“La Ola” o cómo volver al totalitarismo

 

 

He tenido la suerte de poder asistir al preestreno de La Ola, película alemana que, ya de entrada y sin dudarlo, recomiendo a todos que la vean, mejor si tienen madurez suficiente para no malinterpretarla, quizá a partir de unos 14 años de edad. Dirigida por Dennis Gansel, comprometido cineasta alemán, conocido por su también imprescindible Napola (2004), con guión del mismo Gansel y Peter Thorwarth, extraído de la novela homónima de Todd Strasser (1981), se basa en hechos reales acontecidos en 1967 en un Instituto de Palo Alto (California). Al parecer, un profesor de Historia, Ron Jones, para responder a sus alumnos a la pregunta de cómo pudo ser posible la pasividad del pueblo alemán ante las atrocidades del nazismo, llevó a cabo en sus clases una ocurrente y dramática experiencia pedagógica, en la que se inspiró la novela y ahora la película.

 

Gansel escenifica aquel suceso en un grupo de adolescentes de un instituto de la Alemania actual. El profesor encargado de un seminario sobre autocracia es, en esta ocasión, el que pregunta a sus alumnos si consideran posible el retorno de una dictadura totalitaria y, frente a la seguridad con que los jovencitos responden que no, les propone el osado experimento. Iniciado éste, el docente va reproduciendo en sus clases todos los elementos que fueron capaces de conducir a la gente normal a mirar hacia otro lado, e incluso participar en muchos casos, ante los horrores del III Reich. Los alumnos, inicialmente escépticos y reticentes, con inusitada rapidez y casi sin darse cuenta, los van asumiendo con absoluta inconsciencia y entusiasmo. Muy pronto son ellos mismos quienes inventan nuevos pasos a seguir, superando las previsiones del profesor.

 

El docente propone su experimento como un juego y convoca la elección democrática de un líder. Tras un interesante tanteo de candidatos, es el profesor quien resulta elegido. Los pasos sucesivos son de máximo interés, no pierdan detalle. Una vez “en el poder legítimo”, el profesor cambia su actitud jocosa por un papel autoritario e impone medidas disciplinarias: Silencio, postura quieta y erguida en la silla, pedir permiso y ponerse en pie para hablar… Con la simple explicación de que todo eso es bueno para el organismo, acalla las protestas. Usando la misma bondadosa excusa exige comenzar las clases haciendo un ejercicio: Marcar el paso al estilo militar, añadiendo el astuto argumento de que, con el estruendo del pateo simultáneo, molestan a “los de abajo”. No es casualidad que “los de abajo” sean otro grupo que sigue un seminario sobre anarquía. Los alumnos, divertidos y entregados al jueguecito, sorprenden al profesor tomando la iniciativa de ponerse en pie y cuadrarse cuando entra en clase.

 

La experiencia que pone en práctica el profesor trata, sobre todo, de demostrar la potencia intrínseca e irracional de un grupo rígidamente adoctrinado, disciplinado, organizado y cohesionado. El líder electo, convertido ya en dictador populista, propone la necesidad de escoger un nombre que identifique al grupo. Los alumnos hacen  propuestas y él va anotando las ideas en la pizarra. Todas menos la de una alumna que, desde el principio, muestra señales de “disidencia”. A esta inteligente y librepensadora jovencita, ni caso. Al final, queda fijado un nombre: “La Ola”. El docente propone el uso de un “uniforme” que los distinga -tan sólo camisa blanca y vaqueros- y designa a un alumno poco aceptado, pero que sabe dibujar, para que diseñe el logo grupal. Creo que es éste mismo muchacho quien inventa un saludo propio del grupo, un movimiento de brazo, parodia de gesto militar, que enseguida es acogido y utilizado.

 

Con toda esta parafernalia simbólica, el profesor-dictador consigue que se sientan un nosotros en oposición a los otros. Cuando, en una situación de acoso, se defienden entre ellos, todos, especialmente los más débiles, saborean una sensación de seguridad que desconocían. Las reticencias iniciales desaparecen. Los disidentes son expulsados del grupo y su libertad de expresión entorpecida y secuestrada. Sin la camisa blanca y el saludo de rigor, se está mal visto y excluido de fiestas y actividades. Los militantes llenan el instituto y la ciudad de pegatinas y pintadas con su logo. Los alumnos de otros grupos, incluyendo varios del seminario sobre anarquía, se apuntan a La Ola. Los que no caben o son de otros cursos, se convierten en “simpatizantes”. Muchos compañeros del instituto, aun sin comulgar con el asunto, se adhieren a la movida, en cuanto se dan cuenta de que “conviene”. El grupo ya se ha convertido en un “movimiento”, que arrastra poco a poco a casi todo el alumnado.

