoyados sibilinamente por traidores como el conde de Cabra) quienes se enfrentaban a los reinos cristianos y a reinos musulmanes tolerantes como el de Zaragoza y el de Albarracín.

Como mínimo desde 1927, se había conseguido que estos enfrentamientos se saldaran por la vía pacífica, y así debería de seguir siendo. No obstante, se observa en los últimos tiempos una peligrosa escalada en el uso de la violencia por los islamistas. El último episodio, la profanación de la Catedral de Córdoba por un grupo de terroristas islámicos que intentaron matar a los vigilantes, no presagiaba nada bueno.

Por eso es tan importante la victoria de Pozuelo. En ella, un islamista que quería imponer la ley islámica por encima de las leyes civiles, con la complicidad del progrerío que nos desgobierna, se ha encontrado con la oposición pacífica y frontal de las autoridades competentes en la aplicación de la ley. Ha gritado, ha amenazado con acciones legales, ha movilizado a los medios progres… y a los tres días ha reculado y ha hecho lo que tenía que haber hecho desde un principio: cumplir la ley española y aprovechar los cauces que le da para ejercer sus derechos y libertades.

Este episodio tiene enseñanzas muy interesantes para todas las partes:

  1. Para los musulmanes devotos, pero civilizados, ha reafirmado que las leyes españolas protegen su libertad religiosa y les dan cauces para ejercerla pacíficamente
  2. Para los musulmanes o ex-musulmanes que han venido a España huyendo de las tiranías islámicas de sus países de origen, les tranquiliza porque una parte importante de la sociedad española está dispuesta a defender las libertades que ellos tanto valoran
  3. Para los españoles, cristianos o simplemente occidentales, ha dejado claro que el islamismo es un tigre de papel. Gritan y amenazan cuando no se les planta cara, pero se achantan cuando encuentran firmeza. Y si se atajan sus intentonas liberticidas cuando aún son débiles, es mucho más difícil que consigan escalar el conflicto a un fase violenta
  4. Y por último, para los islamistas que creían que todos los españoles son tan cobardes, sin principios y traidores como el progrerío, les ha servido de recordatorio de que el espíritu de D. Pelayo, de Alfonso III, Alfonso VI y Alfonso VIII de Castilla, del Cid Campeador, de Al-Muqtadir de Zaragoza, de Abengalbón de Molina,  de Sancho el Fuerte de Navarra, de Alfonso I el Batallador, de Jaime I el Conquistador, de Guzmán el Bueno, de Fernando III el Santo,  del Gran Capitán, de los Reyes Católicos, de D. Juan de Austria, del general Prim, del almirante Barceló y de tantos otros héroes españoles no está muerto. Y de que sus intentos de cercenar nuestras libertades y las de los demás musulmanes para imponernos la Sharia se enfrentarán siempre con nuestra resistencia decidida y eficaz.

Si de nosotros depende, de forma pacífica.

 

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

El velo de Pozuelo no es un asunto religioso, sino político

En estos últimos días, la exigencia por parte de un padre musulmán de que sus hijas vayan al instituto con velo, cuando el reglamento del centro prohíbe las prendas de cabeza, ha reavivado el debate sobre los símbolos religiosos y su presencia pública.

Este caso presenta numerosas ramificaciones enormemente interesantes en al menos tres debates: la libertad religiosa, la libertad educativa, y los límites de la exigencia de adaptación a la legislación occidental de aquellos que proceden de otros entornos culturales..

Repasemos los hechos. Una alumna a 16 años y religión musulmana, que llevaba matriculada desde principios de curso en el instituto “Camilo José Cela” de Pozuelo de Alarcón (cuyo reglamento de régimen interno prohíbe la asistencia a clase con prendas de cabeza), y que llevaba desde entonces asistiendo a clase con la cabeza descubierta, aparece de pronto un día con la cabeza cubierta por un pañuelo. Cuando las autoridades del centro le requieren para que se lo quite en cumplimiento del reglamento, ella se niega alegando que vestir el pañuelo en público es una obligación que le impone su religión. Cuando, a la vista de su incumplimiento deliberado del reglamento, la muchacha es expulsada del centro, su padre entra en escena y exige la readmisión de su hija y que el centro la autorice a asistir a clase con pañuelo. Ante la negativa del centro, el padre, asistido por varios grupos islámicos, emprende una escalada de imprecaciones y denuncias, hablando de violaciones de su libertad religiosa, de islamofobia y otras lindezas similares.

A la vista de estos hechos, caben dos explicaciones. Una de ellas, es que este padre es un musulmán devoto que quiere que su hija se eduque en un entorno donde no tenga problemas para cumplir lo que él considera que son sus obligaciones religiosas. La segunda, es que este padre es un activista islámico que utiliza a su hija como arma arrojadiza para avanzar en la imposición de la ley islámica en España..

