Archivo de Etiquetas de 'trabajadores'

Educación pública: de todos y para todos… menos para mis hijos

Hoy hemos conocido, gracias a La Razón, el último episodio de hipogresía de un defensor de la escuela única, pública y laica obligatoria para todos. Resulta que José Ricardo Martínez, líder de UGT en Madrid que ha liderado la huelga «por una enseñanza pública de todos y para todos», ha elegido para sus hijos un centro de pago y exclusivo en un barrio elitista.

Creo que no es necesario recordar que yo defiendo la libertad de elección de centro para todos, sindicalistas subvencionados incluidos. Y como padre de familia numerosa, no puedo menos que comprender que, a la vista del descomunal fracaso en el que las políticas educativas progresistas han sumido a la educación pública, haya elegido para ellos un colegio social sin concertar, que es donde la calidad de la enseñanza es más alto hoy en día.

Ahora bien, eso se contradice frontalmente con su defensa rabiosa de la imposición a los españoles sin recursos económicos de la escuela pública obligatoria. El Estado les quita a los trabajadores la mitad de lo que ganan, y como no disponen de ese dinero para pagar el colegio que prefieren, y en muchas regiones los políticos recortan o no amplían los conciertos, tienen que resignarse a que sus hijos vegeten en el colegio público de la esquina. Mientras tanto, los mismos que impiden que los hijos de los trabajadores salgan de la pobreza gracias a una buena educación, llevan a los suyos a los mismos colegios que los banqueros y los artistas de la ceja.

Todo esto se solucionaría con la implantación del cheque escolar. De este modo, habría libertad para todos, no sólo para los banqueros, sindicalistas y políticos. Los trabajadores podrían enviar a sus hijos a los mejores colegios. Los peores colegios tendrían incentivos poderosos para mejorar (en los sitios donde se ha implantado el cheque escolar, la escuela pública ha mejorado en calidad, y en muchas ocasiones también en número de alumnos). Las empresas tendrían trabajadores mejor preparados y podrían competir con las de otros países. Todos saldríamos beneficiados.

Todos, menos los sindicalistas y demás privilegiados del sistema actual.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Eutanasia: el próximo recorte presupuestario

A la vista de que la situación de crisis económica en España no amaina, debido a que las escasas medidas adoptadas por el gobierno socialista a duras penas han conseguido reducir el déficit público hasta el ¡6% del PIB!, es inevitable que se realicen a corto plazo más recortes drásticos del gasto público. España ya no puede seguir soportando los dispendios de una casta política que gasta mucho más de lo que los contribuyentes pueden financiar, y a nuestros acreedores exteriores se les ha acabado la paciencia hace rato.

Hay varias formas posibles de recortar drásticamente los gastos del Estado. Una de ellas sería suprimir todos los gastos antisociales que sólo sirven para mantener a las castas políticas: subvenciones a sindicatos, partidos políticos, dictadores y ONGs progres, televisiones públicas, coches oficiales, enchufados en empresas públicas, etc. Recortando este gasto España volvería a tener una situación financiera más que saneada.

Pero está claro que los socialistas no van a recortar sus privilegios ni los de sus amigos. Ni los socialistas radicales del PSOE, ni los socialistas soviéticos de IU, ni los socialdemócratas del PProgre. Pero como la banca internacional y la canciller Merkel les siguen exigiendo recortes, los socialistas ya han encontrado donde hacerlos: recortando en la partida de gasto más importante de los Presupuestos: la Sanidad.

La fómula para implantar el recorte presupuestario será la nueva ley de eutanasia obligatoria. Si el proyecto del gobierno se aprueba, los médicos no podrán negarse a matar a los enfermos. Y, como ya hemos visto en esta bitácora el único motivo por el que los progresistas quieren aprobar la eutanasia es reducir el gasto público. Todo su discurso sobre la “libertad de elección” es falso e incoherente, y busca únicamente engañar y confundir a las personas de buena fe.

Tengamos en cuenta que, por término medio,  una persona ocasiona la mitad del gasto sanitario de toda su vida en su último año en la Tierra. Igualmente, que la esperanza de vida de los españoles ronda los 82 años, y la edad media de jubilación los 62. Esto es, que cada español que cobra pensión lo hace durante unos 20 años.

Un sencillo cálculo nos hace ver que si se aplica la eutanasia a todos los ancianos y enfermos cuya esperanza de vida es menor o igual a un año, se reduciría el gasto sanitario a la mitad y el gasto en pensiones en un 5%. Una cifra más que suficiente para alcanzar los recortes de gasto público necesarios sin necesidad de tocar los privilegios de las castas parasitarias progresistas.