 

El profesor, gracias a la ayuda de su esposa y de su alumna disidente, verdadera y heroica protagonista de la historia, adquiere consciencia del monstruo que ha creado, que ya amenaza con sobrepasar los muros del instituto y convertirse en un nuevo movimiento neonazi a gran escala, reconoce que su experimento se le ha ido de las manos y concluye que debe detenerlo de inmediato. Ante el alcance de lo ocurrido, el arrepentido profesor decide poner fin a la locura conduciéndola al máximo extremo, con la esperanza de que los alumnos perciban hasta dónde son capaces de llegar por la manipulación, se horroricen, se avergüencen, reaccionen y aprendan la lección. Para ello, convoca una masiva reunión de miembros y simpatizantes de La Ola, en la que los exalta al máximo con un enfervorizado discurso, con el que consigue que el grupo se lance literalmente al linchamiento físico de un “traidor” al glorioso proyecto.

 

En ese momento, el profesor detiene todo en seco, trata de hacer ver a sus alumnos que el experimento ya ha contestado a sus dudas y les abre los ojos a la barbaridad a la que se han dejado arrastrar. Todos parecen confundidos, como despertando de un extraño sueño, y poco a poco, a distintos ritmos, van asimilando la realidad. Unos ocultan su rostro con las manos, otros niegan con la cabeza, otros lloran, otros miran sin salir de su asombro. Pero el alumno más fanático, un chico que antes del experimento era el hazmerreír de todos y que idolatraba a ese movimiento que le había otorgado seguridad y autoestima, un desequilibrado muchacho que había confiado todas sus esperanzas a aquella locura y a su líder, no puede tolerar que su sueño se esfume de repente. El muchacho, enloquecido, saca una pistola que lleva consigo y… Vayan a ver la película.

 

Un sencillo, pero intenso y trepidante drama, que incluye una buena lección para todo aquel que quiera aprenderla. Al igual que La vida es bella o El niño con el pijama de rayas, La Ola no es “otra peli de nazis”. Es bastante más que eso. Nos presenta, de modo simplista, pero más claro que el agua, cuáles son los métodos utilizados por los dictadores modernos para implantar sus autocracias totalitaristas partiendo de una legitimidad democrática y desarrollando después sus verdaderas intenciones mediante estrategias en apariencia inocentes y bondadosas. Caminos que la Humanidad ha recorrido una y otra vez, por lo visto sin aprender nada. Sociedades enteras hipnotizadas y aborregadas, tan contentas con sus populistas líderes, sin mover apenas un dedo hasta que, cuando la verdad sale a la luz, siempre es demasiado tarde. La Ola nos enseña, nos advierte y nos muestra los indicadores que pueden ayudarnos a detectar y evitar, incluso en el S. XXI, la sutil imposición de nuevos totalitarismos.

 

 

Enlaces:

 

¿Será posible otra dictadura en España? Por Elentir. 

23 Respuestas a ““La Ola” o cómo volver al totalitarismo”


  1. 1 cristina

    ¡No sabes cómo me alegro de que hayas colgado este post! Estaba pensando en a lo mejor ir a ver la película, que tenía desde luego buena pinta en el tráiler que vi el otro día y en la resena de hoy en El Pais, que la ha traído a su portada.

    Iré a verla porque desde luego que promete tener “mensaje”. Ojalá estrenen la de la Baader-Meinhoff en España también. Creo que tendremos algo que ver…

    La otra dentro de esta misma tendencia del cine alemán actual, “La vida de los otros”, era sencillamente buenísima.

    Un saludo y de nuevo mil gracias.

  2. 2 José Sáez

    Bueno, Cristina, yo sólo he expuesto mis impresiones y mi análisis personal de la película. No puedo asegurar que a todo el mundo le vaya a gustar tanto como a mí. Pero espero que te agrade si vas a verla.

    Un saludo y gracias por tu comentario.

