Debate social sobre el aborto, por José Antonio Burriel

José Antonio Burriel de San Vicentee s abogado, periodista y adiscrito al Manifiesto de Madrid

 

Las manifestaciones del domingo 29 de marzo en contra del proyecto legislativo sobre el aborto –estamos en fase de anteproyecto, pero es intención decidida una nueva ley- ha “escocido”. Y ha escocido porque ha puesto de manifiesto que el debate social sobre el aborto no es un debate superado, diga lo que diga el Gobierno y algunos de sus ministros. Quizás se ha pensado que la sociedad civil se iba, una vez más, a encoger de hombros, a tragar “carros y carretas”. ¡Va a ser que no! Y se dice: ¿Por qué no se ha protestado antes, en estos últimos 20 años? Pues quizás sea porque la nueva ley que se augura rebasa los límites que buena parte de la sociedad esta dispuesta a soportar. Se dice: solamente se quiere mejorar la ley existente. Pues para eso no hace falta esa ampliación del aborto, es suficiente con exigir la legalidad para los distintos supuestos. Pero claro a las clínicas abortistas –que existe un negocio del aborto lo explicita la existencia de una plataforma de clínicas abortistas y el empeño de éstas de ampliar los plazos (a más abortos, más dinero, y si son ilegales, mejor que mejor)-, les conviene una nueva ley.

También se dice: hay que adecuar nuestra legislación a la legislación de países europeos de nuestro entorno. Me pregunto: ¿se adecua para mejorar o para empeorar? No encuentro sentido alguno al afán de igualarnos con los demás, a no ser que sea para mejorar. ¿Mejoramos siendo permisivos en el tema del aborto?

Se dice: hay que hacer campañas de prevención de embarazos no deseados. Me parece excelente. Ahora bien, ¿esas campañas suponen la ampliación del aborto? Por cierto, los abortistas hablan de interrupción voluntaria del embarazo. Otra vez con las ambigüedades. No, el aborto supone una interrupción voluntaria del embarazo que tiene lugar mediante la muerte del feto, es decir, de un ser vivo al que no se le permite llegar al punto final de su primer desarrollo.

No hay que tener miedo al debate social. No hay que tener miedo a escuchar a unos y otros. Pero a escuchar con la inteligencia abierta para entender las razones, no a escuchar con la inteligencia “cerrada” porque no se está dispuesto ni a dialogar, ni a ceder en las pretensiones.

 

10 Respuestas a “Debate social sobre el aborto, por José Antonio Burriel”


  1. 1 CFuencisla

    D. José Antonio, fiel seguidora de sus artículos, me gustaría realizarle esta vez una apreciación. Considero que el aborto nunca puede ser la “interrupción” voluntaria del un embarazo: con un aborto no hay vuelta atrás, no se interrumpe nada, por la sencilla razón de que no se puede retomar luego el crecimiento de esa vida, que se ha eliminado definitivamente… Cada n o nancido es una vida, única e irrepetible.

    Perdone la percepción, pero es que me parece que en esta lucha debemos también ser muy orecisos en los términos, aunque acabemos diciendo y defendiendo lo mismo.

    Por otra parte, frente a “voluntaria”, yo apostaría más por el adjetivo “violenta”. Desde luego, la realidad nos muestra que lo del consentimiento informado y el planteamiento de alternativas, explicando a la mujer la realidad del aborto antes de someterla a esta intervención, mostrándole sus consecuencias sobre el no nacido y para ella misma (síndrome postaborto), es una quimera. De lo que ´sí se informa, y muy clarito, en los centros aboryistas es del precio de la intervención.

    Estoy convencida de que ninguna mujer quiere abortar, que nadie lo hace por gusto. Luego lo de “voluntaria” es algo que tampoco puedo compartir..

  2. 2 María

    Empiezo a tener la impresión de que esto del aborto es una bomba que le va a estallar en la cara al propio gobierno. Creo que han subestimado la conciencia de sus ciudadanos. Un saludo.

  3. 3 Renzo

    Es innegable el derecho a la vida, y está claro que el aborto se opone a la vida, de un ser humano que estaba en proceso de desarrollo, pero que nunca verá la luz, por la interrupción del embarazo de su propia madre.

    Es cierto que hay muchos intereses de por medio, tanto económicos como socio-culturales, pero quienes realmente sufren las secuelas de un aborto mal practicado, son las mujeres, sobre todo si son ilegales. Un aborto legal aminoraría el dolor y sería mejor preparado para brindarle garantías de salud a la paciente, por parte del médico abortista y el cuerpo médico. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que el precio de esos abortos superarán a los de los ilegales, y las personas decidirían aún, arriesgando sus vidas, a pagar menos por la interrupción de la vida de un niño no nacido. Sería lo mismo, solo que con otra forma.

    No apoyo el aborto, pero hay que tener en cuenta, que quienes cargan con el peso de sus actos, son los propios padres, y en especial, la madre, que logró tener por unos cuantos días o semanas al feto, pero que ya no estará nunca más en sus vidas. De todos modos, es un asesinato.