Antes de seguir con análisis de los hechos, permítaseme exponer cuáles son mis posturas sobre los derechos y cuestiones legales en debate.

  1. Quede claro en primer lugar, que si he elegido como pseudónimo el nombre de un caballero cristiano que ha quedado inmortalizado en la literatura, entre otras cosas, por su entrañable amistad con el moro Abengalbón, señor de Molina, es porque siento la máxima simpatía por nuestros hermanos musulmanes, sobre todo por aquellos que trabajan duro para sacar adelante y educar a sus familias sin meterse con el prójimo.
  2. En segundo lugar, quede claro que defiendo la libertad religiosa de todos, y muy especialmente el derecho a manifestar las propias convicciones religiosas en público. No siendo alfaquí musulmán, sino caballero cristiano, no voy a entrar en el debate de si la religión musulmana obliga o no a las mujeres a llevar la cabeza cubierta cuando están en público. Me basta con que una persona considere en su fuero interno que la particular interpretación del islam que profesa le obliga a ello para que yo defienda su derecho como parte de su libertad religiosa.
  3. En tercer lugar, que defiendo a muerte el derecho, reconocido incluso por la Constitución, que los padres tenemos para educar a nuestros hijos conforme a nuestras convicciones morales y religiosas.
  4. En cuarto lugar, y como otra vertiente de la libertad educativa, también reconozco el derecho de quienes crean centros de enseñanza para organizarlos como consideren oportuno, incluyendo por supuesto su derecho a establecer la uniformidad más adecuada con el carácter propio del centro. En el caso de los centros gubernamentales, me parece una excelente idea la actual situación en el cual es el consejo escolar, el uso de su autonomía, quien decide sobre esas cuestiones..
  5. En quinto lugar, reconozco también el derecho de las naciones a basar su ordenamiento jurídico en las tradiciones históricas, religiosas, y culturales de los pueblos que las fundaron. Todo ello, sin perjuicio de respetar los derechos fundamentales de las personas que a esas naciones acudan procedentes de otras tradiciones. Y como consecuencia lógica, creo que los inmigrantes que voluntariamente se instalan en otra nación tienen la obligación de respetar esas tradiciones y ordenamientos jurídicos.

Es oportuno también recordar en qué consiste el islamismo militante, y cuál es su estrategia. El islamismo militante considera como obligación religiosa el someter a todos los hombres del mundo a la Sharia (ley islámica), recurriendo a la violencia y el engaño si fuese necesario. Y su estrategia es conocida: asumir la representación de los musulmanes de un territorio (islamistas o no), y cuando los mahometanos son una minoría, intentar que se acepte que la Ley Islámica es de aplicación en algún ámbito del ordenamiento jurídico, inicialmente sólo a los musulmanes. Puede ser en el derecho de familia de los matrimonios entre musulmanes, en los contratos mercantiles entre musulmanes… o en los reglamentos escolares que afecten a musulmanes. Una vez que el país que se quiere colonizar acepta la Sharia en un punto, se intenta que su ámbito de aplicación vaya ampliándose. A medida que el poder político de los islamistas crece (ya sea porque aumenta el número de votantes mahometanos o porque los partidos islamistas se convierten en bisagras), se va ampliando la aplicación de la Sharia y se empieza a imponer también a los “infieles”. Un ejemplo es la reciente imposición en Francia de la separación de los sexos en las piscinas municipales. A medida que el poder crece (ya sea por la toma violenta del poder o por el crecimiento demográfico), se impone la Sharia a todos, discriminando a las mujeres y los no musulmanes. En la última etapa, se implanta la dictadura islamista al estilo iraní o saudita.

A la vista de lo anterior, repitamos la pregunta: el padre musulmán de Pozuelo ¿es un musulmán devoto preocupado por su familia o bien es militante integrista que quiere imponernos ante todos la ley islámica?.

Analicemos la primera posibilidad. ¿Qué opciones tienen unos padres musulmanes que quiera que su hija adolescente vista en clase conforme a su particular interpretación de la ley islámica? Varias. En primer lugar, pueden matricularla en un colegio donde sí se permita ir a clase con velo: hay varios en Madrid. En segundo lugar, pueden matricularla en un colegio femenino donde, al no convivir con hombres adultos, no necesita vestir el velo: hay varios en Madrid, entre ellos aquél donde estudian las hijas de los diplomáticos iraníes. En tercer lugar, puede unirse con otros padres musulmanes y fundar un colegio en el que el velo sea parte del uniforme: eso hicieron, por ejemplo, los padres de familia que fundaron Fomento de Centros de Enseñanza en los años sesenta para aplicar sus propios métodos pedagógicos. En cuarto lugar, pueden educar a sus hijas en casa: aunque algunos fiscales retroprogres hayan cuestionado este derecho, los tribunales lo han reconocido. El mahometano de Pozuelo no ha hecho ninguna de estas cosas, por lo que podemos concluir que no actúa movido por el exclusivo interés de la educación de sus hijas.