  3. 3 garcia-orcoyen tormo

    Me parece un magnifico analisis y conclusion.

  4. 4 Elentir

    No sabes la envidia que me das, José. Tenía muchas ganas de ver esta película y en todo Vigo no la ponen en ningún cine, y mira que hay unos cuantos en esta ciudad… :-( He visto la cartelera en el Faro de Vigo y sólo la echan en Santiago.

  5. 5 José Sáez

    García-Orcoyen Tormo, gracias. Me alegro de que te haya gustado mi comentario. La película es mucho mejor, te lo aseguro.

    Elentir, lo siento de veras. El buen cine no siempre es comercial y a veces no es fácil poder verlo. Si tienes ocasión no te la pierdas.

  6. 6 Andreu Foces

    Buena crónica, si señor. La película es magnífica y deja en la boca un regusto agridulce. Primero por ver lo fácil que es adoctrinar a toda una sociedad con unas pocas consignas. En segundo lugar me quedó una sana envidia de los alemanes, por su fortaleza en afrontar sus fantasmas del pasado, algo en lo que nos llevan mucha ventaja. por último mucha envidia, no tan sana de un sistema educativo que da a los jóvenes libertad para que piensen por si mismos, no dejándolos a la buena de dios, sino explicándoles que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Tremenda obra, alejada del estereotipo estadounidense, sin concesiones y bastante directa.
    Un detalle, en toda la película no se utiliza ni un solo libro. Sorprendente, todo es manipulación directa, por la palabra.

  7. 7 José Sáez

    Efectivamente, Andreu, no hacen falta libros, ni grandes teorías. Eso haría pensar demasiado y para los totalitarios no es bueno que la gente tenga tiempo y ocasión para ello. Usan una ingeniería social más simple, que apela a lo emocional y no a lo racional. Por eso siempre son “populistas”. Prefieren los símbolos, las consignas, las arengas… Toda una parafernalia de elementos precocinados y predigeridos que la gente, en su insatisfacción y en su perezosa indolencia, pueda tragarse con gusto y sin esfuerzo. Luego siempre hay algún intelectual de pacotilla que se vende al poder establecido y se dedica a darle cuerpo filosófico e impresión de “autoridad” al invento, por si alguien quiere “saber más”.

    Quizá sea de tu interés leer un artículo que puse en este blog hace tiempo. Pongo el enlace directo, por si alguien quiere echarle un vistazo:

    http://blogs.hazteoir.org/tanabe/2008/06/26/epc-en-camino-hacia-un-neo-totalitarismo/

    Saludos.

  8. 8 Silvina

    Felicitaciones por el trabajo realizado, me sirvió muchisimo para trabajar con alumnos luego de haber mirado la pelicula.!!!!!!

  9. 9 José Sáez

    De nada, Silvina, me alegro de que te haya sido útil.

    Saludos.

  10. 10 Juan

    una pregunta para deleitarme con tan buen analisis…

    ¿Que nos enseña y que nos advierte la pelicula?

  11. 11 José Sáez

    Juan:

    Utilizaré el método mayéutico socrático para contestarte. Así no soy sólo yo el que comenta la película. Dialoguemos y demos riqueza al post.

    ¿Qué crees tú que nos enseña y advierte?

    (Luego contestaré yo, por supuesto, no te voy a dejar con la palabra en la boca después de tu amable comentario).

  12. 12 Juan

    Personalmente, creo que nos enseña y advierte que las atrocidades que durante mucho tiempo y repetidas veces se sucedieron a través de la historia tienen un trasfondo a simple vista muy distinto al que realmente refleja. Nos muestra que la base de los gobiernos autocráticos y la razón por la que no se refleja oposición a los mismos es la persuasión y la manipulación, la cual es indiferente a los ojos de los afectados, ya que oculta una razón (o excusa, quizás) de bienestar. Así podemos rescatar que todas las imposiciones del profesor tienen como causa el hecho de que dicha imposición esta hecha para bien… quizás sí, pero a largo plazo el poder consuma al líder y a los liderados llevándolos a los horrores ya mencionados.

  13. 13 José Sáez

    Juan:

    ¡Lo sabía! Me imaginaba que tu respuesta iba a ser magnífica! Estoy completamente de acuerdo con tu análisis de la película.