PS: antes de que a ningún gracioso se le ocurra hacer comentarios lacrimógenos del estilo de “si tú supieras lo que es tener un familiar…” o insultantes del estilo de “si a los católicos os gusta sufrir allá vosotros…” os informaré de que mi padre padece un cáncer incurable por medios médicos y nos estamos ocupando (y por ahora, consiguiendo) de que viva en paz sus últimos meses. Consideraré cualquier comentario de esos una ofensa personal y ruego al que lo perpetre que indique en él el lugar y la hora donde podremos vernos las caras. A espada.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Socialismo: 110 km/h, más gasto de combustible y más accidentes

En una nueva extensión de los principios socialistas (el Gobierno sabe mejor que tú lo que te conviene, y te obliga a hacerlo), el gobierno del Régimen ha decidido reducir la velocidad máxima autorizada en autopistas a 110 km/h. Según ellos, para reducir el consumo de combustible.

Ahora bien, lo que sus mentes socialistas no alcanzan a comprender es que, desde que el general Franco bajó la velocidad máxima de 130 km/h a 120 km/h, también para ahorrar combustible, los tiempos han cambiado. Los ingenieros (esos individuos que se dedican a estudiar de jóvenes y a trabajar de mayores, no como los políticos) han introducido numerosas mejoras en los coches en estos casi 40 años. Y como parten del dato de que la velocidad máxima está entre 120 y 130 km/h en casi toda Europa ¿adivinan qué? Exacto: los coches actuales están diseñados para lograr el consumo mínimo y la comodidad de conducción máxima entre 120 y 130 km/h. El mío, por ejemplo, con el motor a las revoluciones que rinden el par máximo (mayor eficiencia) y la marcha más larga circula a… ¡120 km/h!

De modo que lo que el gobierno del Régimen va a conseguir es que los coches gasten más, y no menos. Típico de la planificación central socialista (recordemos la pujanza económica de la Unión Soviética y sus satélites).

Pero hay una consecuencia aún más grave. La velocidad de conducción más cómoda en autopista es también de 120 km/h, por lo que la mayoría de los vehículos circula a ella, pues el conductor no necesita estar pendiente de a qué velocidad va. Pero como los españoles tenemos un temor bastante fundado al ánimo represor y recaudador del gobierno, a partir de ahora los conductores irán más pendientes del cuentakilómetros que de la carretera. Los que vivimos en Madrid ya tenemos experiencia en los túneles de Gayardón, que están limitados a 70 km/h cuando técnicamente admitirían 80 ó 90. Al distraer su atención de la carretera, es inevitable que se produzcan más accidentes.

Derroche y muerte. Dos consecuencias típicamente socialistas para una medida típicamente socialista.

Y para que no haya dudas del carácter intrínsecamente feudal del socialismo, que tan bien analizó Hayek en Camino de servidumbre, hoy nos enteramos de un nuevo episodio de hiprogresía: mientras reprime a los españoles con prohibiciones absurdas, el Secretario General del Partido, camarada Rodríguez Zapatero, gastó 20.000 litros de combustible para pasar una noche con su mujer. Eso sí, a los españoles de a pie les prohíbe gastar 100 cl para llegar media hora antes a dar un beso a sus hijos antes de dormirse.

_______________

Ceterum censeo infanticidii leges omnes esse delendas.

Y además, pienso que todas las leyes del aborto deben ser suprimidas.

Los socialistas bajan las pensiones para no reducir el gasto antisocial

Lo acaba de decir bien claro Pablo Castellano en El Gato al Agua;  las medidas propuestas por el Partido Socialista no afectan a los privilegiados del Régimen: sindicalistas y demás progres subvencionados, partidos políticos, altos cargos, “artistas” , políticos autonómicos, banqueros y demás.

Esto no es extraño. Suprimiendo los gastos antisociales, se reduciría el déficit público en más del doble de lo que se conseguirá recortando las pensiones y los sueldos de los funcionarios. Pero que nadie lo espere. Reducir los privilegios de los paniaguados del régimen para aliviar las cargas de los trabajadores y pensionistas no es socialista. La consecuencia inevitable de aplicar una política económica socialista, según lo demuestran tanto la teoría económica como la experiencia práctica de los últimos 100 años, es que el gobierno le quita el dinero a los pobres para dárselo a los ricos. A los ricos progresistas, como mínimo.