De la negación de la naturaleza del matrimonio y otras “sorpresas” del PP, por Fernando Ferrín Calamita

Fernando Ferrín Calamita es magistrado en situación de suspensión de funciones, tras ser fiel a lo que en conciencia entendía el bienestar de una menor en un caso de adopción por una pareja de lesbianas; ejerce actualmente de abogado en Murcia, especializado en temas de familia. El acoso por parte de quienes tratan de imponer la subordinación de  la verdad de las cosas -sacrificando con ello el bien común de una sociedad-  a lo políticamente correcto le siguen pasando factura.

Desde luego, es casi un ejercicio de masoquismo leer la prensa u oír las declaraciones de políticos españoles. Y para uno que dice algo elemental y de sentido común -que sólo la unión entre un hombre y una mujer crea nueva vida-, se le echa encima nada menos que un compañero del Gobierno, el vasco Oyarzábal y otros del PP. Aparte por supuesto de toda la ”progresía”... Y Rajoy, callado.

La verdadera justicia consiste en tratar igual lo que es igual, y desigual lo que es desigual. El propio Tribunal Constitucional lo viene expresando así desde que entró en funcionamiento, allá por 1980: no todo trato de favor equivale a discriminación, viene diciendo. Hay ocasiones en que dicho trato de favor está justificado.

Y qué duda cabe de que el matrimonio o unión entre un hombre y una mujer cumple una función social que el mal llamado “homosexual” no puede cumplir, por razones de la naturaleza.

Aunque luego haya cambiado su anterior doctrina para resolver el recurso y declarar constitucional el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, extralimitándose una vez en su cometido, al interpretar de forma evolutiva la Constitución de 1978. Es decir, yo (Tribunal Costitucional) suplanto al
legislador y digo en cada momento lo que es o no constitucional, independientemente de lo que diga la Carta Magna,
atendiendo a una supuesta realidad o demanda social mayoritaria. Deben de tener -los magistrados del TC, salvo el que formuló el voto particular- un C.I.S. o una bola de cristal particular…

Algo se ha aclarado con estas declaraciones, y es que el PP está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, con sus secuelas jurídicas. Otras sorpresas nos llevaremos los ciudadanos en lo que resta de legislatura. Ya veremos cómo el PP asume toda las leyes propias de la ideología de género, es decir, los “nuevos derechos”: derecho al divorcio, al aborto, a adoptar menores, a tener hijos a todo trance -aunque sea matando otros seres humanos, embriones “sobrantes” o “alquilando” vientres de mujeres, etc.-.

¿El derecho a la vida, a tener una familia en la que cada menor crezca de forma armoniosa y sienta las bases de una vida feliz en el futuro, a que los padres puedan elegir el tipo de educación que quieran para sus hijos, sin intromisiones del Estado o poder político, etc? Todo eso, está trasnochado, aunque lo diga la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1949 y Tratados y Convenios firmados por España, además de la misma Constitución de 1978, que viene siendo modificada de facto cuando interesa a los dos principales partidos políticos que instrumentalizan todos los poderes públicos, repartiéndose los cargos.

El artículo 32 C.E. consagraba el matrimonio entre hombre y mujer. En 1977, durante los debates del mismo, el senador Xirinachs quiso modificar la redacción del mismo para que recogiera ya la posibilidad de que dos personas del mismo sexo contrajeran matrimonio, y no salió adelante, entre otras cosas porque el PSOE se opuso…

Si ahora se quería cambiar la redacción de tal artículo, había que haber acudido a las previsiones de la misma Carta Magna para reformarla.

5 Respuestas a “De la negación de la naturaleza del matrimonio y otras “sorpresas” del PP, por Fernando Ferrín Calamita”


  1. 1 Florentino Ysern

    Felicidades por su ejemplo, coherencia y defensa de verdad pese a la presión de lo políticamente “correcto”

  2. 2 Rafael Gutierrez Aguirre.

    Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan.

  3. 3 Oscar Chaves

    Gracias por su ejemplo y valentía. Sigue adelante el Señor y yo estamos contigo.
    Espero que más personas cristianas o no, se identifiquen y se llenen de Esperanza y Fortaleza al ver tu ejemplo.
    Dios te bendiga.

  4. 4 Karin

    Hay que machacar hasta que se enteren!! Han engañado y han traicionado a los votantes Cristianos. Tienen dentro del partido un ala HIPER-PROGRE (los Oyarzabal, Ugalde, Conde, Bendodo, etc.), que mas que en el PP muy bien podrían estarle haciendo compañía a Rubalcaba & Co…

    Si esa gente es la que predomina en el partido, aviados van porque somos unos cuántos millones de votantes batiéndonos en retirada: los Católicos (no puedo hablar por otras confesiones) y los aconfesionales que también defienden los valores, la constitución, la cordura, la justicia y la razón en la vida de las personas, cosas que ni habría que decir… Y otros partidos que quieran recoger esos votos, que vayan tomando nota.

    Señor Juez, todo mi respeto y toda mi admiración. Le pena mayúscula es que sea usted tan único, pero ¡¡gracias al Altísimo por lo que usted es!!!

  5. 5 pacococo

    El artículo está muy bier fundamentado y no sé si lo he comprendido en su esencia al completo, pero me permito algún comentario.

    Aquí a lo que vamos es a los hechos consumados, a montar la tiranía para que el pueblo, que es el soberano, no pueda decir nada. Por eso no se reforma la constitución, porque tal vez el pueblo votaría no. Es mucho mejor la política del decreto o de la ley, por consenso, faltaría más y que luego la avale el TC, que para eso son amiguetes.

    Y eso del espíritu de las leyes (tal es el caso del art 32 en que el legislador pensaba una cosa determinada) no existe, pues su defensor, Montesquieu, hace tiempo que fue enterrado.

    Por lo demás, el pp, que no olvidemos es la mitad del ppsoe, cumple con su papel escrupulosamente. Tan escrupulosamente que nadie ha salido a defender a su ministro. Supongo que quedar por debajo del suelo va en el sueldo de ministro. En fin…

Actualmente los comentarios están cerrados.