    Ahora respondo yo, como te prometí:

    Además de lo que ya has dicho, creo que nos enseña lo siguiente:

    a) Que una autocracia se puede imponer sin necesidad de guerras ni golpes de Estado, sólo con estrategias políticas.

    b) Que una autocracia puede desarrollarse como una implacable larva dentro de un sistema, en principio, democrático.

    c) Que una autocracia puede implantarse sin que la gente se dé cuenta de ello hasta que ya es demasiado tarde.

    d) Que el peligro de que aparezcan nuevos regímenes totalitarios no ha desaparecido, ni desaparecerá nunca.

    e) Que los nuevos autócratas se van a presentar como modernos y progresistas, de forma muy populista.

    f) Que debemos estar muy atentos a las maniobras de los políticos, para detectar a tiempo sus posibles malas intenciones.

    g) Que jamás debemos dejarnos engañar y permitir que nuevas autocracias tiren abajo nuestras libertades y derechos.

  14. 14 Paola (ex rubia)

    Quizá ya nadie vea este comentario … observo que las entradas son del 08¡ pero quisiera comentar que en Argentina, Bs. As, la película llegó hace tan sólo un mes … y debido a mi trabajo docente la pasé en mis cursos, frente a adolescentes y los resultados fueron altamente satisfactorios¡¡¡

  15. 15 José Sáez

    Pues sí, Paola, todavía hay quien entra en este antiguo post para leer y comentar. Así que, gracias por su comentario. Lamento que la película haya llegado tan tarde a Argentina, pero me alegro de que tle haya sido de utilidad en sus cursos.

    Saludos desde España.

  16. 16 Segio Lijo

    Hola a todos, en especial a Jose a aquien agradezco sus aportes. Tuve la posibilidad de ver una version de la Ola de 1980 y me agrado el final. Si pueden consigan esa version, creo que si le ponemos los ultimos conceptos del profesor para darle fin a la Ola resulta mas digerible para los alumn os, ya que me parecio agresiva para los adolescentes y el contexto aulico. LA pelicula es excelente, pero me di cuenta que los chicos se quedan con la escena final. Por supuesto que para evitar esto estamos nosotros los docentes no?? Saludos, atte. Sergio

  17. 17 José Sáez

    Sergio:

    Me has dejado sorprendido. ¡Ignoraba por completo que existiera otra versión de La Ola más antigua! Intentaré encontrarla y verla. ¿Se llama igual, “La Ola”? ¿Quién la dirige?

    Por otra parte, aunque el final de la versión actual es muy dramático, creo que es conveniente que así sea y que impacte con contundencia en la mente de los espectadores.

    Al fin y al cabo la “Ola” real del nazismo trajo una espantosa matanza de millones de personas. La película se queda corta… Es preciso que todos vean las consecuencias de la autocracia. ¿No te parece?

    Saludos, amigo.

  18. 18 Pamela Opazo Cepeda

    Bueno tuve la oportunidad de ver la pelicula gracias a mi profesor de universidad y lo encontre un poco fuerte, es verdaderamente impactante ver como de un simple proyecto se forma toda una trama que finalmente termina en tragedia. El poder de masa puede llegar a ser un mounstruo, y la desindividualizacion tambien.

  19. 19 José Sáez

    Gracias por tu comentario, Pamela. Sin duda es fuerte e impactante la película. Comparto tu análisis, breve y perfecto. Gracias.

  20. 20 Rocio

    hola!..tuve la oportunidad de ver la película en la escuela.Es muy impactante y fuerte a la vez pero deja una gran enseñanza…el peligro del totalitarismo nunca desaparece, es un virus que puede
    desarrolarse dentro de cualquier sistema democratico sin que nos demos cuenta de ello.
    La pelicula es espectacular.
    saludoss!

  21. 21 José Sáez

    Rocío:

    Me alegro de que hayas visto la película y que te haya gustado. Por cierto, tu comentario es perfecto: resume en pocas palabras la enseñanza fundamental de la película. ¡Ojalá yo tuviera esa capacidad de síntesis, en vez de tanto rollo!

    Enhorabuena y gracias por tu comentario.

  22. 22 julieta

    excelente comentario, estoy analizando la pelicula para un trabajo y coincido completamente con tu opinion.

  23. 23 José Sáez

    Me alegro de haberte sido útil, Julieta. Saludos.

Actualmente los comentarios están cerrados.