    Termino este comentario, recomendando a todas las personas, a pensar antes de tener relaciones sexuales, sin que luego aparezca un embarazo no deseado. Hay muchos métodos de prevención. Hagan uso, pero no abuso de ellos. Sin embargo, hay uno infalible, la abstinencia, si no se tiene al alcance ninguno de los métodos anticonceptivos como el uso del condón, la píldora del día siguiente, y muchos otros, siempre, con precaución.

    P.D.: Gracias a todos por leer este comentario, de su servidor Renzo Manrique. Recuerden: “Todo sucede por un motivo”.

  4. 4 Lylo

    Una bellota, dicen, no es una encina.

    Una bellota no es un una encina, dicen las feministas abortistas; está claro que no lo es. Ni una rosa es, un rosal.
    Ni un racimo de uva es, una vid.
    En el reino de la flora, no existen vientres, pero sí en el reino animal, y como nos hacemos llamar muy acertadamente –por lo de animales, nada más- “animales racionales” y de ahí lo de “seres humanos”, yo pregunto:
    ¿Qué lleva una leona en su vientre, una bellota, una encina, un rosal, una rosa, una vid, un racimo de uvas o tal vez un león?
    ¿Qué puede llevar una mujer en su vientre: tal vez una bellota, tal vez una encina, tal vez una rosa, tal vez un rosal, una vid, unas uvas, un café con leche?

    Por esta explicación que he expuesto, alguien ha podido deducir:
    1- De qué partido soy.
    2- Mi edad.
    3- Mi religión-si es que la tengo-
    4- Mi sexo
    5- Mi condición social
    6- …¿Qué han deducido?

    Entonces, descartamos la ciencia, la religión y por supuesto, la política del caso, y seguimos.
    Directamente a la nueva ley abortista:

    Hablan del derecho y la libertad de la mujer, todo ello representado desde el Ministerio de la “Igualdad”, y pregunto:

    1- Las niñas abortadas, pese a ser mujeres ¿no optan a dicha representación?
    2- Esa mujer que aborta lo que tira a la basura es ¿algún miembro de su cuerpo, una bellota, una rosa o tal vez otro ser humano distinto a ella porque sino estaría efectuándose una amputación?
    3- Esa mujer que aborta lo que tira a la basura ¿es su vida, por lo que sería un suicidio?
    4- La mujer que aborta toma decisiones sobre su vida, porque se le otorgó su derecho a nacer..luego ¿por qué toma decisiones sobre otras vidas, distintas a la suya? Se queja de que “ese bebé” le cambiará la vida pero yo pregunto:
    5- Y ¿quién es ella para cambiarle la vida a él, a por muerte?
    6- ¿Dónde está aquí el derecho de quién, la justicia de quién, la libertad de quién, la igualdad de quién? …

    Todos cambiamos la vida de todos, pero desde la vida. Todos miramos el crimen, como lo que es: algo inhumano producido por un ser enfermo, no racional.

    1- ¿Qué diferencia existe entre un niño descuartizado por un psicópata y un niño descuartizado por las manos de un abortista y la orden de su “mamá”?
    2- En un aborto, si alguien ve un vídeo díganme qué ven ¿trozos de bellota sangrando? ¿pétalos de rosa sangrando? ¿uvas salpicando sangre? O tal vez son capaces de reconocer pequeños miembros amputados, de un puro, indefenso e inocente pequeño ser humano que surgía sin saber el cómo ni el porqué, pero que es cruelmente sacrificado de la forma más vil que pueda existir, bajo palabras de peso como son EL DERECHO, LA JUSTICIA, LA LIBERTAD, LA IGUALDAD…¿Añadimos también EL AMOR?

    Y de eso, podemos pasar a esto otro:

    Muere tú, que esta vida es mía.
    Para eso nací antes que tú, y porque se me otorgó mi derecho a nacer es por ello que yo, ahora, decido que tú mueras.
    Pero eso sí, por una razón de peso: “mi calidad de vida”.

    Debes entender, chiquitín, que si naces me estropeas mi futuro, pues aún estoy estudiando, mi familia se enfadaría muchísimo, estropearías mi cuerpo, y mi novio me dejaría porque para colmo, él no es el padre que, podría serlo pero, creo que no…entonces entiende que, porque decidí pasar un buen rato de gozo corporal no tengo porque “cargar contigo”, porque eres un gran problema.

    A ver, chiquitín, otra cosa sería que sufriera un accidente de tráfico y quedara parapléjica, eso también estropearía mi vida, mi futuro, mi novio tal vez también me dejaría, yo entonces sería un grave problema para mis padres (aunque no por ello mis padres me matarían, claro) y ni qué decir si dicho accidente sería un problema para mí en todos sentidos y aspectos… Peeerooo como aquí soy yo quien te atropella a ti, atiende tú las consecuencias, que es mi derecho el que prevalece sobre el tuyo a nacer.

