Toledo: la máquina de la vida

Todo comenzó en el corazón de un pequeño grupo de voluntarios, a los que pronto se sumaron muchos más. Así empieza la crónica de Luis Angel Abad.

El Bus por la vida hacía su visita en Toledo un miércoles 3 de junio, por lo que todos debíamos hacer el máximo esfuerzo para que no se olvidara dicho día en los anales de la ciudad.

Se comenzó organizando grupos de voluntarios responsables de diversas actividades, tales como organizar un grupo de animación infantil, cartelería anunciando el acto, acompañantes de Bus por la mañana y por la tarde, coche con altavoces para acompañar al Bus durante su visita toledana, responsables de la megafonía, del escenario, de los permisos al Ayuntamiento…, etc. Estaba claro…, era el mejor equipo, por lo que el éxito estaba asegurado.

Una vez preparado todo y asignadas todas las funciones, lo propio era dar a conocer la convocatoria del acto principal del día 3. Había que enviar notas de prensa a todos los medios de comunicación, organizar rueda de prensa para explicar en qué consistiría la convocatoria, etc.

Para la rueda de prensa, una vez más contamos con la amabilidad de Demetrio, gerente del Hotel María Cristina. Un hotel en el que aparte de su magnífica situación junto al casco histórico de Toledo, se caracteriza por la exquisita amabilidad y generosidad de todo su personal, lo que favorece el placer de su estancia si contamos, además, con un estilo y decoración interior al más puro estilo clásico toledano. Os invitamos a todos aquellos que queráis conocer nuestra ciudad a que os hospedéis en tan magnífico hotel.

En una preciosa sala mudéjar del hotel tuvo lugar la rueda de prensa, a la que acudieron los medios más representativos, a quienes explicamos la intención del evento de la plataforma “Derecho a Vivir”.

Pronto se sucedieron las llamadas de todos los medios de comunicación,…, entrevistas por radio y TV.,…, ¡fantástico!…, Toledo empezaba a sentir en sus calles el ciclón del derecho a la vida y, lo que es aún mejor, sus ciudadanos comenzaban a responder a ello desde la fuerza de sus corazones.

La máquina del “equipo por la vida” de Toledo seguía funcionando sin parar, aportando cada vez mejores ideas y más mano de obra,…, el ciclón se volvía cada vez más imparable.

Con todo apunto, llegó el día. El Bus por la vida hizo acto de presencia en nuestra ciudad. El equipo de voluntarios se puso manos a la obra dirigiéndolo por una ruta previamente trazada. Delante iba nuestro coche-altavoz proclamando a los cuatro vientos el acto central del día. Se hicieron paradas en colegios, institutos, organismos públicos,…, en todos aquellos lugares en donde el mensaje a favor de la vida quería ser escuchado. Se les dio información, se repartieron detalles publicitarios…, se habló a la gente de la defensa de algo tan bello como la vida misma.

Por la tarde, otra vez a la carga con el otro equipo de voluntarios. Cambio de testigo, cambio de conductor del coche-altavoz, cambio de pregonero…, y de nuevo a la calle, donde hay que lanzar con espíritu ganador nuestro mensaje.

De nuevo se dio un buen recorrido con el Bus por diferentes zonas céntricas de la ciudad. Dada la importancia del acto, incluso la policía nos apercibió de que les avisáramos para acompañar la “comparsa” del Bus hasta la explanada del acto central.
Toledo hervía con el grito a favor de los no-nacidos.

A las 19:30 h., en el Paseo Recaredo estaba prevista la celebración del acto principal del día.

Previamente, ya desde la 19:00 h., el equipo de voluntarios dejó todo preparado: escenario instalado, megafonía a punto, equipo de suministro eléctrico a tope, mesas de reparto y huchas listas…, ¿el personal?…, ya estaban preparados desde hacía días…, lo propio cuando se sabe que detrás de una gran profesionalidad sólo pueden estar los mejores. Ah, y ¿cuánto costó todo?…, pues…, algo menos de lo que dejamos de propina después de una buena comida. Esto es lo que tiene la generosidad de tantos voluntarios.

Qué bonito comienzo fue disfrutar del maravilloso espectáculo que nos ofreció el equipo de animación infantil con sus juegos, malabares, figuritas de globos…, lo que hizo provocar la risa de los seres más lindos: los niños. Y esto no hacía más que comenzar, pero la fiesta estaba servida.

Y sí, a las 19:30 h. comenzó el acto con una presentación por parte de María y Félix, un joven matrimonio en el que resumieron los puntos básicos en los que se fundamenta el derecho a la vida. Posteriormente, el coordinador de “Derecho a Vivir” en Toledo, Luis Angel Abad, explicó el objetivo de la campaña, qué se pretendía, motivando a los presentes a ser la voz de los no-nacidos.

A continuación hubo canciones por parte de Jose Miguel Seguido, conocido cantante de la región, cuyo contenido de las letras empujaban hacia la esperanza. Después de él, un grupo de matrimonios nos ofrecieron su testimonio a favor del amor en la familia, el amor hacia los hijos, algunos de éstos adoptados, porque el amor no entiende de fronteras. Fue un canto a la vida.

Pero si hablamos de cantar, una de las grandes estrellas del acto fue DAVID, un niño con Síndrome de Down con una simpatía y gracia sin parangón, quien, guitarra en mano, junto a Jose Miguel Seguido cantaron una bella canción para todos los allí presentes, provocando el máximo entusiasmo del público. Fue espectacular. Asimismo, aun teniendo en cuenta el carácter festivo del evento, con el fondo de una hermosa melodía tocada al órgano por una joven adolescente, guardamos un minuto de silencio por todos los niños abortados.

Pero sabíamos que la vida es alegría, por lo que, de colofón, Jose Miguel Seguido, con montones de niños saltando en el escenario, nos deleitó con canciones llenas de frescura e ilusión dejándonos ese sabor de boca que nos recuerda que, la vida, siempre gana, y Toledo fue testigo de ello.

No puedo por menos que acabar la crónica dando las gracias a todos aquellos que hicieron posible un día tan inolvidable: organismos públicos por cedernos los espacios,…, la policía por garantizar nuestra seguridad,…, a todos los que acudieron al acto, familias enteras, como testimonio de que la vida en Toledo SÍ importa,…, a los voluntarios por hacer posible que tal evento haya sido una realidad, y, cómo no, gracias al principal protagonista del acto, el amor, sí, el de tantos niños que nunca ya podrán estar con nosotros, pero a los que hemos puesto voz en Toledo desde la unión de todos nuestros corazones.

El día 3 de junio de 2009…¡Toledo votó vida! Gracias a todos.

1 Respuesta a “Toledo: la máquina de la vida”


  1. 1 Marieta Ares

    Qué bonito reportaje, porque así fue de verdad. Yo estuve allí y fue todo un espectáculo a favor de la vida.

    Desde luego, en Toledo sí que se votó vida.

Actualmente los comentarios están cerrados.