Queda claro, por lo tanto, que a este hombre le mueve la intención de imponernos la ley islámica por encima de la ley civil española. Esta expliación es totalmente coherente con los hechos. Así se explica, que no presentase objeción alguna en el momento de matricular a su hija, sino que se esperase a mitad de curso para forzar deliberadamente un conflicto. Su intención era conseguir que, en este detalle concreto, las autoridades académicas diesen prioridad a la ley islámica frente a los reglamentos del ordenamiento jurídico español. Afortunadamente, la sensatez y la gallardía de los miembros del consejo escolar ha impedido que los nuevos Muzas impongan su ley. Esperemos que el ejemplo cunda.

Otra dimensión interesante es el apoyo que el progrerío ha dado al incumplidor de la normativa. Un análisis superficial hace difícil encontrar puntos comunes entre quienes defienden una moral arcaica basada en la fe ciega en Dios único, y quienes defienden una moral igualmente arcaica, pero opuesta a la anterior, basada en el paganismo relativista ateo. Hay una explicación, por supuesto, pero por razones de espacio, permitidme que la trate en una entrada posterior.

___________________________________________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Fray Aristóteles y la amenaza islámica en Europa

Hace pocos días un joven profesional, iniciador en Italia de un nuevo movimiento apostólico de un éxito tan grande como su fidelidad al Magisterio de la Iglesia, visitó a Fray Aristóteles en su cueva junto al Monte Athos. Después de acompañarle en silencio en su meditación, y de rezar con él las oraciones de la mañana, se sentaron a la puerta de la cueva para conversar. Tras unos breves minutos hablando de su esposa y sus cinco hijos, el italiano preguntó:

-Fray Aristóteles, tú que has nacido en una tierra que ha padecido los horrores de la ocupación islámica hasta hace relativamente poco tiempo, ¿no crees que la masiva inmigración musulmana que está viniendo a nuestros países es una amenaza para las raíces y la identidad cristiana de Europa?

Fray Aristóteles lo miró con simpatía, pero le contestó con un deje de reproche en su voz

-Hermano, si no supiese quién eres pensaría que te falta fe. Pero como no es el caso me temo que simplemente te has dejado llevar por los tópicos del ambiente. Ya que me pides mi opinión, pienso que la inmigración de nuestros hermanos musulmanes, lejos de constituir una amenaza, es una oportunidad que nos brinda Dios y una prueba de su confianza en nosotros. Porque dime ¿por qué son musulmanes la práctica totalidad de los musulmanes?

-Porque nacieron en una familia musulmana de un país bajo la ley islámica, donde ni los cristianos tienen libertad para predicar su fe ni los musulmanes para convertirse al cristianismo.

-Exacto. Los pocos misioneros que han intentado evangelizar a musulmanes han sido martirizados, así como los pocos musulmanes que, en sus países, han abrazado la verdadera fe. Y salvo episodios ocasionales eso ha sido así durante cientos de años.

Pero ahora gracias a la inmigración las cosas han cambiado ¿no lo ves? Sois la primera generación de cristianos en la Historia que tiene libertad para predicar el Evangelio a millones de musulmanes, y ellos a su vez son los primeros musulmanes en siglos que tienen libertad para convertirse al cristianismo sin represalias. ¿Y consideras que eso es una amenaza para el cristianismo?

Francamente, hermano, yo consideraría un honor que Dios hubiese depositado en mi capacidad evangelizadora tanta confianza. Porque cuando consigáis convertir a una porción relevante de nuestros hermanos inmigrantes, su palabra y su ejemplo tendrán efectos inmediatos y explosivos en sus países de origen.

Y no me digas que es muy difícil que se conviertan. Recuerda que la mayoría son hombres de fe sincera que practican la caridad y rezan a Dios. ¿Acaso crees que Nuestro Señor dejará de mover los corazones de quienes tienen ya fe y obras, pero les falta luz?

El italiano guiñó un ojo a Fray Aristóteles mientras encendía su teléfono móvil.

-Me has abierto los ojos. Perdona que me vaya tan pronto, pero voy a adelantar mi partida para tener una reunión con los libaneses de mi movimiento a ver cuál sería la mejor forma de abordar a nuestros hermanos musulmanes en Italia.

___________________________________________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

El Ejército español gana una batalla en la guerra de Afganistán

Ésta habría sido la manera correcta de titular esta noticia.

Desgraciadamente, el Régimen y sus medios siguen intentando engañar a los españoles ocultándoles que lo que hay en Afganistán es una guerra, y de paso humillando a nuestros soldados, impidiéndoles llevar a cabo su misión y regateándoles el reconocimiento de su honor y sus méritos  en combate.