    Y para que entiendas, chiquitín, que no estoy haciendo nada ilegal, has de saber que la “justicia” y la nueva ley me ampara en mi derecho de quitarte la vida que en ti se ha creado, sin mi consentimiento…y hablando de consentimientos, para que veas hasta qué punto estoy amparada que, en mi caso como menor de edad, no necesito ni de la potestad de mis padres.

    Además, como esto no es cuestión de religión no conozco en mí sentimientos de culpa, remordimiento, pecado, maldad, etc. Hacer el amor siempre es bueno, y no la guerra…y yo, lo que hago es el amor… ¿lo entiendes chiquitín? Bueno, al fin y al cabo, tú aún no conoces el sufrimiento, el temor o el dolor…es normal que no me entiendas.

  5. 5 Renzo

    Excelente comentario de Lylo.

  6. 6 niñointrauterino

    Tomen conciencia de que toda discusión sobre el aborto será un tanto estéril si no se toman medidas concretas, como el Registro Civil Intrauterino.

    Comencemos por concederles su DNI a los fetos de 13 semanas.

    Que se cite a sus padres y madres y se les haga firmar un documento. Un feto de esa edad sería considerado “legalmente nacido”.

    Se dice que “Sobre advertencia no hay engaño”, y si padre y madre de la criatura, al firmar el documento en que se les notificaría su existencia, fuesen advetidos de que en caso de matar a su hijo fetal se les aplicaría la sentencia completa de homicidio, no sería tan fácil que lo eliminaran.

    Asimismo, se haría hincapié en que ese feto tendría derechos funerarios y, al estar registrado, sería rastreable, esto es, si su nacimiento extrauterino o parto no fuese reportado al Departamento Vida Intrauterina del Instituto para la Defensa del Menor, entonces habría una Policía especializada que rastrearía a los agresores.

    No sólo eso: una vez parido el niño, se le haría su Cartilla de Identidad Genética, y se cotejaría con los DNA`s de los presuntos padre y madre.

    Hay alguien que objeta: “Esa ley dejaría desamparados a los embriones”, pero por algo se empieza. Démosles protección total a los fetos, y ya luego veremos el modo de extender las medidas a la protección embrionaria.

    Mientras todo se quede en ambigüedad y rezos, nada se hará.

  7. 7 jose antonio burriel

    muchas gracias por vustro comentarios
    burri

  8. 8 museros

    Ojalá sea como dices, María.

    Mi opinión sobre la forma de expresarse del autor en cuanto a que “hay que escuchar a unos y a otros” (¿también hay que escuchar a los pederastas si proponen la despenalización o la legalización de la pederastia?) ya la he expresado en otro hilo, así como su aparente alergia a “no ceder en las pretensiones” (¿Es o no es la vida humana un derecho sagrado e innegociable?).

  9. 9 nacho

    A LA ATENCION DE JOSE ANTONIO BURRIEL

    EL 28 DE JULIO DE 2009 FUI DETENIDO POR UN EPISODIO DE VIOLENCIA DE GENERO, MI PAREJA PUSO UNA DENUNCIA Y ME DETUVIERON, ESTUVE 24 HORAS DETENIDO EN ESPERA DE JUCIO RAPIDO Y ESTE SE PRODUJO AL DIA SIGUIENTE.

    ENTRE A DECLARAR ANTE LA FISCAL, NO HABIA NI PARTE DE LESIONES, NI PRUEBA FOTOGRAFICA ALGUNA Y FUI CONDENADO PRIMERO A 18 MESES DE PRISION SEGUIDAMENTE A 6 MESES POSTERIORMENTE A 120 DIAS DE TRABAJOS A LA COMUNIDAD Y SEGUIDAMENTE A 80 DIAS, POSTERIORMENTE DELIBERANDO ENTRE LOS ABOGADOS DE AMBAS PARTES DIJERON QUE NO QUE ESO NO ERA MALTRATO QUE SE TRATABA DE UNA PELEA FAMILIAR. Y YO AHORA ME PREGUNTO ¿ QUE ES VIOLENCIA DE GENERO ?. VIOLENCIA NO ES IGUAL A VIOLENCIA, AGRESION NO ES IGUAL A AGRESION, VENGA DE DONDE VENGA BIEN SEA DE UN HOMBRE O DE UNA MUJER. NO SE EQUIVOQUE EN SUS APRECIACIONES HACIA EL JUEZ SERRANO, MUCHAS COSAS TIENEN QUE CAMBIAR EN EL ESTAMENTO JUDICIAL, PARA QUE ESTE FUNCIONE EN CONDICIONES.

    UN SALUDO Y FELIZ 2010.

  10. 10 José Landín

    Mi querido amigo, a pesar de los años que han pasado no me olvido de los días de sanatorio por causa de su accidente.
    Me alegra mucho que siga defendiendo causas dufíciles y que lo haga con la enegía que siempre le caracterizó.
    Imagino que ahora ya tendrá cámara digital.
    Un abrazo, Pepe

Actualmente los comentarios están cerrados.