No es éste el momento de hablar sobre la sensatez, la posibilidad de victoria o la legitimidad de la guerra que enfrenta en Afganistán a los musulmanes tradicionales afganos (con la ayuda de los ejércitos occidentales) y los fundamentalistas islámicos (con la ayuda de los islamistas de todo el mundo y los medios progresistas). Lo que toca es reconocer que España está en guerra, que nuestros militares se están jugando la vida para cumplir la misión que se les ha encomendado, y que están peleando con la nobleza y el valor que siempre ha caracterizado a los soldados españoles.

Y como el PProgre no lo va hacer, que no en vano es parte del Régimen, desde aquí hago un llamamiento a pedir que las recompensas que reciban nuestros soldados por sus méritos en Afganistán lleven el distintivo rojo.

¡Viva España!

Me han felicitado por San Isidro ¡en diciembre!

En España tenemos varios períodos festivos de varios días, y cada uno tiene su nombre. Está la Semana Santa (o Pascua, en singular), los Carnavales, la Navidad (o Pascuas, en plural) y las fiestas patronales (o “Fiestas” a secas). Cuando le dices a un soriano que irás a Soria “por Fiestas” ya sabe que te estás refiriendo a San Juan (semana del 24 de junio). Si se lo dices a alguien del Burgo de Osma, sabe que te refieres a la semana de San Roque y la Asunción (15-16 de agosto). Y si se lo dices a un madrileño, sabe que hablas de San Isidro (semana del 15 de mayo).

Pues bien, en estos días he recibido muchas felicitaciones. Bastantes me felicitaban por Navidades (“Feliz Navidad – Merry Christmas”), algo normal en diciembre, pero muchas otras me decían “Felices Fiestas”, o sea que felicitaban por San Isidro (que son las ”Fiestas”) cuando falta casi medio año.

Pensé quizás que se trataba de gente que no profesa la religión cristiana, pero deseché rápidamente ese pensamiento. Mis corresponsales musulmanes y judíos también me han felicitado por Navidad (alguno de los judíos, incluso por la Hanukká), de modo que no debe tratarse de un asunto religioso.

Puesto que la única explicación racional es que muchos de mis conocidos son muy previsores, no me queda sino agradecerles este alarde de previsión. Eso sí, no me ha llegado la felicitación de Navidad de ninguno de ellos: debió de perderse en el correo con el lío de la salida de vacaciones cuando me la mandaron en julio.

Y a mí, que no soy tan previsor como ellos, no me queda sino desear a todos mis lectores, a la comunidad de HazteOir y a todos los hombres de buena voluntad unas muy felices Pascuas de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.

Alianza de Civilizaciones: los señores de la guerra

“Por sus frutos los conoceréis (Mt. 7,20)”.

La “Alianza de Civilizaciones” es un tinglado propuesto por un presidente de Irán que ha sido llevado a la práctica por el secretario general del PSOE, compañero Rodríguez Zapatero y el primer ministro turco Sr. Erdogan con la colaboración de la ONU. Sus miembros más destacados son Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán , en representación de la “civilización” islamista chíita, Recep Erdogan, representando a la “civilización” islamista sunita y José Luis Rodríguez, representante de la “civilización” atea laizista.

Los fines declarados de esta Alianza son el fomento de la paz y la hermandad entre pueblos distintos, pero ¿es eso verdad? ¿Buscan realmente la paz esos líderes o sólo quieren una cobertura propagandística para consumo de sus opiniones públicas? Hay una forma de saberlo: comprobar si sus acciones se corresponden con sus declaraciones. Como dice el refrán: Obras son amores, que no buenas razones.

Pues bien, éstas son las obras de los “pacíficos” dirigentes de la Alianza de Civilizaciones:

Ahmadineyad ha amenazado en varias ocasiones con destruir el Estado de Israel. Viniendo de un presidente que dirige un programa de construcción de armas nucleares, que ha construido misiles capaces de alcanzar Israel, y que ha preferido sufrir sanciones internacionales antes que parar sus programas nucleares, es una amenaza digna de ser tomada en serio.

Erdogan ha invadido Irak sin mandato de la ONU. No hacen falta comentarios: aplíquense a este pilar de la Alianza de Civilizaciones todos los calificativos que los progres de este mundo han dedicado a Bush, Blair y Aznar por ese motivo.

Zapatero ha triplicado la venta de armas al extranjero respecto de la época de Aznar. Además, la mayoría de las nuevas ventas han sido a países dictatoriales como Cuba, Venezuela, Irán o China.

En resumen, que la Alianza de Civilizaciones está dirigida por señores de la guerra: Ahmadineyad la provoca, Erdogan la hace y Zapatero la alimenta.

La Alianza de Civilizaciones es una alianza, sí, pero contra la paz.